Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
CRISIS DE PODEMOS

Los críticos estudian impulsar un nuevo partido si no cambia la actual dinámica de Podemos

Piden a la dirección voluntad para recuperar el proyecto o, si no, asumen que una “plataforma” podría ocupar el “espacio político” que dejarían los oficialistas

Andoni Irisarri | Iñaki Porto - Domingo, 11 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Laura Pérez y Carlos Couso, ayer en la asamblea en la que también estaban Rubén Velasco y Fanny Carrillo.

Laura Pérez y Carlos Couso, ayer en la asamblea en la que también estaban Rubén Velasco y Fanny Carrillo. (IÑAKI PORTO)

Galería Noticia

Laura Pérez y Carlos Couso, ayer en la asamblea en la que también estaban Rubén Velasco y Fanny Carrillo.

PAMPLONA- Los parlamentarios forales críticos con la dirección de Podemos Navarra ven el futuro claro: o se cambia drásticamente el rumbo del partido o habrá que ir pensando en una nueva plataforma (“Un nuevo grupo, un partido, lo que sea”, dudó Carlos Couso) que sea capaz de ocupar el “espacio político” que quedaría libre en las próximas elecciones de 2019 si la formación morada pierde su compromiso con el cambio político y su liderazgo en la agenda social.

Es uno de los principales mensajes que dejó ayer la segunda asamblea abierta convocada por Carlos Couso, Laura Pérez, Fanny Carrillo y Rubén Velasco. Al margen de los cauces internos de Podemos, el sector crítico reunió a alrededor de un centenar de simpatizantes en el Civivox Condestable de Pamplona en un encuentro que dejó varios detalles interesantes. El primero, que parece que la supervivencia del grupo parlamentario (y con él, el de la mayoría del cambio en el Parlamento) parece asegurada. La ruptura del grupo o la expulsión de otros miembros es algo de lo que ayer apenas se habló, con lo que parece un debate superado que no recogió ningún crítico cuando algún presente pidió de nuevo la cabeza de Aznárez, por ejemplo. Otro detalle es que ya todo se formula a futuro: el avance del calendario aprieta todavía más la crisis interna y en el horizonte de todos los temas de los que se hablaron estaba el año 2019 y las próximas elecciones forales.

Así se entiende que los críticos centrasen buena parte de la asamblea en llamar a reflexionar profundamente sobre hacia dónde está llevando la actual dirección al partido, y de lo que se estaría perdiendo por el camino en forma de votantes desencantados con un proyecto en crisis. Por eso los críticos lanzaron una reflexión que sonó casi a ultimatum: o Podemos vuelve a ser un partido “transparente, con democracia interna, donde las diferencias se dirimen con métodos democráticos” o tendrá que ser otra plataforma o partido el que ocupe en 2019 “el espacio político” que habría quedado huérfano. Y eso que, a tenor de la asamblea de ayer, tampoco los críticos confían mucho en que Podemos se pueda recuperar. Para Couso, la línea oficial se ha “burocratizado” y “con su torpeza y ansia de poltronas han decidido cargarse a medio partido”, convirtiendo Podemos en “un páramo de despidos y expedientes donde se elimina al discrepante”, según Pérez.

asamblea de inscritosAun así, algún margen pensarán que existe si pidieron que se vuelva a reconstruir el “Podemos fuerte con espacio propio”. Para ello, la ex secretaria general pidió que el propio partido reivindique todo lo que se ha hecho en el Parlamento y que, sobre todo, la dirección incorpore las peticiones que trasladó el grupo a la ejecutiva, y que fueron rechazadas “pidiéndonos además las actas”. “Pedimos que se renuncie a la polémica y que hagamos debates internos, que se integren candidaturas en el consejo ciudadano, que haya fluidez entre el grupo parlamentario y el consejo pero respetando la autonomía parlamentaria, y que se redacte un reglamento que no sea restrictivo con derechos fundamentales”. La última propuesta fue la más interesante: “También que se celebre una asamblea presencial de todos los inscritos para debatir y trazar un calendario de cara a 2019”. Es una medida que, además, al final de la sesión refrendaron las bases con una votación simbólica, sin valor, pero que evidencia que la propuesta tiene apoyo.

Pero si la dirección siguiese “con las purgas del manual estalinista” y los expedientes, Couso consideró que quizá “haya llegado el momento de hacer una apuesta por el cambio social para el que se necesita un grupo, un partido, el que sea, que impulse con fuerza lo que me temo que el actual Podemos no va a hacer”. Fue la primera afirmación en ese sentido, que luego completo Laura Pérez al afirmar que “si Podemos deja de ser Podemos habrá que inventar las maneras para que el cambio se revalide en 2019 con un partido de políticas rupturista y de abajo a arriba capaz de romper con el régimen”. Eso sí, a opinión personal de Couso, “justa o injustamente” los protagonistas de esta crisis van a salir “calcinados políticamente”, por lo que no podrían encabezar ninguna alternativa, sino dejar paso a “caras renovadas” en una “plataforma política consensuada”.

Más sobre Navarra

ir a Navarra »

Últimas Noticias Multimedia