Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Tras los pasos de los fugados de San Cristóbal

Los 53 kilómetros recorridos en 1938 por los huidos del fuerte, convertidos en la nueva ruta de montaña ‘Gr-225’

Un reportaje de Txus Iribarren - Sábado, 10 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

A lo largo de la ruta se pueden encontrar varias fosas en las que fueron enterrados algunos de los presos huidos

A lo largo de la ruta se pueden encontrar varias fosas en las que fueron enterrados algunos de los presos huidos

Galería Noticia

A lo largo de la ruta se pueden encontrar varias fosas en las que fueron enterrados algunos de los presos huidos

Resulta imposible ponerse en la piel de aquellos fugados del Fuerte de San Cristóbal en 1938 que intentaban llegar a Francia con perros, soldados, requetés, falangistas y guardias civiles pisándoles los talones en una cacería humana que saldó con más de 200 muertos y 500 apresados. Solo un puñado lograron cruzar la frontera. Les costó varios días y noches y mucho sufrimiento. Ahora es posible al menos seguir su recorrido gracias a la ruta de montaña GR-225, que une el fuerte de San Cristóbal y Urepel presentada ayer por el Gobierno de Navarra. Son 53 km divididos en cuatro tramos jalonados por señales y paneles que recuerdan lo sucedido.

La consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales, Ana Ollo, y el director general de Paz, Convivencia y Derechos Humanos, Álvaro Baraibar, explicaron ayer esta iniciativa y la primera reunión de la Red Interautonómica de Memoria Histórica que se celebrará en Pamplona el 15 y 16 de marzo. Ollo aseguró que el fuerte de San Cristóbal se puede convertir en “una herramienta con la que construir una memoria viva y activa, crítica contra los procesos de vulneración de los derechos humanos tanto del pasado como de la actualidad y estableciendo garantías de no repetición con esa mirada puesta al futuro”.

La ruta de montaña GR-225, que toma su nombre del 22 de mayo como aniversario de esta fuga, recorre un total de 53 kilómetros entre el penal de Ezkaba y Urepel. Recorre el camino que intentaron seguir los presos que se fugaron el 22 de mayo de 1938. “Esta fuga ha sido invisible para muchos navarros, que hemos crecido no sabiendo la tragedia que sucedió hace ahora 80 años”, aseguró Ollo. En este sentido, la consejera explicó que fue “una de las mayores fugas carcelarias de Europa, con cerca de 800 evadidos, con la ejecución de 206 de ellos en diversos lugares entre los montes del fuerte y la frontera”. “A ellos se sumaron otros 14 fusilados posteriormente, como dirigentes del plan de evasión, pero hay constancia de que al menos tres personas consiguieron llegar hasta Urepel, al otro lado de la muga”, añadió. En concreto, la ruta “se basa en el camino que siguió Jobino Fernández, una de las tres personas que consiguieron salvarse”. La ruta está dividida en cuatro etapas, que van desde el fuerte de San Cristóbal hasta Olabe, en una primera etapa de 13,8 kilómetros, de Olabe a Saigots en una segunda de 14,1 kilómetros, de Saigots a Sorogain que es la más larga de 15,4 kilómetros y, la última, desde Sorogain hasta Urepel de 9,8 km.

Últimas Noticias Multimedia