mancomunidad de la comarca de pamplona

Aval político en la MCP al plan que apuesta por llevar las basuras a Imárcoain y fijar compensaciones

Se autoriza a Ayesa a abrir negociaciones con el apoyo de todos los grupos salvo UPN y Aranzadi

El alcalde del valle cuestionó ayer el estudio de ubicaciones y pide clarificar las indemnizaciones

Ana Ibarra / Iban Aguinaga - Miércoles, 16 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

La cuarta fase de la Ciudad del Transporte.

La cuarta fase de la Ciudad del Transporte. (Iban Aguinaga)

Galería Noticia

La cuarta fase de la Ciudad del Transporte.

pamplona- El órgano de gobierno de la Mancomunidad en el que están representados todos los grupos políticos dio ayer el visto bueno al plan de residuos en el que el ente comarcal apuesta por los terrenos de Imárcoain, en la cuarta fase de la Ciudad del Transporte, para llevar a cabo la nueva planta de tratamiento de basuras. El acuerdo (apoyado por 12 votos de 17: EH Bildu con 5, 2 de Geroa Bai, 2 de grupos independientes, 1 de representante de Olza más I-E, 1 de PSN, 1 de Elkarrekin, 1 del PSN) contó con el voto en contra de UPN (son 4) y la ausencia de Aranzadi (1), también crítico. Teniendo en cuenta el informe técnico sobre ubicaciones de la planta de tratamiento (el que señala que Imárcoain es el mejor puntuado entre siete emplazamientos), el acuerdo faculta al presidente de la MCP y al gerente de SCPSA a iniciar las “actuaciones necesarias para la aprobación y ejecución de las infraestructuras previstas de tal manera que esta labor desemboque en los debidos acuerdos del Consejo de Administración de SCPSA”.

El compromiso es apostar por las líneas de trabajo que se han definido desde el grupo de residuos en materia de separación en origen, recogida y tratamiento de residuos con sus diferentes medidas. El presidente de la MCP, Aritz Ayesa, valoró ayer positivamente el trabajo llevado a cabo por todos los grupos de la MCP, “un trabajo común al que precede año y medio de trabajo, y en el que nos han apoyado todos los grupos salvo UPN”. A partir de ahora queda pendiente abrir negociaciones con Gobierno de Navarra y las entidades locales afectadas. Ayesa no menciona a Elorz porque, asegura, “no sabemos donde vamos a acabar, es importante establecer las compensaciones que tienen que recibir los municipios que soporten este tipo de infraestructuras, y ahí está la Ley de Residuos (7 de junio) que recogerá este guante y nosotros queremos trabajar con el Ayuntamiento que reciba esta planta. Desde el principio hemos defendido la necesidad de llegar a acuerdos”.

Cabe recordar que el mismo grupo de residuos acordó que se estudien compensaciones , y se rechace el uso de un Plan Sectorial de Incidencia Supramunicipal. Los terrenos de la cuarta fase de la Ciudad del Transporte (un PSIS) pertenecen a Nasuvinsa, y el 1 de enero de 2023 finaliza el plazo para verter en Góngora.

Desde UPN se argumentó que si bien se está de acuerdo con el trabajo realizado por el grupo de residuos, se llega “tarde” y, por otro lado, no se ha atado un acuerdo con el municipio afectado. Por parte de Aranzadi, Armando Cuenca no apoya la gestión en materia de residuos de la MCP y que fue uno de los motivos por los que “votamos en contra de los presupuestos”. No comparten la ubicación de la planta, la inversión y el modelo de gestión no acorde, dijo, con las 3R (reducir, reciclar y reutilizar).

Desde el Valle de Elorz, su alcalde, Alberto Ilundáin (Queremos Noáin), cuestionó ayer los “criterios y conceptos” utilizados para armar el estudio de alternativas. “No tenemos proyecto ni maqueta, es una cuestión de fe que va a ser una planta del siglo XXI. Es importante que cualquier municipio sepa las indemnizaciones que va a recibir y que debían ser, como mínimo, con la misma rentabilidad económica que otra empresa privada. Puede que algún municipio de la lista se ofreciera voluntario... En el valle ya hemos sufrido muchas imposiciones y diferentes PSIS”, subrayó ayer tras una reunión con los concejos.