queda un partido de la duodécima jornada

Las ‘semis’, vistas para sentencia

parejas | por primera vez con el nuevo formato, cuatro dúos están clasificados a falta de dos jornadas

Jon Viedma Carrera - José Sampedro - Martes, 13 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Olaizola II e Imaz, los únicos supervivientes de Asegarce.

Olaizola II e Imaz, los únicos supervivientes de Asegarce.

Galería Noticia

Olaizola II e Imaz, los únicos supervivientes de Asegarce.

pamplona- En la liga de cuartos de final del Parejas ya no habrá más emoción. Todavía queda un partido de la duodécima jornada, el que enfrenta esta tarde en Tolosa a Bengoetxea VI-Larunbe y Altuna III-Martija y los cuatro puestos en las semifinales ya están decididos: Elezkano II-Rezusta, Altuna III-Martija, Olaizola II-Imaz y Ezkurdia Zabaleta. Una situación que no se había vivido nunca con el nuevo formato a doble vuelta.

Desde el año 2012, fecha en la que se instauró la liga de cuartos de final a doble vuelta, empresas, pelotaris y afición siempre han tenido que tirar de calculadora hasta la última jornada. Pero esta vez no. Durante tres semanas -dos de competición y uno de descanso- no habrá mas emoción. A partir de ahora, lo único en juego será la posición final en la clasificación, lo que determinará los emparejamientos en semifinales, algo que carece de demasiada importancia al tratarse también de una liguilla en la que juegan todos contra todos y no de una eliminatoria directa.

situación insólitaHace seis años, Aspe y Asegarce fijaron el formato actual de cuartos: una liga a ida y vuelta en la que ocho parejas, cuatro de cada empresa, se enfrentan todos contra todos. A pesar del maratón de partidos, la igualdad presente en el campeonato hacía que siempre se llegase a la última fecha con puestos por decidir.

El año del estreno de esta nueva configuración, Xala-Laskurain e Irujo-Barriola llegaban al último partido jugándose un puesto en semifinales. Los primeros fueron los que consiguieron el billete tras vencer a Bengoetxea VI-Apraiz y aprovecharse de la derrota de los segundos ante Berasaluze VIII-Albisu.

En 2013, Titín III-Merino II debían vencer para arrebatar el cuarto puesto a Berasaluze VIII-Albisu. Sin embargo, los riojanos perdieron 8-22 contra Bengoetxea VI-Beroiz y se quedaron sin plaza.

Un año después, de nuevo Titín III y Merino II se jugaban el sexto punto que daba acceso a las semifinales con Urrutikoetxea-Beroiz. Perdieron 22-20, por lo que los de Asegarce fueron los que consiguieron el billete.

Un nuevo partido crucial tuvo lugar en la última jornada de 2015. Irujo y Barriola, con siete puntos, se enfrentaban a Bengoetxea VI-Untoria -sustituto de Aretxabaleta-, con seis. La victoria de estos últimos significó su clasificación por delante de los navarros.

En 2016, Ezkurdia-Barriola debían vencer en Alsasua para aprovechar el tropiezo de Artola-Albisu un día antes y conseguir el pase. Sin embargo, la pareja navarra no pudo ante Bengoetxea VI-Untoria y cayeron por 22-20.

El año pasado, fueron tres las parejas que llegaban con opciones a la jornada final: Ezkurdia-Merino II, Artola-Albisu y Urrutikoetxea-Beroiz. Sin embargo, los tres cayeron y no pudieron pasar de cuartos.

ASpe supera a asegarceEn lo respectivo al balance de las empresas, Aspe ha conseguido colocar a tres de sus cuatro representantes en esta fase, por uno de Asegarce. Mientras en la empresa armera se ha vivido un campeonato tranquilo, con solo una sustitución por lesión -la de Merino II por Jaunarena- en la promotora bilbaína han bailado los nombres. Víctor y Ladis Galarza fueron reemplazados por decisión técnica, y Urrutikoetxea ha llegado a jugar con hasta tres zagueros diferentes.