El murciano cede la victoria a Amador

El regalo de Valverde

CICLISMO | El murciano, que domina de punta a punta la Klasika de Primavera, cede la victoria a Amador en el doblete del Movistar

César Ortuzar - Lunes, 9 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Amador y Valverde celebran la victoria.Foto: Photogomezsport/L. A. Gómez

Amador y Valverde celebran la victoria.Foto: Photogomezsport/L. A. Gómez

Galería Noticia

Amador y Valverde celebran la victoria.Foto: Photogomezsport/L. A. Gómez

Amorebieta- En uno de los márgenes de Nafarroa Kalea de Amorebieta, la avenida que engulle la meta de la Klasika de Primavera, alguien vocea: “De mayor quiero ser como Valverde”. Quien lanza el deseo bordea los 60 años. Valverde es más joven, aunque en quince días se sitúa en los 38 años. Tal vez el murciano siga ganando a la edad del paisano. Nada parece imposible para Valverde. “Ya va primero. Tirando del pelotón. Ha destrozado la carrera”. El resto, asiente ante la rotundidad del análisis. Eso fue la Klasika de Primavera. Lo que quiso Valverde, que eligió a Andrey Amador como vencedor. Tercero, a diez segundos de la pareja del Movistar, recaló Wilmar Paredes (Manzana Postobón). Amador no sabía lo que era ganar desde 2012. Un desierto de seis años. Valverde es un vergel y en Amorebieta, que es el amo, le regaló la victoria. Valverde podría ser el alcalde del pueblo. Todo el mundo le conoce y le saluda por la calle cuando se fue con el ramo de flores y el trofeo de segundo clasificado. Prefirió no ganar. Un gesto de campeón. Valverde tiene las llaves de la Primavera. Son suyas. Es su hogar.

Por eso, cuando llegó de la mano de Andrey Amador, su compañero de equipo, todos sabían que Valverde, el coleccionista de triunfos, le iba a prestar las llaves del piso al costarricense, que tanto trabaja para sus líderes. Agradecido, Valverde le impulsó al primer escalón del podio para que vea sus dominios desde una habitación con vistas. Al murciano, que agarró la clasificación de la montaña, le vitorearon desde los balcones que se enfrentan al escaparate de los vencedores. Los aplausos ahogaron la megafonía. Uno se lo imagina en un balcón leyendo el pregón de fiestas de Amorebieta. “Está claro que él se lo ha merecido”, subrayó Valverde, “contento” por ver feliz a Amador, tantas lunas sin paladear la gloria. El alimento de Valverde.

Aunque el pregón lo dio tras los fastos, el chupinazo lo lanzó antes el murciano. Sin necesidad de abrir la boca. Valverde habla con las piernas, aunque una de ellas se le astilló en el Tour de Francia. “Me arreglaron la rótula, pero si no tienes condiciones…”, dijo el genio de Las Lumbreras cuando enfatizaron su recuperación. Cuando parecía que aquello le sacaría del ciclismo o le dejaría cojeando, Valverde se lanzó al sprint, como esos chiquillos que no atiendan a nada salvo a su instinto cuando se suben a una bicicleta. Valverde conserva intacto el espíritu infantil y juguetón. Es su marca registrada. Como la del Movistar con la clásica de Amorebieta, de la que se ha adueñado. Amador sumó el cuarto triunfo consecutivo.

CLARO DOMINIO La Primavera es propiedad privada del Movistar, el único equipo WorlTour en la parrilla de salida de la prueba vizcaina en su 64ª edición, que recuperó el perfil clásico para tejer un trazado de 172 kilómetros. Eso le da realce a la carrera, pero ahuyenta las opciones del resto, que saben que el destino está escrito. Lo intentaron aún así desde la Fundación Euskadi, el Caja Rural o el Euskadi-Murias en un recorrido que recuperó el aroma de siempre. Hubo una escapada, en la se destacaron Peio Goikoetxea (Fundación Euskadi) Gonzalo Parra (Caja Rural), Jordan Parra (Manzana-Postobón) y Artem Samolenkov (Lokosphinx).

Fueron los fuegos de artificio previos al desfile del Movistar, que desenrolló la alfombra roja cuando le apeteció. Esperó a la última vuelta al circuito, la que siempre define y se abalanzaron hacia Amorebieta. Amador y Valverde se hermanaron en Muniketa y de ellos se supo en meta tras atravesar Autzagane. Apuntalada la Klasika, solo quedaba tachar kilómetro. Se relevaron con entusiasmo. Viajaban sombre un disecar, de la mano Valverde y Amador. No dejaron que nadie les sombreara la foto de familia. Valverde se colocó en un segundo plano y dejó que Amador elevara los brazos y abriera de par en par la sonrisa. También sonrió Valverde, satisfecho de su entrenamiento por el bidegorri de la Klasika de Primavera. Se despidió de su pueblo raudo para preparar otras clásicas, la que esperan el flechazo de Valverde después de elegir a Andrey Amador como vencedor. Fue su regalo.

Klasika de primavera

Clasificación

1. Andrey Amador (Movistar) 4h06:11

2. Alejandro Valverde (Movistar) m.t.

3. Wilmar Paredes (Postobón) a 0:10

4. Carlos Betancur (Movistar) m.t.

5. Dmitry Strakhov (Lokosphinx) m.t.

6. Gustavo César Veloso (W52) m.t.

7. Nicholas Schultz (Caja-Rural) m.t.

8. A. Evtushenko (Lokosphinx) a 0:26’

9. Sergio Higuita (Postobón) a 0:30’

10. Bernardo Suaza (Postobón) m.t.