¿Imposición del euskera?

Por Gerardo Luzuriaga - Viernes, 1 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El año pasado una parte de los navarros organizó una manifestación por los símbolos que usa el Gobierno de Navarra, este año han dado un paso adelante y se van a manifestar por la imposición del euskera por parte del Gobierno navarro.

No entendí la del año pasado, y mucho menos entiendo la de este año.

Respeto y acepto que los que así lo crean se manifiesten, están en todo su derecho. Pero a los que acudan a la manifestación les animaría a reflexionar sobre este tema. Soy consciente de que cualquier tema, cualquier asunto, por sencillo que parezca, según dónde estés se ve de una manera u otra. Pero analicemos la cacareada imposición del euskera en Navarra.

Navarra cuenta con 23.000 funcionarios, solo a 148 funcionarios se les pide conocer el euskera. ¿Con estas cifras se puede concluir que el euskera se impone en Navarra?

Para algunos oír hablar en euskera lo asimilan a imposición. La realidad es que el Gobierno de Navarra no ha impuesto el euskera en ningún lugar, ni tampoco en la Administración como nos quieren hacer ver.

Este tema del euskera es un tema espinoso y difícil de tratar. Es un tema que tiene dos planos. El legal, el oficial, es decir las leyes, y el popular, el que se vive día a día.

El legal es claro y está escrito. El euskera es una lengua oficial. Por lo que las/los navarras/os estamos amparados en las leyes. Y no es un capricho el conocer o no conocer el euskera. Tenemos unos derechos que la Administración, el Gobierno de Navarra se tiene que encargar de que se puedan ejercer.

El plano del día a día. Los que no conocen el euskera, los que no hacen nada por conocerla, los que impiden que sus hijos se eduquen en euskera, siempre les parecerá que aunque no se esfuercen, aunque no conozcan el euskera, tienen que tener los mismos derechos y las mismas oportunidades que los que la conocen. Y es este el único argumento, por cierto falso, que esgrimen. Para los que no saben euskera, los que no lo piensan enseñar a sus hijos este argumento les parece válido, y lo entiendo, si no oyes más que esto, si el resto no te importa, al final te convences de que te están imponiendo algo con lo que no estás de acuerdo, y eso sí que es verdad, es que tú no estás de acuerdo en que el euskera sea una lengua oficial;pero de ahí no se puede falsear la realidad y decir que el Gobierno de Navarra está imponiendo el euskera.

Entiendo a muchos manifestantes, pero no entiendo a los convocantes. Y entiendo a muchos manifestantes porque creo que se manifiestan sin haber analizado la cuestión, como ocurre en cientos de casos. No puedes estar a la última, y es más sencillo quedarte con lo superficial y con lo que te llega día a día, especialmente si te llega de los partidos políticos de tu confianza y por las circunstancias que sean te beneficia. Los convocantes bien saben que existen unos derechos que se deben cumplir.

En definitiva, UPN, PP, PSN saben que usan argumentos falsos, y que en realidad el Gobierno de Navarra no impone el euskera, ¿cómo va a imponer, con las cifras y el tratamiento que se da al euskera en Navarra? En realidad estos partidos están en contra del euskera y eso sí que es grave, que vayan en contra de su propia lengua, cuando la lengua debería ser algo que nos uniese y apoyase la convivencia entre navarras/os. Triste muy triste, especialmente cuando en vez de atreverse a exponer el caso tal como es, se aprovecha para usar nuestra lengua para tratar de ganar votos y expulsar del Gobierno a los que, de una manera u otra, intentan que el euskera sea una lengua viva y siga existiendo.

Es lícito convocar manifestaciones, es lícito no estar de acuerdo con la legislación, es lícito no querer que el euskera se mantenga en Navarra;pero no es decir una cosa y hacer otra. No se puede estar a favor del euskera e intentar por todos los medios que no se use.

Algo hemos avanzado, a lo largo de la historia el euskera se ha prohibido (1768: Carlos III prohíbe la enseñanza primaria en euskera, 1925: se prohíben los libros de texto, 1940: se prohíbe hablar en euskera en la calle, en los juzgados, comercios, revistas, radio… en definitiva, solo está permitido en las casas y en la iglesia…). Ahora, en 2018, UPN, PP, PSN convocan una manifestación en Pamplona “contra la imposición del euskera”, y no contra su prohibición, aunque en realidad las consecuencias son las mismas y lo que subyace es la supresión y desaparición del euskera en Navarra.

El autor es documentalista