Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Mesa de Redacción

Siempre a lo peor, chantaje ventajista

Por Joseba Santamaria - Viernes, 11 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

No deja de ser otro absurdo político el chantaje de UPN a Rajoy de negar sus dos votos para aprobar los Presupuestos del Estado si acepta la propuesta de la presidenta Barkos y del lehendakari Urkullu de crear una mesa con representantes de los tres gobiernos para analizar el final de las políticas penitenciarias de excepción tras a disolución de ETA. Es ventajista utilizar ahora la fuerza política de esos dos votos para esta cuestión institucional y legal cuando en las negociaciones sobre los Presupuestos los logros obtenidos del PP han sido una año más muy residuales para los intereses de Navarra. Sacar pecho ahora con esta cuestión es una chabacana búsqueda de protagonismo político en Madrid a costa de tu propio socio político. Y también es poner obstáculos más que cuestionables política y legalmente en el camino para terminar con una dispersión injusta que pena con miles de kilómetros de viajes a personas que no han cometido delito alguno. Otra salida de tono a la desesperada que antepone sus intereses partidistas a la opinión mayoritaria de la sociedad navarra. La dispersión es una excepcionalidad legal anclada en la excusa de la lucha contra ETA que una vez desaparecida ETA no tiene argumento alguno que la sostenga. Seguramente Esparza desconoce lo que dice la ley al respecto: la legislación penitenciaria avala que el lugar de cumplimiento de la condena se lleve a efecto en centros penitenciarios próximos al domicilio de la persona presa. Algo que los propios dirigentes de UPN han defendido en público durante años si ETA se disolvía. Las hemerotecas también dejan en este tema en evidencia la poca consistencia del discurso actual de Esparza. El acercamiento de los presos no es ningún beneficio ni ninguna concesión, simplemente supone levantar un castigo añadido a la condena de más que dudosa legalidad democrática y constitucional. Haría mejor Esparza en defender los intereses generales de Navarra con más efectividad de lo que ha hecho hasta ahora en Madrid.

Herramientas de Contenido