Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Imprimir comida: el futuro está aquí

El centro tecnológico Azti elaborará recetas para un desayuno saludable, que se realizarán a partir de la combinación de tres máquinas ‘del futuro’ como una impresora 3D. El objetivo es que los electrodomésticos preparen solos los menús.

Un reportaje de Ruth Gabilondo - Lunes, 4 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Platos de comida impresos con la impresora 3D de Natural Machines, una empresa de Barcelona que colabora con el centro tecnológico Azti en los desayunos del futuro. Fotos: N.G.

Platos de comida impresos con la impresora 3D de Natural Machines, una empresa de Barcelona que colabora con el centro tecnológico Azti en los desayunos del futuro. Fotos: N.G.

Galería Noticia

Platos de comida impresos con la impresora 3D de Natural Machines, una empresa de Barcelona que colabora con el centro tecnológico Azti en los desayunos del futuro. Fotos: N.G.Platos de comida impresos con la impresora 3D de Natural Machines, una empresa de Barcelona que colabora con el centro tecnológico Azti en los desayunos del futuro. Fotos: N.G.Platos de comida impresos con la impresora 3D de Natural Machines, una empresa de Barcelona que colabora con el centro tecnológico Azti en los desayunos del futuro. Fotos: N.G.Platos de comida impresos con la impresora 3D de Natural Machines, una empresa de Barcelona que colabora con el centro tecnológico Azti en los desayunos del futuro. Fotos: N.G.Platos de comida impresos con la impresora 3D de Natural Machines, una empresa de Barcelona que colabora con el centro tecnológico Azti en los desayunos del futuro. Fotos: N.G.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

Imaginen que suena su despertador a las 7.00 horas de la mañana de un lunes, cogen el móvil que tienen en la mesilla, abren una aplicación, le dan al ok, se van a la ducha, se preparan, despiertan a los niños y cuando llegan a la cocina, una impresora 3D ha elaborado casi por arte de magia un desayuno nutritivo y saludable para toda la familia. El sueño de cualquiera que suena a ciencia ficción está más cerca de lo que muchos puedan pensar. De momento, los prototipos ya están desarrollados y el año que viene todo indica que esta tecnología estará ya en restaurantes y hoteles. El centro tecnológico vasco Azti forma parte de este proyecto, que podría revolucionar el sector alimentario y hacer la vida mucho más fácil a las familias.

Esta idea, que fue presentada a mediados de abril en la feria alimentaria de Barcelona, forma parte de una iniciativa europea denominada EIT Food, en la que trabajan centros de investigación y tecnológicos como Azti, universidades y empresas de toda Europa. Dentro de este paraguas, el centro tecnológico vasco vislumbró la posibilidad de intentar diseñar una solución para que el consumidor desayunara de forma fácil, sin perder demasiado tiempo, alimentos saludables y nutritivos.

Así, se juntó con tres startups europeas -una catalana, una andaluza y una suiza- y con una empresa belga de ingredientes y se puso manos a la obra. Estas startups están desarrollando electrodomésticos del futuro, como una impresora 3D de alimentos, un robot inteligente para cocinar al vacío y a baja temperatura y una máquina para hacer tortillas mexicanas de manera automática. Es decir, como una Nespresso, pero en lugar de café, elabora tortillas a partir de unas cápsulas.

La pretensión es que los primeros prototipos de estas máquinas comiencen a comercializarse el año que viene. De aquí a diciembre, Azti va a desarrollar diferentes menús de desayuno equilibrados, tanto para niños, como para adultos y personas con alguna intolerancia, que elaborarán estas tres máquinas. “Lo que queremos hacer es integrar las tres máquinas para hacer un menú de desayuno saludable, también teniendo en cuenta las preferencias específicas de cada zona”, explica Eduardo Puértolas, investigador de Azti del área de nuevos alimentos.

Estas tres máquinas llegarán pronto a la sede de Azti y ahí comenzarán las pruebas para saber qué tipo de recetas son las más adecuadas. “Podremos hacer muchas cosas”, confía Puértolas, inmerso en este proyecto que puede transformar completamente la hora de los desayunos.

Imprimir guacamoleLa impresora de alimentos 3D es quizá la que más llama la atención al consumidor y precisamente la que más impresión causó en la feria catalana Alimentaria. “Si en vez de usar un polímero plástico para imprimir una prótesis de rodilla, usas una mezcla alimentaria, lo que imprimes te lo puedes comer”, resume Puértolas.

Así, un desayuno del futuro podría estar compuesto por guacamole elaborado por una impresora 3D o una tarta con la cara de Darth Vader que resulte atractiva para los niños, tortillas encapsuladas de diferentes sabores y texturas y verduras a baja temperatura, que pierden mucho menos nutrientes que hirviéndolas.

Además, la idea a largo plazo es que estas tres máquinas estén conectadas entre sí y puedan ser controladas de manera remota por el usuario a través de aplicaciones de móvil. “El objetivo de futuro del proyecto es ese. Estar en la cama y mandar una orden a las máquinas o tenerlo programado ya, y mientras te duchas, que los electrodomésticos estén funcionando y haciendo el desayuno”, explica el investigador de Azti.

Y es que esto abre “un campo importante lleno de posibilidades”, especialmente la impresora 3D. No sólo en la elaboración de alimentos, sino también en la forma de compartir recetas que puedan desarrollarse en otras partes del mundo. “Puedes tener una impresora 3D en casa y seleccionar una receta de alguien que la ha hecho en Australia. La puedes bajar y hacerla en casa, o esa persona la puede subir a una plataforma como Amazon y venderla por un euro”, afirma Puértolas.

REBajar los costesPara que esto sea una realidad en un futuro y pueda formar parte de los utensilios de cocina de la mayor parte de la sociedad se debe seguir investigando para abaratar los costes de una impresora 3D. “En cuanto se fabriquen en serie, los costes bajarán”, señala el investigador de Azti.

En este sentido, asegura que las impresoras 3D valían al principio “miles y miles de euros”, un precio que se ha ido reduciendo en los últimos tiempos, porque “se van simplificando”. Al igual que ha ocurrido con los robots de cocina que antes casi nadie se podía permitir o con las aspiradoras que van solas por la casa, quizá dentro de unos años todas las cocinas estén equipadas con una impresora de alimentos.

Últimas Noticias Multimedia