Mesa de Redacción

Mercado de esclavos ante Europa

Por Joseba Santamaria - Martes, 5 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

las duras imágenes de cientos de personas tratadas y vendidas como esclavos en Libia. O las terribles cifras de las miles de personas que pierden cada año la vida tratando de llegar a Europa. Son hechos cotidianos ya en nuestra memora diaria. Sólo hay silencios sonoros como respuesta desde las instituciones europeas. Por Europa se extiende un estado de malestar creciente. Las calles muestran el hartazgo de la sociedad -de los jóvenes en mayor medida- con unas políticas económicas que imponen el recorte de derechos sociales y laborales y el empobrecimiento de un número cada vez mayor de familias y ciudadanos. Europa ha abandonado la estrategia de políticas comunes para fortalecer su Estado de bienestar para deambular con sus ineficaces y sumisos gobiernos presos de las amenazas de los mercados en medidas reformistas diseñadas al dictado de los ideólogos del pensamiento único neoliberal. La presión de los mercados emergentes, donde la productividad campa al margen de derechos laborales y regulaciones sociales, el fortalecimiento de modelos políticos corruptos y la incapacidad de Europa para plantear una agenda política y económica propia facilitan el auge electoral de las ultraderechas europeas como ámbito de cobijo de ese malestar social. En mayor medida aún cuando una política de inmigración egoísta socialmente, utilitarista laboralmente y torpe humanísticamente ha posibilitado explotar los discursos más demagógicos y racistas. Europa necesita reformar su Estado de bienestar porque la presión de sus enemigos -el capitalismo especulativo principalmente- amenaza con ubicarla en el baúl de la historia. Pero para ello necesita recuperar la política democrática, la solidaridad humana y la justicia social como categorías sociales previas a la exclusividad de la economía.