Recordar. Una historia para

Cumplir 120 años no es algo que haga cualquier empresa y menos estando en plenitud de facultades. Renault es el fiel exponente de que la ilusión y audacia de sus precursores es una historia digna de recordar.

Un reportaje de Tomás Pastor - Sábado, 24 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

A la izquierda, el primero de los Renault, el Tipo A, toda una revolución en su momento;a la derecha, el mítico 4CV, con sus cuatro plazas, cuatro puertas y cuatro caballos fiscales. Fotos: Renault

A la izquierda, el primero de los Renault, el Tipo A, toda una revolución en su momento;a la derecha, el mítico 4CV, con sus cuatro plazas, cuatro puertas y cuatro caballos fiscales. Fotos: Renault

Galería Noticia

A la izquierda, el primero de los Renault, el Tipo A, toda una revolución en su momento;a la derecha, el mítico 4CV, con sus cuatro plazas, cuatro puertas y cuatro caballos fiscales. Fotos: Renault

Renault cumple 120 años y para celebrarlo expondrá una veintena de vehículos legendarios de su dilatada historia en el Salón Rétromobile 2018. La firma francesa recuerda que su amplio bagaje tiene como objetivo “hacer la vida más fácil a sus clientes, reinventando permanentemente el uso del automóvil, proponiendo soluciones innovadoras: desde la conducción a cubierto hasta la invención del monovolumen, simplificando y mejorando la vida de los pasajeros, y adaptándose a las necesidades de cada época para satisfacer las nuevas expectativas de sus usuarios”.

Todo comenzó allá por 1898 con el Tipo A, el primer vehículo Renault, recuerda la fábrica gala. “A bordo de su voiturette, Louis Renault sube la cuesta de la calle Lepic en la colina de Montmartre. Gracias a su novedosa caja de velocidades provista de una toma directa y un motor delantero, el Tipo A presenta todas las características del automóvil moderno. Los espectadores de la calle Lepic quedaron asombrados por la sencillez de la conducción y la ligereza de la voiturette y comenzaron a hacer pedidos. El Tipo A impulsó la empresa Renault Frères gracias a la audacia y capacidad de innovación de Louis Renault”.

Luego llegarían nuevos modelos fruto de ese incontenible afán creativo que ha distinguido desde siempre a la fábrica del rombo. El Tipo B, en 1899, fue “uno de los primeros automóviles con conducción interior de la historia. Se beneficiaba de las características del Tipo A, pero gracias a su carrocería cerrada los pasajeros ya no estaban expuestos a la intemperie y podían por fin olvidarse del abrigo de piel, indispensable para protegerse del viento, la lluvia y la nieve”. También merece una mención especial el Tipo BD Furgón Postal de 1909, “diseñado originalmente para modernizar el parque de antiguos ómnibus de caballos, y que se convirtió en el primer tres toneladas de la marca, destacando por ser un vehículo fiable y resistente”. Con fines también profesionales cabe citar la llegada del primer taxi parisino, el Tipo AG1, que “permitía transportar a los viajeros que querían disfrutar del buen tiempo gracias a su novedosa cabina descapotable”, y que incluso en la primera guerra mundial sirvió para trasladar a los soldados hasta el frente del río Marne.

Como se pueden imaginar, en estos 120 años la lista de modelos Renault es interminable, pero lo mejor es que cada cual tiene sus Renault favoritos. En mi familia, mi tío Félix Latasa siente debilidad y se le ilumina el rostro cuando recuerda sus andanzas a bordo de un Renault 4CV, un modelo que nació con el eslogan 4 puertas, 4 plazas, 4 caballos, y del que se vendieron más de un millón de unidades. Mi padre siempre elogia la fiabilidad de su incombustible Renault 6, al que luego reemplazó por un todavía más duradero, atractivo y espacioso R-12, el primer Renault que condujo un servidor. No obstante, mentiríamos si no confesásemos, padre e hijo, que literalmente se nos caía la baba cuando cruzábamos la frontera francesa y allí contemplábamos los grandes R-16, R-20 y R-30.

Ya en nuestro país y en plena década de los años setenta del pasado siglo, el Renault 5 triunfaba junto a una generación de populares utilitarios como los Seat 127 y Ford Fiesta. Pero el R-5 siempre era más molón, sobre todo cuando Renault decidió sacar las versiones más deportivas, las Copa y Turbo. Y el no va más, al menos para este redactor -tengo uno a escala en la vitrina del salón-, llegó con el R-5 Turbo de motor central, aquel con el que Jean Ragnotti venció en el mítico Rally de Montecarlo. Maquinón.

Hoy la firma francesa triunfa con sus monovolúmenes, SUV y vehículos eléctricos;pero no les voy a negar que añoro algo del pasado que, no sé si es porque me he hecho mayor o porque los coches de hoy en día en general han perdido carácter, percibía claramente en aquellos Renault y actualmente no se ve en casi ningún modelo. Menos mal que ya retorna la nueva generación de Alpine A110 de la mano de la casa madre del rombo. Como decía el eslogan de la campaña de Obama, lo mejor está aún por llegar.

las claves

Renault

cumple 120 años

Más sobre Otros Deportes

ir a Otros Deportes »

Últimas Noticias Multimedia