La biblioteca de Barañáin se llamará María Luisa Elío

La localidad rinde así homenaje a la autora “en el pueblo que fue objeto de su cariño”

Miércoles, 18 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

barañáin- La Biblioteca Pública de Barañáin será bautizada mañana con el nombre de María Luisa Elío en un acto que se celebrará a las 18.30 horas. Ayuntamiento y biblioteca cumplen así “el objetivo de homenajear la figura de esta excelente escritora y cineasta originaria de Barañáin y restaurar su memoria en el pueblo que fue objeto de su cariño”.

El acto contará con la presencia de la alcaldesa Oihaneder Indakoetxea y la edil de cultura, Ainhoa Oyaga. Belén Otxotorena y Aurora Moneo leerán algunos textos de la autora y el escritor Eduardo Mateo Gambarte impartirá una conferencia sobre María Luisa Elío y presentará la biografía sobre la que él mismo considera la mejor escritora navarra del siglo XX. Además, el viernes (20.00 horas en la biblioteca) se celebrará el recital poético musical Versos de exilio y de nostalgia, a cargo de la Asociación Navarra de Escritoras y Escritores.

elío y barañáinMaría Luisa Elío Bernal (Pamplona, 17 de agosto de 1926-México, 17 de julio de 2009) de nacionalidad Mexicana y española, fue escritora, actriz de teatro y de cine enmarcada dentro del mundo de las personas exiliadas republicanas en México.

En 1970, el año de su regreso a Pamplona, nada más bajarse en la estación de tren escribió: “El azoramiento y la emoción no le dejaron ver su querido Barañáin mientras pasaba por debajo de él”. También relató con nostalgia su experiencia infantil entre 1926 y 1936 en Barañáin, y dejó con su testimonio la descripción más antigua de la localidad y su vida: “El camino de Barañáin, tanto por Iturrama como por el llamado camino de Barañáin, era una sucesión de huertas familiares, casas con nombre propio, chales familiares o no tan familiares con altas tapias y puertas de mirillas. Ya alguna nueva fábrica iba jalonando aquel camino… Y por esos caminos me vienen a la memoria las llegadas a Barañáin… en el pueblo, teníamos la casa que estaba junto a la iglesia adonde íbamos a pasar el día o la tarde… a veces íbamos en carrozas tiradas por briosos caballos”.

También escribió que “el recuerdo de Barañáin es imborrable, maravilloso, nostálgico. No encuentro palabras y aunque quisiera no podría explicar mis emociones al recordarlo… mi mayor felicidad, en la época de la trilla, era subirme a un trillo cuando estaba dando vueltas sobre la era, subirme a un carro lleno de hierba…”. - D.N.