BARÇA LASSA-BASKONIA EN COPA (21.30 HORAS)

El desembarco de siempre

aficionados | la mayor parte de la marea azulgrana embarcó ayer a primera hora desde foronda;el resto irá llegando a lo largo del día de hoy, horas antes del debut ante el barça

Andrés Goñi - Viernes, 16 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:04h

Aficionados del Baskonia en Araba Etxea.

Aficionados del Baskonia en Araba Etxea.

Galería Noticia

Aficionados del Baskonia en Araba Etxea.Mirza Teletovic, ante Joe Ingles en la edición de 2012.El grueso de aficionados del Baskonia embarcó ayer desde el aeropuerto de Foronda a primera hora de la mañana.Todos los aficionados que ayer volaron desde Vitoria iban bien pertrechados para la batalla copera.Pocas aficiones ganarán en ilusión a la del Baskonia.Varios baskonistas se toparon con la cantante Soraya.Del frío vitoriano al calor canario solo había un paso.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

Vitoria- Pocas religiones deportivas profesan tanto fervor como el baskonismo. En las últimas décadas, sin ir más lejos, ha sido una constante su fiel peregrinación junto al equipo, ya fuera por tierra, mar o aire. Su devoción por los colores y el carácter, además, tampoco ha hecho distingos a la hora de viajar de la mano de sus jugadores cuando tocaba en Copa del Rey o Euroliga.

Son históricos los desplazamientos que en los primeros años de andadura por Europa profesó el baskonismo, y espectaculares sus últimas incursiones en el torneo del KO, donde por méritos propios, la afición del Baskonia se ha convertido en un referente incontestable de la Copa.

Es más, cuando el equipo no ha sido capaz de clasificarse para la cita -algo que ga ocurrido en tres ocasiones en las últimas décadas, la más reciente precisamente en Gran Canaria en 2015-, la ausencia de sus aficionados suele convertirse en un problema mayúsculo, habida cuenta de que el resto de aficiones, ni de lejos, son capaces de emular la pasión, alegría y buen rollo que generan los azulgranas.

Provistos de todo la artillería necesaria para disfrutar de un nuevo fin de semana de Copa, parte de la marea azulgrana embarcó ayer a primera hora con destino a Las Palmas desde el aeropuerto de Foronda. Un chárter que trasladó al primer regimiento de infantería local sin ningún contratiempo y que dejó muestras del nerviosismo e ilusión que despierta la Copa del Rey para el club.

Una cita especial que a lo largo de su historia ha conseguido la entidad en seis ocasiones, quedando la última de 2009 demasiado lejos. “Ya nos toca traerla otra vez”, advertía ayer un baskonista en la puerta de embarque. Mientras otros trataban de comprobar que todo estaba en su sitio, los numerosos fotógrafos presentes buscaban la imagen adecuada con la que ilustrar sus ediciones digitales.

Veteranos y jóvenes, aficionados y devotos. Todos ayer iniciaron desde el aeródromo alavés su enésima aventura copera de la mano del equipo. A ese primer regimiento se unirá hoy viernes el resto de la expedición azulgrana, que recalará en la isla canaria al filo del mediodía, unas horas antes de que el equipo debute en el torneo ante el Barça de Pesic.

Un duelo cargado de incertidumbre debido a la inestabilidad que está protagonizando el equipo en las últimas semanas que otra parte de la afición, los menos, eso sí, ya lleva rumiando desde ayer, cuando los primeros baskonistas que llegaron en variopintas combinaciones comenzaron a teñir las calles de Las Palmas de azul y rojo.

EN BUSCA DEL IDILIO PERDIDO (21.30 H, MOVISTAR) Al Baskonia le ha llegado la hora de la verdad. Apreciada la extrema dificultad que suponen dos carreras de fondo como la Liga ACB y la Euroliga donde los clubes con mayor presupuesto que el suyo terminan imponiendo la lógica, la Copa del Rey se ha convertido en el torneo más alcance de su mano. Por el atractivo formato y concentrarse en apenas cuatro días, las perspectivas de éxito año tras año suelen ser casi siempre inmejorables antes del salto inicial, si bien la cruda realidad es que el techo azulgrana desde hace prácticamente una década son las semifinales y las últimas ocho coronas se las reparten en exclusividad el Real Madrid (5) y el Barcelona (3).

En esta edición que ayer vivió su pistoletazo de salida en Las Palmas, sobre el papel una de las más abiertas que se recuerdan pese a la incuestionable tiranía ejercida por los merengues a nivel doméstico desde el arranque de la temporada, emerge el enésimo rayo de esperanza a la hora de recuperar el idilio perdido con el evento que todos los febreros moviliza a un ingente número de aficionados en Vitoria.

Desde el lejano 2009, año en que el Baskonia conquistó su sexto y último galardón, las alegrías han brillado por su ausencia y las frustraciones han sido el pan nuestro de cada día. Ni la lejanía ni lo costoso de la estancia en la isla han rebajado la expectación de la masa social por ver a Toko Shengelia izar este domingo el título, algo que pondría fin a una travesía por el desierto que está resultando interminable.

El primer escollo en el camino hacia La Séptima será a un horario casi discotequero el Barcelona, un equipo indescifrable e imprevisible después de que su directiva decidiera hace días dar un brusco volantazo al timón con la fulminante destitución de Sito Alonso y la llegada de Svetislav Pesic.

Ambos equipos vuelven a verse las caras tras el reciente estropicio causado por los alaveses a un adversario por entonces en estado depresivo al que el veterano serbio parece haberle cambiado el estado de ánimo y elevado su confianza tras lo visto en el encuentro ante un malherido Bilbao Basket. Con respecto al pasado 4 de febrero, la formación culé introduce tres jugadores nuevos que ese día no se vistieron corto por expreso deseo de Sito y ahora ampliarán su rotación: los exteriores Pau Ribas, Petteri Koponen y Rakim Sanders.

elegidos para la gloriaEl diáfano favoritismo del Baskonia se ha mitigado, en parte, tras el movimiento en el banquillo catalán y todo lo que no sea un partido cerrado constituiría una sorpresa. De nada servirán en el Gran Canaria Arena las desiguales tendencias de ambos contendientes hasta la fecha. La óptima línea de juego y resultados del último mes, truncada tan solo en la visita continental al rocoso Panathinaikos, se somete a examen ante un decepcionante Barcelona, al que Pedro Martínez difícilmente habrá podido destripar por razones obvias.

Cualquier premisa para hacer algo grande en tierras insulares pasará ineludiblemente por asistir a una gran versión de la columna vertebral, integrada por Jayson Granger, Rodrigue Beaubois y Toko Shengelia. El salto de calidad del Baskonia también deberá llegar del siempre controvertido Johannes Voigtmann, un pívot con alma de base que, pese a su consabida tibieza bajo los aros, siempre sume al equipo en otra dimensión cuando exhibe su talante multidisciplinar.

La presente Copa también es el momento esperado por muchos seguidores alaveses para que Janis Timma explote sus virtudes y justifique de una vez por todas el esfuerzo del club para incorporarle en el pasado mercado estival. De momento, el tres letón no ha superado el listón dejado por Adam Hanga, su rival de esta noche que en compañía del fornido Sanders conforma la pareja de exteriores más explosiva y física de la ACB.

En definitiva, cuarenta minutos al filo de la navaja que pueden preceder un enfrentamiento algo más suave en una hipotética semifinal ante el vencedor del cruce entre el Gran Canaria y el Fuenlabrada, en principio con claro favoritismo para el anfitrión. Sin embargo, ese choque previsto para el sábado queda demasiado lejos para un Baskonia que, tras sellar el pasaporte hacia la isla sobre la bocina con su triunfo ante el Betis Energía Plus, tendrá en Las Palmas un camino más asequible que otros pesos pesados para alcanzar la final soñada. Sin embargo, ese hecho no garantiza nada.