Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Osasuna planea un Sadar con más de 20.000 asientos

El club está obligado a remodelar el estadio por seguridad y de paso quiere aprovechar para aumentar su capacidad - Para acometer el proyecto todavía necesita llegar a acuerdos de recompra con Gobierno y Ayuntamiento - El objetivo es que la obra, que podría iniciarse parcialmente este verano, esté acabada en 2020, año del centenario - Acuerdo verbal entre la entidad rojilla y la LFP para evitar que el gasto en la reforma altere futuros presupuestos

Javier Leoné - Jueves, 15 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Vista general de El Sadar desde su interior durante un entrenamiento del primer equipo.

Vista general de El Sadar desde su interior durante un entrenamiento del primer equipo. (Mikel Saiz)

Galería Noticia

Vista general de El Sadar desde su interior durante un entrenamiento del primer equipo.

Pamplona – Osasuna planea aumentar la capacidad de El Sadar y convertir su actual estadio en un recinto con más de 20.000 asientos (por los 18.375 que tiene en la actualidad). Obligado por un tema de seguridad a reformar cuanto antes una infraestructura que en septiembre del pasado año cumplió medio siglo, la meta que persigue la actual directiva, según ha podido saber este periódico, es la de iniciar una primera fase de la remodelación este verano y tenerla concluida para 2020, año en el que el club navarro celebrará su centenario.

Sin embargo, se trata de un proyecto en ciernes (aún no existen diseños ni planos del mismo), ya que el club rojillo todavía debe llegar a acuerdos con el Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento de Pamplona para la recompra del patrimonio (El Sadar es propiedad del Ejecutivo foral desde la aprobación de la ley Osasuna en 2015) y para lograr los pertinentes permisos de obra. Además, también será necesaria la consecución de financiación para acometer el proyecto y que ésta no altere de manera negativa la parte destinada a cuestiones deportivas de futuros presupuestos. No obstante, fuentes del club confirmaron ayer a este diario que existe un acuerdo verbal con los actuales rectores de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) para evitar que la inversión en la reforma del estadio sea considerada como deuda y no influya en el límite salarial de la primera plantilla ni en el gasto en fichajes de cursos venideros. Y es en este aspecto donde, según las fuentes consultadas, radica la razón del voto favorable al aumento de sueldo de Tebas, para evitar su salida de la LFP rumbo a Italia y la alteración del citado acuerdo.

A Osasuna le urge hacer cambios en su estadio porque ya tiene 50 años y necesita modernizar ciertos aspectos relacionados con la seguridad, con la iluminación, con los accesos para personas con discapacidad y también con los baños. Dicha reforma acarreará la pérdida de al menos 2.000 de las 18.375 localidades que en la actualidad tiene el estadio, por lo que la idea que tiene la actual junta directiva, según las fuentes consultadas, es la de paliar la citada reducción de asientos a la que está obligada por temas de seguridad e incluso elevar el aforo hasta superar las 20.000 plazas. ¿Cómo? Elevando la altura de las gradas Norte y Sur, así como la Lateral (la de Preferencia es más reciente que el propio edificio y más alta que el resto). El propósito de esta amplificación es la de dar cabida en el estadio a una masa social muy joven que ha crecido una barbaridad (el club tiene ahora 15.000 abonados) y que se prevé aún más abultada en un futuro no muy lejano.

Oferta al gobierno Aunque el equipo de trabajo que encabeza el presidente Luis Sabalza tiene las ideas claras a este respecto, lo cierto es que el camino que falta por recorrer para que la remodelación del estadio se lleve a cabo se antoja largo y tortuoso, ya que El Sadar es ahora mismo propiedad del Gobierno de Navarra, por lo que es preciso que Osasuna llegue a un acuerdo con el Ejecutivo foral para encontrar una fórmula de recompra de patrimonio. Aunque las reuniones entre ambas partes son de dominio público y las negociaciones ya han comenzado, lo cierto es que las fuentes consultadas por este periódico precisan que para llegar a un acuerdo todavía falta un importante trecho. No obstante, navarrasport.com publicaba ayer una oferta de Osasuna al Gobierno para recomprar El Sadar por 23,5 millones de euros e invertir otros 14 más para ampliarlo hasta superar con creces los 20.000 asientos. En total, 37,5 millones a pagar en 10 años, según la información aportada por la citada página de Internet, que matizaba que la propuesta aún no ha tenido respuesta por parte del Ejecutivo foral. Otro de los pasos necesarios que debe dar el club antes de acometer la reforma es el de consultar la opinión de los socios compromisarios, aunque en las últimas asambleas ha quedado patente el sentir mayoritario de emplear parte de los beneficios del club en la recompra de patrimonio (de El Sadar y de Tajonar), circunstancia que hace presagiar que no habrá problemas en este punto.

Además, en uno de los últimos Osasuna responde, iniciativa que desde la reelección de Luis Sabalza como presidente no se ha vuelto a celebrar, el por aquel entonces portavoz y vicepresidente del club, Alfonso Ramírez, y el gerente, Ángel Ardanaz, ya confirmaron delante de un reducido grupo de socios que 16 de los 20 millones de euros de beneficio que había obtenido Osasuna en el ejercicio 2016/2017 se iban a destinar en los dos próximos años a la recompra de patrimonio o a la remodelación del estadio. Y según las fuentes consultadas, la intención es hacerlo en ambas iniciativas.

La cuestión es que para liberarse del pago de impuestos por la inversión en reformas de esos 16 millones de euros y para evitar que la financiación de la remodelación del estadio influya en futuros presupuestos, el club, según ha podido saber este periódico, ha llegado a un acuerdo verbal con la LFP, que permitiría la recompra de patrimonio y la remodelación de El Sadar sin que este gasto computara como deuda ni redujera la capacidad económica de Osasuna en operaciones futuras relacionadas con asuntos deportivos (inversión en fichajes y tope salarial). Pero el club debe dar antes otros pasos, aunque el proyecto para un Sadar más grande ya está en marcha.

etiquetas: osasuna, el sadar