cartas al director

Más oferta de ocio. Sobre el significado del nombre Javier

Viernes, 30 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Mirando al suelo

Comencé con esta reflexión tras leer a Don Nicanor Narbarte Iraola en su libro. Él, después de ver los lugares con la denominación de Javier, lo relacionó con villas romanas. Los nativos, ante la hermosura de estas construcciones, no las llamaron Casanueva, sino por su nombre, Villa, y también por el término Hermosa. Ahí tenemos ya dos de sus tres componentes actuales: el bi y el eder(hermoso, en euskera). Con el tiempo, se añadió la letra J, por lo que fuera, tal vez por quedar el bi de villa como palacio Xala, o por añadirle el casa palacio Hermoso. Ha quedado en casa bila hermosa: Ja-vi-er o Xa-bi-er.

Javier Ros

Es una gozada ver cómo se ha reiventado el que ahora denominamos Espacio Cultural Los Llanos, con nuevo rumbo y nuevas ideas. En el caso de los cines, nos llegan títulos novedosos que están animando al público a acudir. A ello se suma otra oferta de teatro, ópera y otras actividades que esperamos que se mantengan en el tiempo. Además, hemos visto remozar y cambiar de aires a la cafetería, un privilegiado espacio que puede dar mucho juego, tanto en invierno por ser un espacioso lugar a cubierto como en primavera y verano por su cercanía al parque de Los Llanos.

Espero que todos y todas sepamos utilizar bien y apreciar estos mejorados espacios que se nos brindan y darnos cuenta del trabajo que ha supuesto para el Ayuntamiento de Estella-Lizarra rescatar estas instalaciones para la ciudad. Enhorabuena y a disfrutarlas

M.Y.J.

Es una pena que, pese a los esfuerzos que se hacen por mantener limpia la ciudad, sigamos sin llevar a cabo unas mínimas normas de comportamiento para evitar que nuestras calles se vean sucias. De nada sirve que los equipos de limpieza limpien y limpien si luego vamos vecinos y vecinas y no somos capaces por ejemplo de depositar papeles y otros desperdicios en las papeleras y contenedores. ¿Tanto cuesta? Parece que sí. Es una lástima por ejemplo cómo se queda la plaza y calles céntricas en días de mucha afluencia de público. Como dicen las abuelas, no es limpio el que limpia, sino el que no ensucia.

Y otra cuestión aparte son los objetos y utensilios que se depositan en y junto a los contenedores. Pese a las campañas informativas que se realizan al respecto, parece que muchos no se enteran y un día sí y otro también aparecen cosas junto a los contenedores, sillones, colchones, sillas, juguetes y todo tipo de voluminosos que se pueda imaginar. Basta con marcar un teléfono y vienen a recogerlo. ¡Si cuesta más sacarlo hasta el contenedor que llamar. Hagamos un esfuerzo

M. L.F.