Mesa de Redacción

Sólo es verano

Por Joseba Santamaria - Jueves, 17 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Al margen del referéndum de Catalunya en octubre y a la espera de la reapertura del curso judicial con los casos de corrupción del PP en los tribunales, el verano informativo en Madrid sigue anclado en los clásicos asuntos de Venezuela -Maduro ocupa más espacio en los medios que el Madrid de Ronaldo-, el debate sobre el modelo turístico en el Estado, la huelga de los trabajadores de seguridad en el aeropuerto de El Prat por explotación laboral y los dimes y diretes bélicos entre Trump y el norcoreano Kim Jon-un. Sólo ha faltado este año a la cita Gibraltar para desviar la atención de los problemas reales de los ciudadanos y no entorpecer demasiado el asueto político. Y entre todo ello, casi como anécdota, desapercibido, el escándalo de los privilegio de la Fundación Francisco Franco, a la que se le ha concedido bajo manga la gestión del Pazo de Meirás para ensalzar la figura de Franco. Que una asociación reciba cientos de miles de euros públicos para enaltecer a un genocida y dictador dice mucho de lo que ha ocurrido en el Estado los últimos 40 años. Bastaría sustituir lo de fundación franquista por fundación nazi para entender el alcance de una impostura política y ética que es impensable e imposible en Alemania. Para cualquier ciudadano o empresa o asociación incumplir las leyes suele conllevar un coste penal, económico y social, que es lo que están haciendo los gobiernos del PP en Galicia, otras comunidades y el mismo Gobierno central con la Ley de Memoria Histórica en este caso. Sin consecuencias. Se incumple la ley, se ensalza a un genocida y no pasa nada. Sólo es verano.

Últimas Noticias Multimedia