A Impulsos la ventana por bea

Las asociaciones se formaron en materia de igualdad. Y casi tocó la lotería

por Javier Lana - Sábado, 24 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

Hoy mi madre repasa los recuerdos de cuando fue chica. Ha ido hasta el armario vasijero del cuarto de estar y me ha colocado entre mis manos unos platos. Son restos de lo que una vez fue un juego de vajilla. Son platos decorados con figuras de animales y flores. Son azules y verdes, y amarillos y morados: los colores que adornan el plato. Leo detrás, y el sello corresponde a una empresa sevillana. “Cartuja...”

Son platos que lucieron brillantes en otro tiempo sobre la mesa del comedor, cuando llegaban los días grandes. Sería por mi comunión, o el bautizo de mi hermana pequeña, o esa boda de la hermana que se pierde allá en no sé qué año de finales del XX

Mi madre me cuenta, -porque si algo hace es contar-, su infancia repleta de anecdotario. Recuerdos de una casa, la casa ubicada en una plaza, como si fuera un pueblo, porque entonces el barrio era la extensión de cualquier casa, el recibidor, o la terraza. El espacio prolongado donde la tertulia de las tardes o noches de verano se enredaban hasta alcanzar la madrugada.

Mi madre me cuenta lo de aquel sorteo que casi revolucionó al vecindario por lo suculento de aquel premio. Fue el tiempo de Navidad, y comienza su relato cuando subían al Puy, porque ella era cofrade, acaso desde niña, y porque tocaba novena y era tiempo de rezar más que nunca a la virgen y a los santos, todos. Y porque era Navidad se montó aquel sorteo donde mi madre se gastó una peseta.

Sería una peseta que le costaría soltar en aquel cestillo cuando le dieron el boleto. Un boleto que guardó como oro en paño, me dice.

El premio, un escaparate enterico, allá expuesto en el comercio de la calle Mayor, en Muebles Guibert. ¡Cuántas tardes pegada la nariz sobre el cristal admirando los objetos!: la máquina de coser y ese dormitorio con cabezal de roble;y qué mesillicas y mantelería bordada a mano;y la vajilla brillante y hermosa;y esas copas de cristal fino donde seguro que rozando las puntas de los dedos sobre su arista, desplegaría un tañido suave de campanas.

Y llegó el día de Navidad y el nacimiento y ese adorar al niño y luego, después, el monaguillo sacando de una urna el boleto ganador que el cura leyó en voz alta, y cómo ella metió la mano en el bolsillo de aquel abrigo. Y es que no pudo casi ni mirar de la emoción, porque era el mismo, calcado, cifra a cifra, y no supo si debía sentarse o rezar mil avemarías a la Virgen y, eso sí, arrancó a llorar, porque es lo que tenía más a mano, mientras doblaba y redoblaba aquel papel mágico entre sus dedos de chica con sus trece años.

Voló a casa, como volaba yo cuando era chico, saliendo de la escuela. Y ya en el portalón, venga darle al picaporte. Y la abuela Dolores sorprendida y asustada. Y el abuelo, que volvía con el cesto de la huerta, casi reprendiendo por tanto ruido. Y mira qué de risas mi madre y sin poder expresar una palabra de tan contenta como estaba.

Hizo falta la familia entera para poder trasladar tanto cacharro. Se fue colocando por los cuartos y pasillos y es que durante un par de semanas, dice mi madre, que aquello parecía una tienda o un museo de tanto pasar gente para curiosear tanto regalo. Y mira que el tío Isaac se trajo de la pastelería una o dos docenas de pasteles y es que eso no recuerda ya, y es que durarían tan poco rato en la bandeja.

Observo el plato, ya ajado y abierto de tanta vida soportada, y lo coloco en ese estante alto de mi cocina, para que siga trasmitiendo la historia de un sorteo que más parece formar parte de las páginas de un cuento.

las claves

igualdad. El tejido asociativo de Estella-Lizarra se dio cita el miércoles en el ayuntamiento para participar en la sesión formativa Asociaciones en clave de igualdad.

El área de Igualdad del Ayuntamiento de Estella-Lizarra, en su compromiso de promover políticas públicas en materia de igualdad, organizó esta sesión. Participaron 2 hombres y 18 mujeres de las asociaciones Amife, Anfas, Escur, Las Torchas, Anasaps, Cocemfe, Nafarroako Dantzarien Biltzarra, Teder, Ordoiz, Asamblea de Mujeres, ESAIN y AMILIPS.Foto: cedida

Últimas Noticias Multimedia