“Los salarios tienen que subir"

La patronal descarta el salario mínimo en convenio de 1.000 euros que piden los sindicatos

Garamendi, vicepresidente de la CEOE, ve “casi imposible” firmar una subida mínima del 3,1%

Martes, 27 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Antonio Garamendi, presidente de la patronal de las pymes (Cepyme) y vicepresidente de la CEOE.

Antonio Garamendi, presidente de la patronal de las pymes (Cepyme) y vicepresidente de la CEOE. (EFE)

Galería Noticia

Antonio Garamendi, presidente de la patronal de las pymes (Cepyme) y vicepresidente de la CEOE.

“Los salarios tienen que subir, pero cada empresa deberá ir adaptándolos en función de sus posibilidades” “Puede existir brecha salarial, no desigualdad, que es un problema no de la empresa sino de la sociedad ”

madrd- El presidente de la patronal de las pymes (Cepyme), Antonio Garamendi, ve necesario un acuerdo marco salarial de los interlocutores sociales para apoyar la imagen de estabilidad de España, pero asegura que “no van a poder firmar” un salario mínimo en convenio de 1.000 euros como piden los sindicatos.

Garamendi reflexiona sobre la negociación entre las patronales CEOE y Cepyme y los sindicatos UGT y CCOO para IV Acuerdo Estatal de Negociación Colectiva (AENC), para lo que inicialmente se dieron de plazo hasta Semana Santa.

A juicio del también vicepresidente de la CEOE, es fundamental tener en cuenta que el 45% de las empresas aún siguen en pérdidas y son fundamentalmente pequeñas, por lo que ve “casi imposible” firmar una subida mínima del 3,1%, ni aceptar el salario mínimo en convenio de 1.000 euros mensuales que proponen los sindicatos.

“Si pones un suelo tan alto, lo que consigues es que no se genere empleo”, dice Garamendi, que reconoce que los salarios tienen que subir, pero que cada empresa tendrá que ir adaptándose en la medida de sus posibilidades.

También ha descartado asumir otra de las reivindicaciones de los sindicatos, la cláusula de garantía salarial, que fue el principal escollo para lograr un acuerdo el año pasado.

Se trata de una “cláusula del siglo XIX” y “es perversa”, porque “perjudica a la empresa y, en definitiva, a los trabajadores”, asegura, al tiempo que explica que esta revisión salarial en función de la inflación puede obligar a las empresas a incrementar sus costes a fin de año, lo que podría llevarlas a pérdidas.

Añade que “son cláusulas que en su día ya se compraron” y se suprimieron de los acuerdos salariales a cambio de otras condiciones.

Para Garamendi el nuevo acuerdo debe contemplar, además de los salariales, otros asuntos como medidas para atajar el absentismo laboral, incidiendo sobre las bajas que son fraude y acelerando el alta médica, cuando así se requiera, utilizando recursos de las mutuas.

diálogoAsimismo, ve necesario que el acuerdo recoja medidas para abordar las transformación del mundo laboral, incidiendo en la formación. “Nosotros estamos abiertos a hablar”, asegura Garamendi, pero añade que “no vale” imponer condiciones “imposibles” para después hacer ver que es la otra parte la que no cede.

Otra negociación abierta, en este caso en el ámbito del diálogo social, es la que mantienen las patronales y los sindicatos con el Gobierno para alcanzar un plan de choque para el empleo, un acuerdo que avanza con lentitud, lo que atribuye a los tiempos de la política, más centrada en las citas electorales. “Nosotros no nos presentamos a las elecciones (...) Si algunos creen que ese es el espacio, yo creo que se equivocan. Tenemos que dejarnos de demagogia y populismo y hablar con tranquilidad de las cosas que preocupan a la sociedad y, una de ellas, es la calidad en el empleo o la formación”, deja claro.

Además, muestra su oposición a algunas de las medidas que se han puesto encima de la mesa, como la planteada por el Gobierno para mitigar la temporalidad a través de un sistema de “bonus-malus”, con el fin de incrementar las cotizaciones por desempleo a las empresas que recurran en mayor medida a la contratación temporal.

Tampoco está conforme con que se endurezca el régimen sancionador para las empresas que celebren contratos temporales sin causa, al tiempo que incide en que la mayor parte del empleo temporal es público y se concentra en la sanidad y la educación. En el sector privado admite que pueden existir casos de abuso de la temporalidad, pero considera que para atajarlo es suficiente con dejar actuar a la Inspección de Trabajo.

Sí que se muestra a favor de abordar medidas de conciliación, como adelantar el fin de la jornada laboral, porque “el tema de horarios se va a poder y se tiene que hablar en muchos casos”, en tanto que tampoco ve dificultades a la hora de que las empresas sean más transparentes con los salarios.

Garamendi aboga por que estos asuntos se pacten en la negociación colectiva, porque “por Ley nos equivocaremos”. No obstante, añade que “puede existir brecha salarial pero no desigualdad” y que es un problema no tanto de la empresa como de toda la sociedad, por lo que considera necesario hablar de la conciliación también “en las casas”.

Aunque dentro de la CEOE son muchos quienes le ven como el sucesor natural de Juan Rosell al frente de la patronal, Garamendi no desvela si optará al cargo en las elecciones que se celebrarán a final de año. - Efe

Últimas Noticias Multimedia