Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
La otra crónica

El árbitro y algo más

Por Javier Leoné - Domingo, 27 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Osasuna, como hace una semana en su debut liguero, hizo ayer muchas cosas bien. Se adelantó en el marcador con un gol de Roberto Torres, que aprovechó un robo de balón de David Rodríguez, acción que nació de la insistencia en la presión del técnico rojillo, Diego Martínez, durante los entrenamientos de la semana. También corrigió los errores que cometió ante el Sevilla Atlético y, aunque con muchos apuros, defendió su ventaja durante un buen puñado de minutos (del 17 al 82). Sin embargo, los rojillos se toparon con un montón de adversidades que sirvieron para que su rival, la Cultural y Deportiva Leonesa, remontara y sumara sus tres primeros puntos en el retorno a la Segunda División del equipo local después de más de 40 años de ausencia. La primera, un gol mal anulado a David Rodríguez, que anotó en posición correcta el 0-2 a 25 minutos del final del partido, acción que el árbitro invalidó a instancias de uno de sus asistentes por considerar que el atacante del conjunto navarro se encontraba en fuera de juego. Después llegó la expulsión de Oier, por doble amarilla, a 18 minutos del final del encuentro. El propio futbolista estellés reconoció al término del choque que la roja que vio había sido justa, pero se quejó de que, unos minutos antes, el colegiado le perdonó la segunda tarjeta a Iza por una acción similar a la que le a él le impidió completar el partido. La cuestión es que Iza fue luego el autor del gol del empate del conjunto local. En definitiva, el instante en el que comenzó a fraguarse la derrota de Osasuna. Por todo este cúmulo de circunstancias y adversidades se puede considerar que los rojillos padecieron un mal arbitraje que condicionó el desarrollo y el desenlace del encuentro, porque, del posible 0-2, se pasó al definitivo 2-1, con un gol (el 1-1) anotado por un futbolista que, según el criterio del colegiado, tenía que haber sido expulsado antes de marcar. Pero todos estos factores y todas estas quejas no deben esconder los errores que ayer cometió Osasuna, que no supo cerrar el partido cuando tuvo ocasión (sobre todo en la primera parte), que perdió el control del balón en una segunda parte en la que quedó a merced de un recién ascendido y que falló en los goles: en el primero, porque Iza disparó sin ninguna oposición;en el segundo, porque Rodri remató dentro del área entre tres defensores rojillos. Todavía es pronto, pero los resultados dicen que Osasuna no ha empezado bien y que necesita despegar cuanto antes.

Más sobre Osasuna

ir a Osasuna »

Últimas Noticias Multimedia