Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
al existir duda razonable

Absuelta al no probar autoría de un anuncio erótico en nombre de otra mujer

La joven reconoció que el ordenador era suyo pero que no sabía quién los había usado el día de la conexión ya que al mismo tienen acceso otras personas.


EFE - Viernes, 23 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 19:33h

Fachada del Palacio de Justicia de Pamplona.

Fachada del Palacio de Justicia de Pamplona. (Foto: Unai Beroiz)

Galería Noticia

Fachada del Palacio de Justicia de Pamplona.

Pamplona. El Juzgado de lo Penal número 1 de Pamplona ha absuelto, por existir "duda razonable" sobre la autoría de los hechos, a una mujer a la que se acusaba de poner un anuncio en una web con la fotografía erótica y el teléfono de la amante de su marido, quien supuestamente ofrecía servicios sexuales.

La sentencia, recurrible, absuelve a la mujer, como pedía la fiscalía, mientras que la acusación particular le acusaba de delitos continuados contra la integridad moral y descubrimiento y revelación de secretos, por lo que solicitaba 7 años de cárcel, el pago de 8.640 euros de multa y 30.000 euros de indemnización a la amante de su marido.

Esta puso una denuncia en febrero de 2017 contra la acusada, cuyo esposo mantenía una relación sentimental con la denunciante desde hacía seis años, por entender que era quien había insertado un anuncio en una página web de contactos en la que ofrecía sexo por dinero, para lo que se aportaba el teléfono de la denunciante y una fotografía de ella de contenido erótico.

La imagen era la misma que la denunciante había enviado al teléfono de su amante.

Posteriormente la policía pudo averiguar que el anuncio fue colgado desde un ordenador cuya IP estuvo asignada a la denunciada y que constaba como instalado en una vivienda de Barañáin, si bien los investigadores desvelaron que en esa dirección no residía la acusada sino su hija, a su vez hija del destinatario de la fotografía y amante de la denunciante.

La joven reconoció que el ordenador era suyo pero que no sabía quién los había usado el día de la conexión ya que al mismo tienen acceso otras personas.

Por todo ello, el juez aprecia que existe la duda razonable sobre la autoría de los hechos, por lo que dicta una sentencia absolutoria de la acusada.