Londres plantea un periodo de transición del ‘brexit’ sin una fecha de conclusión definida

Su intención es no salir del todo hasta que no se establezca la relación futura

Jueves, 22 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

La primera ministra británica, Theresa May, sale de su residencia en el número 10 de Downing Street.

La primera ministra británica, Theresa May, sale de su residencia en el número 10 de Downing Street. (Foto: Efe)

Galería Noticia

La primera ministra británica, Theresa May, sale de su residencia en el número 10 de Downing Street.

londres- El Gobierno británico publicó ayer un borrador para las negociaciones sobre su salida de la Unión Europea (UE) en el que propone un periodo de transición sin una fecha de conclusión definida, entre presiones del sector euroescéptico del Partido Conservador por avanzar hacia una ruptura más abrupta.

El documento, algunos de cuyos fragmentos divulgaron los medios por la mañana, sugiere que la etapa de transición “debería estar determinada sencillamente por el tiempo que requerirá preparar e implementar los nuevos procesos y sistemas que apuntalarán la futura relación”.

El texto apunta a que esa fase podría alargarse “alrededor de dos años ”, tal como ya ha defendido la primera ministra, la conservadora Theresa May, y propone “dialogar” sobre la fecha para cerrar la transición que ha propuesto Bruselas, el 31 de diciembre de 2020, pero no aporta más detalles sobre los planes de Londres.

“Fecha final”Ante la polémica generada en el Reino Unido por esa falta de definición, un portavoz de Downing Street, despacho oficial de May, aseguró esta tarde que la intención del Gobierno es que el acuerdo en firme al que lleguen Londres y Bruselas incluya una “fecha final”. Esos parlamentarios critican que durante el periodo de transición el Reino Unido estará sometido a las normas comunitarias, pero habrá perdido cualquier poder para influir sobre ellas, lo que convertirá al país, según el conservador Jacob Rees-Mogg, en un Estado “vasallo” de la UE.

Londres saldrá de forma oficial de la Unión el 29 de marzo de 2019, pero el Gobierno de May quiere mantener durante cierto periodo los beneficios del mercado único y la unión aduanera comunitaria, a cambio de continuar contribuyendo al presupuesto europeo durante ese periodo.

La primera ministra ha sostenido desde el pasado octubre que esa etapa debería durar 2 años, pero el negociador jefe comunitario, Michel Barnier, subrayó que debe limitarse a 21 meses. Bruselas quiere que la transición concluya el 31 de diciembre de 2020, cuando se cierra el periodo presupuestario de 7 años que entró en vigor en 2014, lo que permitiría entrar en el siguiente presupuesto sin contar ya con la aportaciones del Reino Unido.

La posibilidad de alargar la transición hasta que estén claros los términos de la futura relación comercial entre ambos lados del Canal de la Mancha es una de las medidas que han defendido empresas británicas que temen ver interrumpido el intercambio de bienes y servicios con los países de la UE. Los empresarios han advertido también al Gobierno de que si no cierra un acuerdo sobre la transición antes de que termine marzo, 12 meses antes de la ruptura oficial con la Unión, se verán obligados a activar sus planes de contingencia ante el brexit. El grupo de conservadores euroescépticos que expresaron su descontento a May defienden que el Reino Unido debe prepararse para abandonar la UE sin aceptar las normas comunitarias, a pesar de que perdería los beneficios del mercado único.

“Cualquier periodo de implementación debería estar basado en los principios de la Organización Mundial de Comercio”, señala la carta que han enviado a la primera ministra. Para esos parlamentarios conservadores resulta crucial que el Reino Unido tenga la capacidad de negociar y firmar acuerdos comerciales con terceros países durante la etapa de transición. El líder de la oposición británica, Jeremy Corbyn, criticó por su parte durante una sesión de control en la Cámara de los Comunes la evolución de las negociaciones con Bruselas.

“Este Gobierno no va en dirección hacia el brexit, va en dirección hacia ninguna parte”, afirmó el laborista, para quien hasta ahora May solo ha ofrecido “palabrería y retórica vacía” al explicar su postura. Corbyn se mostró partidario de que el Reino Unido trate de mantener los beneficios comerciales de las estructuras europeas, pero defiende asimismo la salida británica del mercado único y la unión aduanera comunitaria. - Efe