El proyecto ERSISI acompaña a 100 personas en Sakana

El objetivo es facilitar el empleo a los colectivos más vulnerables

Busca la intervención conjunta del sector público y del privado

Nerea Mazkiaran - Viernes, 25 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Miguel Ángel Jorge, Loli Gutiérrez, Javier Artetxe, Javier Paz, Paz Fernández, Esther Calleja, Arantxa Erbiti, Crisitina Irisarri, Susana Mendinueta, Marta Lasterra, Jone Gastaminza, Patxi Tuñón y Luis Campos, ayer en el encuentro celebrado en Arbizu.

Miguel Ángel Jorge, Loli Gutiérrez, Javier Artetxe, Javier Paz, Paz Fernández, Esther Calleja, Arantxa Erbiti, Crisitina Irisarri, Susana Mendinueta, Marta Lasterra, Jone Gastaminza, Patxi Tuñón y Luis Campos, ayer en el encuentro celebrado en Arbizu.

Galería Noticia

Miguel Ángel Jorge, Loli Gutiérrez, Javier Artetxe, Javier Paz, Paz Fernández, Esther Calleja, Arantxa Erbiti, Crisitina Irisarri, Susana Mendinueta, Marta Lasterra, Jone Gastaminza, Patxi Tuñón y Luis Campos, ayer en el encuentro celebrado en Arbizu.

arbizu- Si bien estos últimos años ha descendido de manera notable la tasa de desempleo en Sakana hasta situarse en torno al 10%, todavía hay un importante número de personas que tienen dificultades para acceder al mercado laboral, sobre todo mujeres. Y es que el retrato robot de la persona en paro de larga duración esboza a una mujer mayor de 45 años y con estudios primarios. A finales de 2017, el 69% de las personas demandantes de empleo en la comarca eran mujeres mientras que al principio de la recesión económica representaba el 55,4%. Son datos aportados ayer en Arbizu en un desayuno empresarial promovido por el departamento y la Mancomunidad de Servicios Sociales de Base así como otros agentes locales para informar sobre el programa Ersisi.

Se trata de una iniciativa piloto puesta en marcha en Sakana occidental y Tudela que cuenta con el apoyo de la Unión Europea para la intervención conjunta del sector público y del privado para facilitar el empleo de los colectivos más vulnerables. “Queremos activar a las personas, romper esa sensación de que no pueden trabajar”, señaló Patxi Tuñón, director general del Observatorio de la Realidad Social, Planificación y Evaluación de Políticas Sociales. “Se trata de acompañarles para que acceden al mercado laboral, a través de la integración de servicios sociales y del Servicio de Empleo articular mecanismos con el fin de que esta atención sea individualizada y completa”, explicó.

El proyecto Ersisi se puso en marcha en septiembre del pasado año destinado a 100 personas en la zona de Altsasu y 400 en Tudela. Finalizará en mayo de 2019. “Van entrando por grupos. Hay gestores de casos que realizan ese acompañamiento. Elaboran una evaluación, un diagnóstico y a partir de ahí se les da acciones a la carta. Hay personas que ya están trabajando”, destacó Tuñón.

Por otro lado, Paz Fernández, directora gerente del Servicio Navarro de Empleo, y Gema Mañú, directora general de Inclusión y Protección Social dieron a conocer a los empresarios y agentes sociales los incentivos al empleo de las personas perceptoras de renta garantizada, con ayudas de hasta 1.000 euros mensuales .


GRUPO DE TRABAJO En este primer desayuno empresarial también se presentó el grupo de trabajo formado por el Servicio Navarro de Empleo, Mancomunidad de Servicios Sociales de la zona de Altsasu, la Asociación de Empresarios de Sakana, la Agencia de Desarrollo de Sakana y Cederna Garalur cuyo objetivo es favorecer la inserción sociolaboral de las personas que encuentran más obstáculos para acceder al mercado de trabajo. En Sakana, seis de cada diez personas llevan en paro más de un año y también se requiere una especial atención al colectivo de jóvenes que provienen del fracaso escolar, según explicaron ayer.

Últimas Noticias Multimedia