Trump rehúye el debate sobre armas tras el tiroteo, del que fue avisado el FBI

El presidente culpa de la matanza de 17 personas en un instituto de Florida a un problema de salud mental
“Voy a convertirme en tirador escolar profesional”, había advertido Nikolas Cruz, de 19 años, en YouTube

Viernes, 16 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Un coche de policía y un camión de bomberos permanecen estacionados en el Broward Health hospital de Pompano Beach, Florida, EE.UU., el 15 de febrero del 2018, donde han sido trasladadas las víctimas de

Un coche de policía y un camión de bomberos permanecen estacionados en el Broward Health hospital de Pompano Beach, Florida, donde han sido trasladadas las víctimas del tiroteo. (EFE/Giorgio Viera)

Galería Noticia

Un coche de policía y un camión de bomberos permanecen estacionados en el Broward Health hospital de Pompano Beach, Florida, EE.UU., el 15 de febrero del 2018, donde han sido trasladadas las víctimas deNikolas Cruz, el joven que se ha matado a tiros a 17 personas en FloridaPolicías ante el centro escolar tras el tiroteo.

Parkland- La matanza de Parkland (Florida) ha dejado en evidencia la falta de control sobre los portadores de armas en EEUU. El presidente, Donald Trump, sin embargo, se dirigió ayer a una “nación de luto” al hablar del tiroteo que acabó con la vida de 17 personas y dejó heridas a otras 15, tres de ellas en estado crítico, en un instituto de Parkland (Florida), en un discurso en el que prometió enfrentar “el difícil problema de la salud mental” pero evitó mencionar medidas para el control del acceso a las armas. Mientras, el FBI confirmaba que fue alertada hace cinco meses de que Nikolas Cruz, el autor de la matanza, dijo en YouTube que quería convertirse en un “tirador escolar profesional”, pero no pudo localizar al joven, al que nada impidió sus planes pese a que los profesores habían recibido una comunicación del centro el año pasado en la que se les indicaba que el sospechoso no podía “entrar en el campus con mochila”.

El mandatario prometió “enfrentar el difícil problema de la salud mental”, y subrayó que sostendrá un encuentro con los gobernadores estatales del país para hacer de la seguridad en las escuelas la “principal prioridad”. En su breve declaración de apenas ocho minutos, Trump no hizo mención alguna a posibles medidas legislativas para reforzar el control del acceso a armas de fuego. El presidente es un destacado defensor del derecho a portar armas, y ha participado en varias conferencias de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), el gran grupo de presión proarmas en el país.

Antes de su comparecencia, el mandatario había calificado al sospechoso del tiroteo como una persona “mentalmente desequilibrada” en un mensaje en su cuenta de Twitter. Precisamente, cuando apenas llevaba un mes en la Casa Blanca, Trump suspendió una regulación impulsada por el expresidente Barack Obama para impedir que personas con problemas mentales pudiesen comprar de armas fuego.

El sospechoso del ataque fue identificado como Nikolas Cruz, de 19 años, quien se encontraba anoche en prisión sin fianza en el condado de Broward, en la vecina ciudad de Fort Lauderdale, después de ser acusado de 17 asesinatos premeditados.

La investigación apunta a que el joven, expulsado de la escuela, con 3.200 alumnos, el año pasado tras una pelea con la nueva pareja de su exnovia, activó las alertas de incendio con granadas de humo y, cuando sus antiguos compañeros salieron de las aulas, comenzó a disparar con un arma semiautomática que había comprado legalmente el año pasado. El asesino fue detenido alrededor de una hora y media después de comenzar el tiroteo a unos cientos de metros del centro mientras se hacía pasar por alumno.

controlEl tiroteo de Parkland es el decimoctavo incidente con armas en centros educativos estadounidenses en lo que va de 2018. Una vez más, ha vuelto a reabrir el debate en EEUU sobre la necesidad de reforzar los controles de acceso a armas de fuego, aunque el guión ha seguido el habitual cruce de declaraciones de demócratas y republicanos.

El senador demócrata por Florida, Bill Nelson, subrayó que hay que impedir que las personas con problemas mentales puedan comprar armas de fuego de gran potencia. “Un rifle AR-15 no es para cazar, es para matar”, aseguró Nelson en declaraciones a la cadena CNN, en las que aseguró que posee armas y se declaró un defensor de la Segunda Enmienda de la Constitución, que protege el derecho a portarlas.

Por su parte, los republicanos salieron rápidamente al paso y criticaron los llamados a restringir este derecho. “La reacción de los demócratas tras cualquier tragedia es politizarla. Inmediatamente empiezan a decir que debemos retirar los derechos de la Segunda Enmienda de ciudadanos cumplidores con la ley. Esa no es la respuesta correcta”, afirmó Ted Cruz, senador por Texas. En la misma línea se expresó el también republicano Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes, al indicar que el “terrible tiroteo” no debe dar pie a un debate sobre la “supresión de derechos ciudadanos”.

Los recientes intentos legislativos por reforzar el control de las armas han sido rechazados de manera repetida en el Congreso, la última vez en 2016 tras la matanza en Orlando (Florida) que dejó 50 fallecidos en un club nocturno. - D.N.

los datos

El rifle más popular. Gracias a la legislación de Florida, que permite que las personas mayores de edad puedan adquirir armas de fuego, Cruz pudo comprar el año pasado de manera legal un fusil semiautomático AR-15, la versión civil del M-16 militar. La Asociación Nacional del Rifle, el mayor grupo de presión contrario al control de armas de fuego en EEUU y que destina millones de dólares a proteger la Segunda Enmienda de la Constitución, que protege el derecho a portar armas, considera el AR-15 como el “rifle más popular” del país.

Dos héroes. Todos las víctimas fueron identificadas y sus familiares informados, pero los nombres no han sido divulgados. Sin embargo se conoce que uno de los fallecidos es Aaron Feis, entrenador de fútbol americano y vigilante de la escuela, que murió al proteger con su cuerpo a varios jóvenes. Otro de los fallecidos fue un profesor de Geografía, que se sacrificó para salvar la vida a sus alumnos, según explicó a los medios la estudiante Kelsey Friend.

la cifra

18

ataques escolares. El de Parkland ha sido el tiroteo escolar número 18 en lo que va de año, y el más mortífero en un centro de enseñanza desde la matanza de la escuela de Sandy Hook (Newtown, Connecticut), en 2012, en la que fueron asesinados a 20 alumnos y seis trabajadores. La tragedia de Florida supera a la de Columbine (1999) donde hubo 15 muertos incluyendo a los dos tiradores adolescentes, estudiantes del centro.

la ideología

miembro de un grupo supremacista

Entrenamientos. Nikolas Cruz, el joven de 19 años detenido por el asesinato de 17 personas en un instituto de Florida, había participado en una formación paramilitar de un grupo supremacista blanco llamado República de Florida, reveló ayer su líder, Jordan Jereb. “Estuvo implicado en algún momento con la célula de República de Florida Clearwater”, aseguró Jereb, en declaraciones telefónicas a la agencia de noticias Reuters. El joven participó en varios entrenamientos de este grupo -de reciente creación y que lucha por la creación de un etnoestado blanco- en el área de Tallahassee. Cruz se había mudado recientemente con otra familia tras la muerte de su madre el pasado noviembre, según contó Jim Lewis, un abogado que representa a la familia y los medios locales, llevando el fusil AR-15 con él junto con otras pertenencias. La familia creía que Cruz estaba deprimido pero lo atribuyó a la muerte de su madre y no a una enfermedad mental. “No vieron ningún peligro”, señaló Lewis a la CNN.