La belleza de la abstracción

El artista cántabro Luis Medina regresa a sus orígenes con ‘Retornos’, una muestra formada por 22 composiciones minimalistas que hablan de la expresión del color y se exponen, hasta el 29 de junio, en la Galería Ormolú.

Un reportaje de Amaia Rodríguez Oroz Fotografía Mikel Saiz - Lunes, 11 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

El artista Luis Medina posa junto a algunos de los cuadros que expone en la Galería Ormolú.

El artista Luis Medina posa junto a algunos de los cuadros que expone en la Galería Ormolú.

Galería Noticia

El artista Luis Medina posa junto a algunos de los cuadros que expone en la Galería Ormolú.

El color y el equilibrio son dos aspectos fundamentales dentro de la obra de Luis Medina que, si bien ha evolucionado con el paso del tiempo, mantiene estas constantes desde los inicios hasta ahora. El artista cántabro, que expuso por primera vez en Pamplona hace ahora dos años, vuelve a la capital navarra con una obra sorprendente en lo referido a su composición, ya que se aleja de la geometría pura que había caracterizado sus cuadros en los últimos años para volver a sus orígenes, a la abstracción. Lo hace, no obstante, sin dejar de lado la composición minimalista y esa búsqueda continua de plasmación de sentimientos y sensaciones. En esta ocasión, como hace dos años, es la Galería Ormolú la encargada de albergar las 22 piezas que conforman Retornos, una exposición que se podrá visitar hasta el 29 de junio y donde se aprecia una combinación y contraste entre los diferentes colores que el artista ha escogido para guiar sus pinturas hacia unas composiciones muy efectivas y llamativas, que espera que sorprendan al público navarro.

La trayectoria artística de Luis Medina ha experimentado una evolución constante desde que el artista empezara a dar sus primeros pasos creativos hace casi veinte años. En todo este tiempo, sus pinturas han paso de la abstracción a composiciones geométricas puras. Ahora, el artista cierra el círculo. “Mi pintura perdió ese aspecto geométrico tan plano cuando pasé del lienzo al papel, y comenzaron a difuminarse los colores y las formas;ahora, he vuelto al lienzo y he descubierto un abanico de posibilidades, nuevamente dentro de la abstracción -señala-. Ahora creo una pintura más intuitiva y no tan acabada”. Para hacer al visitante partícipe de esta evolución, el artista ha traído a Pamplona cinco cuadros pertenecientes a exposiciones anteriores donde se muestra esta geometría plana de la que habla. “Es bueno que el espectador vea de dónde viene y hacia dónde va mi obra, aunque no son cuadros que formen parte de la muestra como tal”, dice.

color, color y más colorEl trabajo de Medina conoció el color cuando el artista visitó una exposición en París y quedó maravillado con el impresionismo francés. “Fue ahí cuando en mis cuadros las formas dejaron de tener importancia para dársela completamente al color”, señala. Aunque pueda parecer que utiliza una paleta muy amplia, Medina se basa de los colores amarillo, azul, rojo, negro y blanco para todas sus obras. “El reto está en conseguir una paleta amplia sin contar con todos los colores en ella”, señala, aunque admite que esto es “un reto personal que puede no ser apreciado siempre por el ojo del espectador”. “Aunque mis cuadros parezcan combinaciones de dos colores, si te fijas tienen todas las variantes de estos dos, algo que se consigue dando capas y capas”, subraya. Además, confiesa que su mayor reto sería “crear una pintura utilizando únicamente un color con todas sus variantes”.

Su condición de ingeniero industrial se aprecia en algunos de sus cuadros, donde “inevitablemente no desaparecen las formas geométricas”, que antes eran más presentes con un dibujo lineal más visible. “En mis exposiciones, siempre hay algún cuadro que presenta las formas geométricas que tanto me han llamado la atención siempre”, dice, para remarcar que ahora “estas formas han dado paso a composiciones más intuitivas”.

engañosa sencillezEn más de una ocasión, cuenta Medina, se ha señalado que sus cuadros presentan una engañosa sencillez, pues detrás de cada lienzo hay muchos bocetos, líneas, ángulos rectos, tintas puras y capas y capas de pintura superpuesta. “Al intentar llegar a uno o dos colores finales, elimino muchas formas a través de las capas de las que voy dotando a los cuadros, en los que siempre pretendo transmitir emociones desde una composición equilibrada desde el punto de vista técnico que siembre en el espectador una sensación de tranquilidad”, sostiene.

El artista, que se siente muy cómodo dentro de la abstracción, considera que “es imposible” que se mantenga en este estilo mucho tiempo. “Creo que de aquí seguiré dándole una profundidad mayor desde el punto de vista de la abstracción, y veremos a dónde me guía todo esto”, concluye Medina.

Más sobre Cultura y Ocio

ir a Cultura y Ocio »

Últimas Noticias Multimedia