Café bebido

Monopoly a la navarra

Por Reyes Ilintxeta - Jueves, 4 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:15h

¡Qué ilusión! Olentzero me trajo el Monopoly versión Navarra y mientras lo desenvolvía me imaginaba comprando aquí y allá y poniendo casas y hoteles por todas partes. Y luego la gente caería en una propiedad mía, Aroztegia, por ejemplo, con unifamiliares, hotel de lujo y campo de golf ¡un pastonazo! Y me imaginaba lo qué dirían por ejemplo las tarjetas de la Caja de Comunidad: “¡Vaya a la cárcel! Ha estado de juerga en Alsasua y a las tantas de la madrugada ha participado en una pelea etílica de bar con miembros de la Benemérita. Vaya a la cárcel sin pasar por la casilla de Salida y sin cobrar los doscientos euros”. O las de Suerte: “Negociación del convenio económico entre Navarra y el Estado a su favor. Cobre de Montoro 215 millones de euros”. O de mala suerte como esa de “Tras el desalojo de UPN, haga reformas en el maltrecho Palacio de Diputación. Pague por las reparaciones de tejados, barandillas, artesonados y fuentes tropocientosmil euros” o “Ha heredado un mastodonte llamado Navarra Arena. Gástese 6,6 millones de euros en terminarlo y 186.000 anuales para su mantenimiento” o “La gestión del anterior gobierno sobre la Ciudad del Transporte le supone un pufo de 70 millones”. Me compraría la estatua de Hemingway el recorrido del encierro. Llenaría de casas la Selva del Irati y pondría hoteles en las Bardenas. Lo llenaría todo de cemento como en los mejores tiempos de Sanz y Barcina. Y me haría un TAV machacando, de paso, la Sakana, y un Canal de Navarra y luego les vendería el agua a precio de champán a los agricultores de la Ribera… Bueno, al final el juego no es tan heavy como yo esperaba, pero es divertido y además está todo en las dos lenguas de Navarra, ¡bien!

Últimas Noticias Multimedia