Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La Islandia foral

Navarra tuvo un peso singular en un panorama estatal también destacable con la mirada puesta en ejemplos de europa y américa

Un reportaje de Txus Iribarren. Fotografía Unai Beroiz - Viernes, 9 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Un grupo de jóvenes realiza una sentada improvisada en la plaza de la Paz.

Un grupo de jóvenes realiza una sentada improvisada en la plaza de la Paz.

Galería Noticia

Un grupo de jóvenes realiza una sentada improvisada en la plaza de la Paz.

La jornada vivida ayer en Navarra es susceptible de un análisis con un doble zoom geográfico y temporal. El 8-M en clave de huelga tenía un carácter mundial. De hecho el llamamiento estaba hecho en 170 países desde Asia a América pasando por Europa. Dentro de este mapa la respuesta española fue muy superior a la media de la UE incluso de países con gran tradición feminista como Francia. Y en el espacio estatal, Navarra en general -y Pamplona en particular- tuvo una especial relevancia en cuanto a respuesta ciudadana. Llovía sobre mojado ya que Iruña ya fue referencia estatal en noviembre en la convocatoria contra la violencia de género. La sombra de La Manadapesaba mucho, precisamente después de haber sido elogiada Pamplona por sus protocolos contra las violaciones. Del 20-N al 8-M...

Pero la Historia también ofrece ejemplos significativos. Nada es extrapolable y las realidades son diferentes pero en un mundo globalizado la simpatía supera al efecto mariposa. La Comunidad Foral dobla en población a Islandia pero también es una pequeña isla junto a los Pirineos. ¿Por qué Islandia? Porque este pequeño país del norte de Europa se hizo famoso por protagonizar el 24 de octubre de 1975 la primera huelga feminista de la historia, aunque lo bautizaron como “El día libre de las mujeres”. Más de 25.000 mujeres llenaron la plaza de Reijkiavik y el 90% del censo femenino secundó el paro por los derechos de la mujeres, que cobraban un 40% menos que los hombres y sólo tenían un 5% de los puestos del Parlamento. A los pocos años Islandia se convertía en el primer país con presidenta. El lema fue “si paramos las mujeres, se para el país”. ¿Resulta familiar? Por cierto, Navarra hoy también tiene presidenta y las parlamentarias son mayoría en la Cámara...

Argentina es el otro hito y el precedente más cercano. En este caso el componente de violencia de género tiene más peso que los derechos políticos. Las argentinas fueron las primeras en convertir el 8 de marzo tradicional en un paro feminista. “Ni una menos, vivas nos queremos”. Con este lema, las argentinas llamaron en 2017 a la huelga global tras meses de feminicidios en todo su territorio y en América Latina. Más de 200.000 argentinas marcharon por todas las ciudades. Ayer la calle fue de las mujeres, que no se callaron. Y dentro de este panorama global, las navarras tuvieron cuantitativa y cualitativamente su gran momento de gloria y su pequeño lugar en un mundo nuevo que se está construyendo en femenino.

repercusión laboral

Sector público. Osasunbidea, y especialmente el personal de Educación, fueron los dos departamentos donde los índices de paro entre funcionarios fueron más destacados: un 20% en el caso de los docentes. El respaldo a nivel estudiantil tanto en Secundaria como en la Universidad Pública fue muy notable. La media en la Administración fue del 10% pero afectó prácticamente a todos los departamentos.

Empresa privada. La cuantificación de este sector por la disparidad de convocatorias y la heterogeneidad del tejido industrial, comercial y de sector servicios. Cerraron bastantes tiendas pequeñas y supermercados.

manifestaciones

Más de 13.000 a la mañana. Más de 13.000 personas, en su mayoría mujeres, abarrotaron el Paseo Sarasate a partir de las 12 de la mañana en un acto muy abierto con un breve comunicado, gritos variados, batucada...

Multitudinaria por la tarde. La tradicional manifestación de la noche con final en la Plaza del Castillo fue secundada por una multitud superando todos los precedentes conocidos.

Parlamento, Ayuntamiento, sindicatos... Las diferentes instituciones y agentes sociales convocaron actos en frente de sus sedes y empresas. Varios sindicatos prefirieron sumarse a las del 8-M. Institucionalmente, destacó la concentración a las 10 horas en el Ayuntamiento y la del Parlamento, a las 11. En el pleno hubo ausencias y gestos simbólicos por parte de muchas parlamentarias.

pueblo a pueblo

Desde Tudela a Bera, desde Isaba a Viana. Ayuntamientos y colectivos sembraron toda la geografía foral de diferentes convocatorias con manifiestos y pancartas. Esta dinámica también se extendió los campus e institutos.