Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
La otra crónica

Menos mal

Por Javi Gómez - Lunes, 23 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

apareció Osasuna en Alcorcón con la necesidad de refrendar el discurso de esperanza de que la posibilidad de entrar en el play offaún era posible. Y menos mal que el partido era una final. Ese era el discurso, pero, como ya es habitual, no se vio reflejado en el césped. Osasuna pasó, y nunca mejor dicho, 90 minutos en tierras madrileñas incómodo, desdibujado y a merced de un equipo que sí demostró la necesidad que tenía. Solamente su bisoñez en los últimos metros permitió a Osasuna llevarse un empate del Municipal de Santo Domingo.

El punto sirve para poco más que alimentar las matemáticas, que cada vez dejan menos espacio para especular con una resurrección, pero deja el alma rojilla otra vez sin alimento para la ilusión. El cambio de sistema de Diego Martínez no funcionó lo más mínimo de entrada. Nono (por ponerle un punto de humor, qué bien habría encajado en aquella plantilla con Nino, Nano y Sisi) se hizo amo y señor de la parcela de tres cuartos ofensiva local y provocó todos los dolores de cabeza del mundo al medio campo y a la defensa de rojilla.

El entrenador de Osasuna rápidamente cambio de sistema, cuando apenas se llevaba media hora de partido, y el equipo se rearmó lo suficiente para llegar al descanso sin encajar. Lo mejor era el resultado.

Las sensaciones que lleva proyectando el equipo no invitan al optimismo, aunque las matemáticas dicen que aún tiene opciones

Y lo peor es que en la segunda parte Osasuna no dio indicios de jugarse nada, mucho menos una final. Una ocasión de Quique que sacó el defensa es el bagaje ofensivo rojillo en todo el partido. Le sigue una falta de Torres, directa a puerta cuando era un libre indirecto, y poco o nada más.

El Alcorcón apretó y lo intentó, sin mucho acierto, pero por lo menos dio sensación de jugarse algo. Osasuna, que siempre se ha caracterizado por apretar los dientes, ni siquiera lo intentó a la desesperada,

Nada de donde rascar. Menos mal que era un partido de vital importancia, ya que no dio sensación de esto ni mucho menos. Osasuna está en medio de un bloqueo brutal y no tiene pinta de remedio salvo giro de los acontecimientos.

El proyecto aún tiene salva matemática, ya que los play offno están muy lejos, pero lo cierto es que las sensaciones que lleva proyectando el equipo, tanto física como anímicamente, no invitan al optimismo. Y entonces habrá que ver cuál es el nuevo discurso desde el club, donde ojalá se den cuenta de que la vuelta a los orígenes debería ser paso obligado para el resurgir deportivo.

Más sobre Osasuna

ir a Osasuna »

Últimas Noticias Multimedia