Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El extesorero que pasó de hablar de cajas B en todas las regiones a ignorar su existencia. Bárcenas confirma la financiación ilegal en Valencia pero protege a Rajoy

El extesorero del PP confirma que Costa le informó de que había recibido instrucciones para hacer facturas falsas

Declara en el juicio a la rama valencia de Gürtel que informó a Lapuerta, excluido de la causa al sufrir demencia

Miércoles, 14 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Galería Noticia

pamplona- El extesorero del PP Luis Bárcenas admitió que el ex secretario general valenciano Ricardo Costa le contó que había instrucciones en el partido regional para girar facturas de campaña a empresarios, si bien él le contestó que eso estaba “absolutamente prohibido” desde la dirección nacional, a la que sirvió de cortafuegos. Bárcenas regresó ayer a la Audiencia Nacional tres meses después de finalizar el juicio a la primera época de Gürtel, aún pendiente de sentencia y donde se enfrenta a 39 años y medio de cárcel, y declaró como testigo en el procedimiento contra la rama valenciana de la red.

Durante su testifical, Bárcenas corroboró la versión que aportó Costa hace semanas y admitió que éste le contó que el exvicepresidente valenciano Víctor Campos (a quien llamó “el tesorero de facto del partido”) le dio la instrucción de “asignarle facturas a determinadas empresas para que se hiciesen cargo de gastos” de campaña del PP valenciano. Sin embargo, se desentendió de esa supuesta financiación irregular del PP valenciano y desvinculó a la dirección del partido porque, según su versión, la sede nacional tenía “una intervención muy pequeña” en la contabilidad de las facciones regionales, que se encargaban de su propia gestión presupuestaria.

otra filesaBárcenas explicó que mantuvo una reunión en la sede nacional del partido, en la calle Génova (Madrid), con el ex secretario general valenciano, quien le transmitió esa “preocupación” sobre posibles prácticas de financiación irregular en el partido regional, que la Fiscalía cree que se llevaron a cabo en las elecciones municipal y autonómica de 2007 y en las generales de 2008. A raíz de esta confesión, Bárcenas -entonces gerente del PP- aseguró que le dejó claro que “eso estaba terminantemente prohibido” y recordó “experiencias pasadas” que afectaban al PP y “sobre todo al PSOE”.

Una versión similar a la que ofreció Costa cuando responsabilizó al expresidente valenciano Francisco Camps de instaurar ese sistema de financiación irregular y relató que Bárcenas le advirtió de que eso supondría un “Filesa 2”. Al término de la conversación, Bárcenas le contó todo a su superior, el entonces tesorero Álvaro Lapuerta (diagnosticado de demencia en la actualidad), que le dijo que “hablaría con Valencia y lo dejaría claro”. “No tengo ni idea de con quién habló, imagino que diría que cumpliesen las instrucciones de la sede central. Parece ser que al final no se cumplieron”, apuntó.

A quien no se lo contaron fue al secretario general del PP, entonces Ángel Acebes, porque el “tesorero nacional tenía plena autonomía en materia económica (...) y no tenía que trasladarle esa preocupación a otro cargo de algo que era de su total responsabilidad”.

Bárcenas también relató que en una ocasión viajó a Valencia con Lapuerta porque un empresario, amigo de Campos, quería hacer una donación al partido, si bien no especificó la cantidad ni si se la dio en mano, como tampoco por qué la reunión se celebró en una consejería si la donación tenía como destinatario al PP.

Sobre la financiación de las campañas, detalló que desde la central se asignaba una cantidad a cada provincia durante las elecciones municipales, que se entregaba en mano a los gerentes provinciales en una reunión, junto con un manual en el que se explicitaba por escrito “la imposibilidad de aportar ningún fondo propio a la campaña”.

También testificó ayer el exconseller Miguel Ignacio Peralta, que relató que el responsable de Gürtel en Valencia, Álvaro Pérez, el Bigotes, tenía “mucha relación” con Camps y que los actos a los que expresident acudía los organizaba directamente la dirección regional del partido, a cargo de Ricardo Costa.

Peralta indicó además que en Alicante nunca se contrató ningún acto con la Gürtel debido a la rivalidad existente entre las diferentes provincias: “Ni de casualidad habría contratado yo un acto con Álvaro Pérez porque el enfrentamiento político era tal que en esos momentos nos hacíamos la contraria”. - D.N.

El Post-it

González, imputado en la Púnica. El expresidente madrileño y exlíder autonómico del PP entre 2011 y 2016, Ignacio González, también será investigado en el caso Púnica. El juez que instruye la causa le ha citado para que se persone con un abogado y un procurador en la pieza que se investiga en esta causa sobre la financiación irregular del PP de Madrid. La noticia se conoce un día después de que su antecesor Francisco Granados, le señalara como una de las personas que controlaba la caja B del PP de Madrid.

las claves

Bárcenas ha cambiado de versión en varias ocasiones hasta llegar a la más beneficiosa para Génova

pamplona- El extesorero del PP Luis Bárcenas ha cambiado de versión sobre la financiación de las campañas del PP a través de cajas B y ha pasado de admitirlo en instrucción a decir ayer en el juicio a la rama valenciana de Gürtel que esas prácticas estaban “terminantemente prohibidas” en el partido.

En abril de 2014, estando aún en prisión preventiva, declaró ante el entonces instructor del caso Gürtel Pablo Ruz que el partido no solo tenía una caja B a nivel nacional, sino que había contabilidades paralelas en todas las provincias y regiones españolas que recogían donativos para financiar gastos electorales.

Ya en el juicio por la primera época de Gürtel (1999-2005), del que aún no hay de sentencia y en el que Bárcenas se enfrenta a 39 años de cárcel, empezó a recular y a ser menos contundente en las afirmaciones que podían comprometer al partido en el que trabajó durante 20 años.

Al ser preguntado en ese juicio, en enero de 2017, por lo que dijo ante Ruz, manifestó que no recordaba esa declaración y acto seguido se negó a seguir respondiendo preguntas relacionadas con la contabilidad paralela del partido, alegando estar pendiente de ser juzgado por la causa derivada de sus famosos papeles sobre la contabilidad b del PP, de los que en un principio llegó hasta negar su autoría para después admitirla.

Lo que sí reconoció en esa vista fue la existencia de una caja B a nivel nacional, si bien rechazó calificarla como tal, y se refirió a ella como “contabilidad extracontable”, “contabilidad extraoficial” y “fondos no oficiales del partido” que se nutrían con donativos, pero “a cambio de nada”.

Ayer, en su testifical en el juicio, en el que como testigo estaba obligado a decir verdad, defendió la honorabilidad en la gestión del partido que encabeza Mariano Rajoy y corroboró la versión del exsecretario general valenciano Ricardo Costa cuando en su declaración apuntó a Camps como el único responsable de las prácticas irregulares en la financiación de actos electorales en Valencia. - D.N.

El PP utiliza el feminismo para intentar tapar las revelaciones sobre corrupción

El portavoz del grupo popular se escabulle para no tener que pronunciarse sobre la financiación ilegal en Madrid y Valencia mientras Podemos censura el “machismo” de Granados pero pide responsabilidades a Cifuentes

pamplona- La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, tachó de “mentiroso, mezquino y miserable” al exconsejero Francisco Granados tras sus acusaciones del lunes ante el juez del caso Púnica, una declaración que hizo que los populares cerraran filas para apoyar a su compañera de partido con el argumento de que las acusaciones del exdirigente popular eran machistas y emplazando a los partidos y colectivos feministas a condenarlas.

Un día después de que Granados implicara a Cifuentes en la presunta financiación ilegal del PP madrileño, la presidenta arremetió en una entrevista en la cadena Cope contra el ex secretario general del partido, cuya actitud no le sorprende en su intento de “expandir su responsabilidad” por los delitos gravísimos a los que se enfrenta.

En su declaración en la Audiencia Nacional, Granados apuntó que Cifuentes conocía la existencia de una “caja b” con la que se pagaron gastos de “refuerzo” de la campañas de Esperanza Aguirre en 2007 y 2011, una contabilidad que comenzó dirigiendo Ignacio González.

El exconsejero madrileño dijo que Cifuentes -que en ese momento era secretaria de Política territorial del PP de Madrid- sabía de estas prácticas, y que tenía una relación sentimental con González y formaba parte de su círculo de poder, unas alusiones que el PP tachó de “una bajeza miserable”. Para el ministro de Justicia, Rafael Catalá, las acusaciones de Granados “en principio no tienen ningún fundamento”, pues el exconsejero no aportó ninguna prueba. “No se puede estar continuamente insinuando e injuriando sin pruebas”, dijo.

El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, abundó en las críticas a esta declaración realizadas por los populares, y lamentó que “la carrera de una mujer en política tiene que ver con relaciones sentimentales”. “Soy afiliado por Almería”, respondió al ser retado a afirmar que no hubo financiación ilegal en el PP de Madrid y Valencia.

Desde el PP censuran que se dé credibilidad a una persona que ha estado en prisión y que está inmersa en un proceso penal en el que se le acusa de delitos graves, pero lo atribuyen a una “estrategia” de la oposición “oportunista” para intentar sacar “algún rédito partidario”. Así lo cree el portavoz del Gobierno regional, Ángel Garrido, quien dijo que sus acusaciones están “trufadas con afirmaciones machistas”.

“Ya está bien de esa costumbre de que las mujeres estamos donde estamos porque nos acostamos con alguien, es impresentable”, criticó la diputada del PP Celia Villalobos, que subrayó que supone “el argumento del machismo más absoluto, que por desgracia funciona en el país”.

Podemos también censuró a Granados por referirse a cuestiones personales de la presidenta de la Comunidad de Madrid, a quien la portavoz de la formación en el Congreso, Irene Montero, considera responsable “por mérito propio” de la corrupción del PP. Para Irene Montero, Granados demostró “altísimas dosis de machismo, igual que todo el PP”, partido -denunció- que desde el Gobierno impide, por ejemplo, medidas para garantizar la igualdad de la mujer en el mercado de trabajo, no obstante, calificó de “increíble” que Cifuentes no supiera “nada” cuando ejercía altas responsabilidades en el PP, ya que la presidenta regional aseguró que su labor era “exclusivamente” dinamizar las sedes de los distritos y los municipios.

El portavoz de Ciudadanos, Ignacio Aguado, espera que la presidenta autonómica no acabe imputada por corrupción, pero si es así no le “temblará el puso” para pedir su dimisión. PSOE y Unidos Podemos han reclamado la comparecencia de Cifuentes ante la comisión de investigación por la supuesta financiación irregular del PP, y también lo hicieron sus grupos en el Parlamento madrileño, para lo que habría que reabrir el caso Púnica. - D.N.

“Insinuar que la carrera política de Cifuentes depende de relación con González es una bajeza”

antonio hernando

Portavoz del PP en el Congreso

“Granados demostró altísimas dosis de machismo como todo el PP, pero Cifuentes lo sabía todo”

irene montero

Portavoz de Podemos en el Congreso

“Estoy esperando al feminismo militante en España. Hay una doble vara de medir”

Cristina cifuentes

Presidenta madrileña