la carta del día

17-E: ¿otro día histórico?

Por José Luis Úriz Iglesias - Miércoles, 17 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:11h

Hoy miércoles 17 de enero tenemos otro día histórico para Catalunya y probablemente para España, otro más de los numerosos que se han dado en los últimos meses.

Se constituye el nuevo Parlament fruto de las elecciones del pasado 21 de diciembre. Con numerosas incógnitas y muy pocas certezas. ¿Se constituirá con todos los parlamentarios y parlamentarias presentes, o tal y como parece probable lo hará con 8 menos, los tres en prisión más los 5 en Bruselas?

¿Cruzarán Puigdemont y sus autoexiliados las fronteras de España antes de ese acto solemne? ¿Qué resultado tendrá la nueva Mesa del Parlament, crucial para las decisiones venideras en estas circunstancias? ¿Quién será la o el próximo presidente del Parlament una vez dado un paso atrás Forcadell?

Demasiadas incógnitas, aunque parece evidente que ni los actualmente encarcelados ni los exiliados podrán participar, al menos físicamente. Eso sitúa a los independentistas de su mayoría actual 70-65, en minoría 62-65.

¿Colaborará la Catalunya en Común Podem de Pablo Iglesias en esa nueva mayoría para arrebatarles el poder de la mesa? Y si no lo hace, ¿qué consecuencias tendrá en el resto del Estado en un momento de caída libre?

No estamos en un momento de especial fortalecimiento de la generosidad, con lo que cabe esperar que, a pesar de las ausencias, nada cambie y esa Mesa elegida hoy mantenga el poder independentista para seguir realizando desvaríos varios.

Entre ellos, y quizás el fundamental, permitir que Puigdemont sea investido de nuevo president de la Generalitat por vía telemática, o sea desde Bruselas de manera virtual, lo que significará un nuevo desvarío y activar de otra vez la maquinaria judicial.

El problema de esta truculenta historia es que todo ello crea una situación de inestabilidad que está afectando cada vez más a la economía catalana, y por consiguiente a la española.

Pero no sólo eso, porque cabe preguntarse a estas alturas de la película: ¿Qué ha conseguido el Procés? ¿Qué han logrado los partidos independentistas con sus locuras? Existen ya respuestas concretas a estas preguntas:

- Su estancamiento e incluso retroceso en escaños, pero sobre todo en votos.

- Un empobrecimiento de la ciudadanía catalana. ¿Viven mejor que antes de este conflicto? Parece evidente que no. ¿Han solucionado los problemas estructurales en materia de sanidad, educación, servicios, sociales o empleo? Indudablemente tampoco.

- Han creado un cisma importante entre las izquierdas. PSOE y Podemos se llevan mucho peor que antes.

- Han logrado que la izquierda se debilite. La suma de PSOE y Podemos antes de la crisis era el 40,5% y ahora el 36,7%, menos de 4 puntos.

- Paralelamente han logrado fortalecer a su mayor enemigo, Cs, que pasa del 18,5 al 27,1%, 9 puntos más.

- Han fortalecido al mismo tiempo a la derecha. Así, la suma PP+Cs pasa del 45,4 al 50,3%, 5 puntos más.

- Han debilitado la imagen externa de Catalunya y España, afectando a ambas economías.

- Han dado coartadas a la derecha española para encarcelar, reprimir...

- ¿Está ahora más cerca o más lejos la posibilidad de un referéndum legal? Mucho más lejos.

¿Entonces, para qué ha servido? Cada cual que ponga su respuesta. Pero cabe espetarles: chapó señores dirigentes independentistas, son ustedes unos verdaderos genios.

Hoy es otro día histórico, pero como el resto de los que han ido sucediendo en los últimos tiempos, no van a solucionar este embrollo, o quizás lo que consiga sea agravarlo y complicarlo aún más.

Eso a pesar de algunos signos de lucidez detectados, no se sabe muy bien si por el deseo de salir de la cárcel, o porque el raciocinio va impregnando algunas de sus mentes dirigentes. Las declaraciones de Junqueras, Forn y los dos Jordis ante el TS así parecen indicarlo.

La vía Puigdemont parece acabada y en minoría, y poco a poco va imponiéndose la sensatez y el pragmatismo de la vía Junqueras. Haría bien el Gobierno de Rajoy de favorecer e impulsar estas contradicciones en el seno independentista, abriendo la mano y favoreciendo vías de diálogo y entendimiento.

No se puede, no se debe ignorar que dos millones de catalanes y catalanas siguen planteando que no se encuentran cómodos en la España actual, y quizás haya llegado el momento de plantearse seriamente solucionar este tema de manera definitiva.

Entonces sí este 17 de enero se podría convertir en un verdadero día histórico.

El autor es exparlamentario y concejal del PSN-PSOE

Últimas Noticias Multimedia