El amor de Van Gogh por Japón, apuesta primaveral de su museo en Ámsterdam

El centro expone 60 pinturas del artista holandés junto a grabados japoneses

Imane Rachidi - Jueves, 22 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Amsterdam- El Museo Van Gogh de Ámsterdam acoge una exposición internacional de 60 pinturas del artista holandés junto a grabados japoneses, que reflejan el amor y la influencia que el arte japonés tuvo en la obra del pintor postimpresionista durante sus últimos años.

“Van Gogh se fijó mucho en el arte japonés, sobre todo en la segunda parte de su vida artística. Supo mezclar varios tipos de pintura en un solo cuadro. En 1886, compró una colección japonesa al completo. Esa admiración por Japón es la base de esta exposición”, explicó ayer Louis van Tilborgh, comisario del museo.

Esta exposición, que abre sus puertas al público este viernes y se podrá visitar hasta el 21 de junio, ha necesitado cinco años de preparación y acoge un total de 60 dibujos y cuadros de Van Gogh junto a 150 de un total de 660 láminas que el pintor holandés adquirió cuando comenzó a idealizar Japón.

Lo que más admiraba Van Gogh de los estampados coloridos, tan característicos del arte japonés, eran las composiciones poco convencionales, los planos grandes en colores brillantes y el enfoque en los detalles de la naturaleza. Aprendió a mirar al mundo “con un ojo más japonés” e hizo “pinturas como grabados japoneses”, explica el museo, y eso le llevó a trabajar cada vez más en el espíritu del ejemplo oriental, con énfasis en una paleta colorida y audaz.

Según apuntó el director del museo, Axel Rüger, el pintor “copiaba” en sus principios de otros grabados japoneses, pero “lo que importa de ello es analizar cómo Van Gogh observaba, admiraba para más tarde absorber ese arte” que terminó por determinar sus últimas obras.

La conservadora holandesa Nienke Bakker explicó que fue Francia la que “cambió el carácter” de la obra de Van Gogh e inició ese “furor” por lo japonés. En la segunda mitad del siglo XIX, lo japonés también estaba de moda en París y los diferentes pintores comenzaron a descubrir ese “mundo exótico”, lo que llevó a muchos a lanzarse a explorar la naturaleza para reflejar el arte japonés. Bakker considera que lo reflejado en las pinturas de Van Gogh reflejan “lo que él entendía por Japón” pero que en realidad era una imagen muy idealizada en una etapa en la que el artista “estaba molesto con la humanidad y con el mundo”. Una decepción con la vida provocada por una fuerte discusión con el también pintor postimpresionista Paul Gauguin, en diciembre de 1880, que le llevó además a cortarse su oreja izquierda, como quedó reflejado en dos famosos autorretratos. Precisamente una de las grandes atracciones de la muestra es uno de esos dos cuadros, el Autorretrato con la oreja vendada (1889), que no había abandonado la Courtauld Gallery de Londres desde 1930.

Más sobre Cultura

ir a Cultura »

Últimas Noticias Multimedia