Meteoritos

Manteros

Por Carlos Pérez Conde - Domingo, 6 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Las ferias comerciales forman parte de la trilogía fundacional de los Sanfermines, con los actos religiosos y los festejos taurinos. Antaño se anunciaban como Ferias y Fiestas de San Fermín, mención desaparecida del interior del programa en 1972. Aquéllas se prolongaban hasta el 20 de julio, fecha que todavía unos pocos celebran. La portada de los programas de la segunda mitad de los años 50 del siglo pasado todavía lo anunciaba como “de festejos” del 6 al 20 de julio. Las ferias actuales las protagonizan la hostelería, los mercadillos y puestos ambulantes, y los manteros: dos actividades reguladas, gravadas con tasas municipales, y una ilegal, consentida. El equipo municipal de gobierno, cooperador necesario con las mafias de explotación de vendedores y de productos falsificados. La permisividad del año pasado ha animado la avalancha del presente, con invasión de zonas peatonales. Las asociaciones de comerciantes han reprochado al alcalde su inacción antes y durante las fiestas. En su positivo balance del día después -denominador común de todos los alcaldes con independencia de su ideología (“fiestas estupendas, cosas que mejorar”)-, Asiron anunció su propósito de “trabajar en la regulación del comercio de los denominados manteros”. Pero su filosofía al respecto la expresó en la noche del Pobre de Mí, como político de izquierdas: lo que ha de cambiar es un sistema económico que obliga a estas personas a tomar un hatillo de productos y extender sus mantas en lugares turísticos de Europa. Estamos aviados si ese es el punto de referencia temporal para hacer una fiesta más amable en la movilidad de los peatones. La hostelería afila sus garras en la lista de precios. El control de aforos en locales y zonas de ocio entra en modo paréntesis. El comercio local tiende al cierre o reconvierte su actividad. La venta de alcohol a menores no encuentra impedimento. Igual se lía la manta a la cabeza y cede un espacio a los manteros.

Más sobre Opinión

ir a Opinión »