tres muertos y decenas de heridos

El tren siniestrado cerca de Seattle circulaba a 130 km/h en un tramo de 50

Los investigadores desconocen por qué iba tan rápido y si el accidente pudo ser causado porque el conductor no conocía bien la ruta

EFE - Martes, 19 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 08:18h

Uno de los vagones del tren siniestrado cayó sobre la autopista en Seattle y otro quedó literalmente colgando.

Uno de los vagones del tren siniestrado cayó sobre la autopista en Seattle y otro quedó literalmente colgando. (EFE)

Galería Noticia

Uno de los vagones del tren siniestrado cayó sobre la autopista en Seattle y otro quedó literalmente colgando.

LOS ÁNGELES. El tren de pasajeros que descarriló el lunes en las afueras de la ciudad estadounidense de Seattle acabando con la vida de tres personas y dejando un centenar de heridos circulaba a 130 kilómetros por hora en un tramo en el que la velocidad está limitada a 50 kilómetros por hora, según ha informado el diario 'The New York Times'.

En una comparecencia ante la prensa a última hora del lunes, Bella Dinh-Zarr, una responsable de la Agencia Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB), ha asegurado que el tren circulaba antes de su descarrilamiento a 80 millas por hora (unos 130 kilómetros por hora) cuando la velocidad permitida en ese tramo era de 30 millas por hora (unos 50 kilómetros por hora).

Dinh-Zarr ha dicho que no está claro por qué el tren iba tan rápido en ese tramo o si el hecho de que el conductor no estuviera familiarizado con esta nueva ruta, de Seattle a Portland, podría ser la causa del accidente.

El accidente tuvo lugar el lunes a las 7.33 horas, cuando el tren viajaba a medio camino entre las localidades de Tacoma y de Olympia. El balance oficial del siniestro es de tres personas muertas y cerca de un centenar de heridos. En la tarde del lunes, un responsable federal elevó el balance a seis muertos pero posteriormente ha sido rebajado a los tres fallecidos de los que se había informado inicialmente.

En todo caso, se trata de un balance provisional porque los investigadores todavía están analizando los restos del tren, que descarriló y cayó sobre varios automóviles en una autopista cercana.

El tren viajaba con 77 pasajeros y siete miembros de la tripulación, según ha señalado la compañía operadora, Amtrak. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha asegurado en un mensaje publicado en su cuenta personal de Twitter que el accidente del tren demuestra la necesidad de aumentar el gasto en infraestructuras.

Las imágenes de las televisiones locales mostraron cómo varios vagones del tren acabaron destrozados sobre la autopista, mientras que uno de ellos quedó suspendido entre el puente y la carretera.

La oficina del aguacil del condado de Pierce, en su cuenta oficial de Twitter, afirmó que varios automóviles colisionaron por el descarrilamiento del tren, lo que provocó heridos entre los conductores y pasajeros de los coches pero no víctimas mortales.

"Ver esto es desgarrador. Nuestros pensamientos y oraciones para todos los involucrados", agregó.

El servicio ferroviario Amtrak informó de que en el tren 501, que cubría el trayecto inaugural de la nueva ruta y que había salido a las 6 de la mañana desde Seattle hacia Portland, viajaban 77 pasajeros y siete empleados de la compañía de transporte.

Amtrak señaló en su web que cuatro nuevos trenes se ponían en servicio entre Seattle y Portland a partir de hoy.

La nueva ruta forma parte de un programa para mejorar y acelerar las comunicaciones en la zona que, en su conjunto, costó 800 millones de dólares, de acuerdo con los datos ofrecidos por el Departamento de Transporte del estado de Washington.

Por otro lado, el fabricante español de trenes Talgo confirmó a Efe que los vagones del tren siniestrado son de su compañía, pero no así la locomotora.

En declaraciones a la cadena CBS, Chris Karnes, uno de los pasajeros que viajaba en el tren siniestrado, dijo que en el momento del accidente estaban recorriendo una curva del trayecto.

El testigo señaló que escucharon de repente un sonido "chirriante" y luego sintieron como si estuvieran bajando una colina antes de sufrir el impacto contra sus asientos y ver cómo se rompían las ventanas.

El gobernador de Washington, Jay Inslee, declaró el estado de emergencia por el accidente.

"El trágico incidente en el condado de Pierce es una emergencia seria y en curso", dijo el gobernador, quien indicó que reza por todos los heridos.

Últimas Noticias Multimedia