Cabanillas celebró un año más la captura de Judas

Pablo Alonso Paz, de 19 años, fue el joven que interpretó el papel del traidor

Lunes, 2 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Los romanos muestran al Judas capturado.

Los romanos muestran al Judas capturado. (Foto: F.P-N.)

Galería Noticia

Los romanos muestran al Judas capturado.

cabanillas- Pablo Alonso Paz, de 19 años de edad, se convirtió ayer en Cabanillas en protagonista de la representación de la captura de Judas que, aunque se realizó sin ningún problema la caída del joven cuando se descolgaba por una cuerda a unos 4 metros de altura hizo pensar en lo peor. Sin embargo se levantó y su huida de los romanos siguió su curso normal.

Pese al frío y el viento de los días anteriores los cabanilleros pudieron disfrutar de un gran día y cientos de ellos llenaron la plaza para seguir de cerca las carreras de Alonso.

En su representación de Judas tuvo que poner en práctica sus mejores artes para tratar de escapar de la patrulla de los romanos, a base de saltos desde balcones, carreras, quiebros, amagos y engaños e incluso secuestrando a alguno de los pequeños que se encontró por el camino.

Las casas de la plaza del Ayuntamiento y los balcones le sirvieron de escondite aunque, finalmente, fue capturado y ajusticiado por los jóvenes romanos que, ya exhaustos, le perseguían.

historiaLa persecución de Judas es un acto organizado por El Santo Sepulcro, uno de los tres pasos de Cabanillas. Su origen se remonta a 1891, fecha en la que se creó dicha cofradía. Esta persecución es el acto de mayor tradición del pueblo sin embargo, en 1963, la organización dejó de funcionar durante 15 años por la oposición de algunos religiosos. Después de muchos trabajos y gestiones, en 1977 volvió a organizarse la cofradía gracias a la iniciativa de los jóvenes del pueblo.

Desde su reanudación, la persecución de Judas se ha mantenido fiel a la tradición y sólo ha sufrido pequeños cambios. Por ejemplo, el acto redujo su escenario a la plaza del pueblo y los romanos empezaron a ir a pie. Antes los personajes recorrían varias calles, e incluso todo un barrio, y por eso usaban los animales para desplazarse. Judas escapaba por los tejados y los romanos, montados en sus caballos, veían por dónde iba y lo perseguían. - F.P-N.

Últimas Noticias Multimedia