Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Mirar a los ojos

Fermin J. Gorraiz - Viernes, 4 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 12:16h

Hoy se ha leído con toda solemnidad la sentencia sobre lo que se ha llamado el juicio a “la manada”. Supongo que como a mí me ha pasado, a tod@s vosotr@s os pasará igual: conforme pasan las horas los sentimientos que van llenando vuestro interior no son muy agradables. Y conforme van pasando las horas son más las preguntas que me surgen y pocas de ellas hallan respuesta.

No me he quedado con los nombres de las personas que de una manera u otra han intervenido en todo esto. Pero mira uno sí. He oído que uno de los abogados de “la manada” es Becerra. Ya me he enterado por qué lo de “la manada”. Si les defiende Becerra… Parece que iban a una becerrada.
Tampoco he hecho grandes esfuerzos por retener ningún nombre, no sé si son dignos de tal esfuerzo. El juez que con toda solemnidad ha leído la sentencia, y quienes les han ayudado ha redactarla, ¿tienen familia? ¿cómo van a mirar a la cara de, en su caso, su madre, su compañera, su esposa, su hija? O, como hoy al leer la sentencia, no miran a los ojos de nadie. AH! Que la justicia no ve, no mira, tiene los ojos vendados. Así será con personas tan duchas en leyes.

Pero no dejo de imaginarme la escena. Al llegar a casa, después de la faena hecha, quien más quien menos se encuentra a alguien. A veces hay un beso, un abrazo, un saludo de cariño un “¿qué tal el día?” Después de sentenciar solemnemente que no hubo agresión ni violencia sexual, ¿cómo se contesta a una pregunta así?
No os lo he dicho. Soy profesor de Filosofía en un instituto. Cuando explico el pensamiento de alguien me gusta conectarlo con algo que haya salido en los medios. Estos días estábamos viendo temas de ética y política. Por ejemplo, al abordar el tema de la justicia distributiva les invito a leer desde ahí el debate en torno a las pensiones que estos días está en la calle y en los medios. Sinceramente no sé cómo voy a mencionar la palabra justicia después de esto. Seguro que alguien me los saca. Seguro que alguien me va a preguntar: A ver. 9 años por vejar y abusar sexualmente. ¿Pasará algo así con los jóvenes a los que se les pide tantos años por pegar en un bar a unos guardias civiles?

¿Y qué les digo?

Se nos pide que como profesores eduquemos en valores. Por favor, ya basta. Lo que pasa a diario a nuestro alrededor no nos ayuda nada. Como voy a transmitir cierta esperanza de que es posible una convivencia mejor si entre tod@s buscamos fundamentarla en valores morales en medio de este paisaje de tanta arbitrariedad, de tanta doble moral y justicia a la carta de quien la maneja para controlar protesta o disenso, o para ocultar podredumbre moral. ¿Tengo que hacer una lista? No hace falta.



Herramientas de Contenido