Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Rafa Díez Usabiaga, en libertad: 'Es hora de un cambio radical en la política penitenciaria;hace falta unidad para lograr la soberanía'

El exlider de LAB sale de prisión arropado por amigos y familiares - La AN avaló ayer el homenaje pese a la negativa del Estado - El juez Andreu desechó tomar medidas preventivas en El Dueso, donde sólo ha habido un recibimiento familiar

Imanol Fradua / D.N. - Jueves, 17 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El ex secretario general del sindicato abertzale LAB Rafa Díez Usabiaga, durante el acto celebrado en MuskizVER VÍDEOReproducir img

El ex secretario general del sindicato abertzale LAB Rafa Díez Usabiaga, durante el acto celebrado en Muskiz

Galería Noticia

El ex secretario general del sindicato abertzale LAB Rafa Díez Usabiaga, durante el acto celebrado en MuskizReproducirEl ex secretario general del sindicato LAB Rafa Díez Usabiaga a su salida de la cárcel de El Dueso, en SantoñaRafa Díez Usabiaga sale de prisión arropado por amigos y familiaresEl ex secretario general del sindicato abertzale LAB, Rafa Díez Usabiaga (i), abraza al coordinador general de EH Bildu, Arnaldo OtegiRafa Diez, este jueves por la mañana nada más salir de prisiónRafa Diez abraza a Garbiñe Aranburu al salir de prisión.Rafa Diez, en libertad, en una imagen difundida por el sindicato LAB.Rafa Díez Usabiaga y Arnaldo Otegi, en una fotografía de 2003 durante un acto de la izquierda abertzale en Barakaldo.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

MUSKIZ. El exsecretario general de LAB, Rafa Díez Usabiaga, ha reclamado "una modificación radical" de la política penitenciaria, actualmente "secuestrada" por el Gobierno del PP, que permita la puesta en libertad de los presos de ETA. Además, ha realizado un llamamiento a la unidad de fuerzas nacionalistas para lograr "la soberanía vasca".

En el acto de bienvenida de Díez Usabiaga celebrado en el barrio de Pobeña de Muskiz, en Bizkaia, pocas horas después de su salida de la cárcel de El Dueso de Santoña, el exlíder sindicalista ha recordado los seis años que ha pasado en prisión tras ser condenado por el 'caso Bateragune', de reconstrucción de la ilegalizada Batasuna.

Tras ser excarcelado, ha querido centrar su intervención ante varios centenares de personas, en el tema de la política penitenciaria y de la soberanía.

En este sentido, ha subrayado que "es hora ya de que la actual política penitenciaria, que está secuestrada en términos políticos por el Gobierno del PP, sea radicalmente modificada y permita contribuir a un escenario integral de paz y convivencia democrática, que permita realmente que los presos políticos vascos estén en Euskal Herria en libertad".

En segundo lugar, ha destacado que "Euskal Herria vive un momento políticamente importante". "Tenemos condiciones objetivas en el ámbito institucional, en el ámbito sindical y en el ámbito social para avanzar en un escenario de soberanía y de cambio social", ha asegurado.

A su juicio, "el escenario que se abrió en su día en Lizarrapara hacer el tránsito entre el autonomismo y la soberanía" debe "acelerarse" y tienen que "impulsarlo". De esta forma, ha remarcado "la necesidad de que los espacios políticos, sindicales y sociales, que apuestan por la soberanía y un cambio social, sean capaces de crear una nueva cultura en términos de acuerdos, de compromisos y alianzas".

Rafa Díez Usabiaga ha señalado que es necesaria "una nueva políticaque posibilite nuevas palancas, una ilusión colectiva, que permita dar profundidad al proceso político". "Creo que es hora de avanzar, de converger, de situar una hoja de ruta clara en torno a un nuevo escenario político de soberanía y cambio social", ha subrayado.

MALTZAGA El exsecretario general de LAB se ha referido a la 'Mesa de Maltzaga', de la que en 2008 salió una declaración en favor de una espacio común entre nacionalistas para abordar una estrategia soberanista, y ha manifestado que "Maltzaga está ya en la sociedad vasca, en el sindicalismo abertzale, está en la dinámica social de Gure Esku Dago, en la dinámica social a favor de los derechos de los presos, en la lucha por una carta social, en la lucha feminista y en la lucha en favor del euskera".

Rafa Díez Usabiaga ha considerado que "hay muchas luchas que tienen que ir convergiendo, que tienen que ir encauzándose para realmente dar un salto" en el proceso hacia la soberanía vasca.

Tras afirmar que se siente "muy orgulloso" de "la contribución" que ha realizado en los últimos 42 años como militante de la izquierda abertzale y como miembro del sindicato LAB "en defensa de los derechos de Euskal Herria y sus trabajadores", ha asegurado que siempre ha actuado con "cabeza y corazón".

Además, ha destacado "la increíble" aportación de la izquierda abertzale a la sociedad vasca, y ha acusado al Estado español de quererla "dividida y sin fuerza" para "neutralizar todo proceso político". A su juicio, ése es su "objetivo" y, por eso, existen "la dispersión y los encarcelamientos", pero ha subrayado que "no lo han logrado, ni lo lograrán".

Rafa Díez Usabiaga ha indicado que, con su "cambio de estrategia política" por vías políticas y democrática, la izquierda abertzale tenía dos objetivos, por un lado abrir "un nuevo escenario" de paz "integral", y, por otro, "acelerar" la transición política "del autonomismo a la soberanía", creando, para ello, "nuevas condiciones políticas y sociales" para "una nueva era".

El exdirigente de LAB ha opinado que, en estos últimos años, "ha habido altibajos y sensaciones distintas" entre los abertzales, pero se ha mostrado "optimista y convencido" de que "hay fuerzas en Euskal Herria", tanto en "el ámbito sindical", como en el "social e institucional" para emprender "un camino hacia la soberanía y el cambio". No obstante, cree que se necesita "vertebrarlos e integrarlos", manteniendo su "autonomía", en torno a "una estrategia" por la soberanía y el cambio político.

Finalmente, ha realizado un llamamiento a desarrollar una "nueva filosofía", desde la "generosidad", para lograr esa "vertebración", también en torno a un modelo de "Estado vasco" que permita "hacer una estrategia y un diagnóstico como pueblo".

SALIDA DE PRISIÓN El exlíder sindicalista ha salido, a las 8.28 horas, de la prisión de El Dueso de Santoña (Cantabria) entre gritos de bienvenida de amigos y familiares, y de proclamas a favor del acercamiento de los presos.

Usabiaga, vestido con pantalón corto y camisa de cuadros, ha soltado las dos bolsas que llevaba en las manos para levantar los brazos y, posteriormente, abrazar, en primer lugar, al abogado Iñigo Iruin, y posteriormente, a otros dirigente de la izquierda abertzale, como Arnaldo Otegi, y a su hijo Naike.

Aunque no ha habido acto de homenaje a la salida de prisión al haberlo prohibido la Delegación del Gobierno de Cantabria, alrededor de un centenar de familiares, amigos y compañeros de LAB le esperaban a la entrada del centro penitenciario.

Entre ellos, se encontraba el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, acompañado de históricos dirigentes de la izquierda abertzale como Rafi Etxeberria, Tasio Erkizia, Pablo Gorostiaga, José Luis Elkoro e Iñigo Iruin, o la secretaria general de LAB, Garbiñe Aranburu, entre otros.

A las 11.45 horas, todos ellos se han trasladado al barrio de Pobeñade la localidad vizcaína de Muskiz, donde Rafa Díez ha intervenido en un acto, presentado por el portavoz de Independentistak y exdiriente de LAB, Txutxi Ariznabarreta. A las 19.30 horas está previsto otro acto de recibimiento Lasarte (Gipuzkoa), pueblo de Díez Usabiaga.  


EL ÚLTIMO DE 'BATERAGUNE'Su excarcelación viene acompañada de un homenaje de familiares, amigos y miembros de Sortu a las puertas del centro penitenciario de El Dueso, en Santoña, que ayer derivó en una prohibición inicial de la Delegación del Gobierno en Cantabria y un posterior permiso de la Audiencia Nacional. El tribunal emitió un auto para aprobar el recibimiento, ya que no consta “que se haya producido o se vaya a producir delito alguno”. Ese dictamen, sin embargo, no rebajó la “tensión” que el líder de la izquierda abertzale Arnaldo Otegi dice que se palpará en las inmediaciones de la cárcel cántabra, donde ya se ha decidido hacer un recibimiento de perfil muy bajo, casi exclusivamente familiar y donde no se harán declaraciones. Será en Muskiz, a las 11:45, y a las 19.30 horas, en Lasarte, cuando se produzcan los homenajes al último preso del caso Bateragune.

En un escrito del juez Fernando Andreu, la Audiencia Nacional no solo autorizó el recibimiento en El Dueso, sino también el homenaje a Díez Usabiaga en Lasarte a las 19.30 horas. El magistrado se ha basado en los razonamientos de la Fiscalía y de los informes policiales recabados para dar carta blanca a ambos recibimientos al “no existir constancia ninguna que permita afirmar, con la exigencia que en Derecho se requiere para poder restringir los derechos fundamentales de los ciudadanos reconocidos constitucionalmente”, que suponga delito de enaltecimiento del terrorismo. El auto asevera además que “no ha sido convocado por organizaciones ilegalizadas”.

El tribunal desechó así actuar con carácter preventivo, ya que tan solo existen “meras hipótesis sobre la futura e incierta comisión de delitos” en el homenaje al exsecretario general de LAB, que ha permanecido seis años y medio en prisión por tratar de “reconstruir la ilegalizada Batasuna bajo las órdenes de ETA”, según la sentencia de la Audiencia Nacional que le llevó entre rejas. Sobreseida la denuncia de la Asociación Plataforma de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo (APAVT), y también la presentada por Dignidad y Justicia (DyJ) aunque en este caso para el acto de Lasarte -que ha sido notificado en tiempo y forma-, sin embargo Andreu advierte de responsabilidades -identificación, detención e instrucción de diligencias- que pudieran derivar si durante los actos se produjeran actividades constitutivas de delito.

El dictamen judicial estuvo precedido de una negativa por parte de la Delegación del Gobierno en Cantabria a que se llevara a cabo el homenaje en suelo cántabro, bajo la excusa de que los promotores habrían incumplido con el requisito de comunicar el recibimiento con entre diez y 30 días de antelación, tal y como marca la normativa. Asimismo, denegó el permiso al advertir de la existencia de informes de la Guardia Civil que apuntan a posibles problemas de seguridad en las inmediaciones de El Dueso.

“antidemocrático” El coordinador general de EH Bildu, y que fue encarcelado junto a Díez Usabiaga por el caso Bateragune, Arnaldo Otegi, avanzó que una medida de tal calibre como prohibir el acto de bienvenida tan solo serviría para generar “escenas de tensión” a las puertas de la cárcel, aunque no por parte de quienes acudan a recibirlo. “Esto sí me parece un ataque a la gente del país, a la libertad del país, a su familia, a él mismo”, valoró Otegi, que el 1 de marzo de 2016 abandonó la prisión de Logroño tras pasar seis años y medio en prisión por la misma causa -junto a Arkaitz Rodríguez, Miren Zabaleta, Sonia Jacinto y el propio exlíder de LAB- sin que su recibimiento fuera motivo de prohibición ni se registrara ningún incidente. “Es una prueba más de la profunda naturaleza antidemocrática” del Estado, zanjó.

A pesar de que la izquierda abertzale amagó con suspender el recibimiento a Díez Usabiaga en El Dueso, el exsindicalista abandona hoy una prisión en la que ha permanecido recluido seis años y medio. Es el último del caso Bateragune en cumplir condena, aunque más prolongada en el tiempo, porque pasó 17 meses en prisión provisional para cuidar de su madre enferma, de un grupo de cinco responsables de la izquierda abertzale a los que se les acusó de “pertenencia a organización terrorista” por tratar de “reconstruir Batasuna bajo las órdenes de ETA”. La operación policial, ordenada por el juez Baltasar Garzón el 13 de octubre de 2009, se saldó con 10 detenciones -Rufi Etxeberria, Ainara Oitz, Txelui Moreno, José Manuel Serra y Amaia Esnal, junto a los cinco condenados- y Otegi y Díez Usabiaga, además, fueron encausados por ejercer de “dirigentes” en un proceso con el que Sortu aceleró el final de la organización armada. La Audiencia Nacional les impuso en septiembre del 2011 una pena de diez años de prisión. La pena les fue reducida a posteriori por el Constitucional. Apenas un año después de que pisaran la cárcel, ETA decretó el cese de la actividad armada.

Con la salida en libertad de Díez Usabiaga se cierra un capítulo negro de la política vasca, en la que la práctica totalidad de los partidos, salvo el PP de la CAV, se mostraron partidarios de archivar definitivamente una causa que, por el contrario, dura la friolera de ocho años. El caso también dio mucho que hablar en las instancias judiciales, ya que las revisiones de las condenas, en su caso en el Tribunal Constitucional, se dieron en un clima de división entre los magistrados. Hoy se le dará carpetazo al caso Bateragune , definitivamente.

Últimas Noticias Multimedia