Memorial ramón Latasa

Dos manos mejor que una

Memorial ramón Latasa Triunfos de Maika Ariztegi ante Julián Larrea y de vicente-saralegi

Lander Santamaría / Juan Mari Ondikol - Domingo, 13 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Vicente-Saralegi se tomaron la revancha del Campeonato de Euskadi.

Vicente-Saralegi se tomaron la revancha del Campeonato de Euskadi. (J.M. Ondikol)

Galería Noticia

Vicente-Saralegi se tomaron la revancha del Campeonato de Euskadi.

sunbilla- La atleta Maika Ariztegi, de Ituren, se impuso a Julián Larrea, de 88 años y de Barakaldo, en el singular desafío aizkolari consistente en cortar un oinbiko(tronco de 72 pulgadas), ella manejando el hacha con las dos manos;y su rival, con una. La iturendarra hizo su trabajo en 14:03 minutos, por los 17:18 de su adversario, mientras que Iker Vicente y Rubén Saralegi ganaron el Memorial Ramón Latasa de aizkolaris por parejas en un frontón de Sunbilla abarrotado de público.

En la competición por parejas, Iker Vicente y Rubén Saralegi impusieron su ley y la fuerza de su juventud con un tiempo de 30:19, acompañados del delirio de los aficionados, que deseaban ver la victoria de los navarros frente a sus eternos rivales guipuzcoanos. Los segundos, Aitzol Atutxa y Ugaitz Mugertza, marcaron un registro de 32:15;en tercera posición se clasificaron Mikel Larrañaga e Iñaki Azurmendi, con 34:12;y cuartos fueron el veterano Donato Larretxea y Jon Rekondo con 34:28;y para sorpresa de los espectadores, Xabier OrbegozoArria V y Joseba Otaegi, ganadores hace un año, ocuparon la quinta plaza.

La tarea consistió en el corte de diez troncos de kanaerdi (54 pulgadas) y otros seis de 60 pulgadas. Con todo, la marca de los primos leitzarras Iker Vicente y Rubén Saralegi, cortando siempre todos los troncos por debajo de los dos minutos, resultó notable y se sacaron la espina del Campeonato de Euskadi, cuando quedaron por detrás de los campeones, a los que ayer relegaron a la segunda plaza.

Por su parte, la formidable atleta lesakarra Xanta Souza trabajó con la intención de hacer marca en la modalidad de txinga erute con pesas de 75 kilos en cada mano. Marcó 63 metros (dos plazas y 7 metros), lo que deja constancia de su calidad. Categoría y arrojo, porque no es fácil que otra mujer lo intente con pesas semejantes, cuando lo habitual en ellas es hacerlo con las de 50 kilos.

También hubo desafío harrijasotzaile de primera fila. Se enfrentaron Aimar Irigoien y Jesus Mari Iruretagoiena Izeta IIIcon la cilíndrica de 125 kilos y la piedra cúbica de 112,5 kilos. Irigoien debía superar al menos en cinco alzadas con las dos piedras a su rival, y eso fue exactamente lo que hizo: dos veces en la primera tanda y tres en la segunda.

El festival cumplió con las expectativas y ratificó su condición de ser, fuera de las competiciones oficiales, la mejor exhibición de herri kirolak y la que reúne más variadas modalidades. El memorial que los sunbildarras, encabezados por Antton Espelosin, dedican a su campeón Ramón Latasa sigue siendo grande.

Más sobre Otros Deportes

ir a Otros Deportes »