Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El TS condena a un banco a pagar 122.709 € a un navarro por bonos

Revoca un fallo de la Audiencia y dice que la información no fue suficiente para un producto de alto riesgo

Enrique Conde - Lunes, 11 de Junio de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Un cámara graba a las puertas del Tribunal Supremo.

Un cámara graba a las puertas del Tribunal Supremo. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Un cámara graba a las puertas del Tribunal Supremo.

pamplona- La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo (TS) ha estimado el recurso de un inversor navarro, que deberá ser indemnizado con 122.709 euros por la entidad Barclays Bank después de que la misma le encajara dos bonos autocancelables que le generaron importantes pérdidas. Dichos productos son instrumentos financieros de alto riesgo que fueron encajados por lo general a consumidores minoristas que pretendían obtener cierta rentabilidad de sus ahorros y que acabaron sufriendo importantes pérdidas de capital. Así ocurrió en el caso de este empresario navarro, defendido por el abogado Daniel Zubiri, de Zubiri&Zudaire Abogados y al que el Juzgado de Primera Instancia número 5 de Pamplona estimó su demanda, pero al que la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Navarra le quitó la razón. Sin embargo, el cliente recurrió al Supremo que ha revocado esa sentencia de la Audiencia.

Si bien el tribunal navarro destacó que “la información suministrada por el banco fue claramente insuficiente, consideró que el error sufrido por el cliente no era excusable”. Por ello, la Audiencia justificó su decisión en que el demandante era un empresario con gran cualificación profesional, responsable de una empresa dedicada a la alimentación, que la inversión global realizada era importante (300.000 euros) y que el déficit de información era superable de haber mediado una mínima diligencia exigible”.

Sin embargo, el Tribunal Supremo echa ahora por tierra los argumentos del tribunal navarro. Recuerda que la demanda busca la nulidad de la adquisición de dos bonos estructurados por error vicio en el consentimiento prestado. El demandante concertó la compra de un bono autocancelable el 14 de marzo de 2007 por un importe de 120.000 euros y, posteriormente, el 30 de marzo concertó otra adquisición de otro bono por 80.000 euros. Al vencimiento de dichos productos financieros se produjo una pérdida de la inversión realizada de 122.709 euros (71.365 respecto del primero y 51.344 del segundo), por lo que demandó para que se anularan. Según ve acreditado la sentencia del Alto Tribunal, “la entidad bancaria no entregó previamente al cliente fichas o folletos informativos acerca de las características y funcionamiento del producto financiero, pues solo fueron facilitados al abogado del cliente tras las fechas de vencimiento de dichos productos. Las órdenes de compra de los productos financieros adquiridos no contenían información acerca de su caracterización, funcionamiento y riesgos asociados”.

información insuficienteEl Tribunal Supremo entiende que en el presente caso ha resultado acreditado que la entidad financiera incumplió los deberes de información que resultaran exigibles a tenor de la naturaleza compleja de los productos financieros ofertados. Dicho déficit de información, reza la sentencia ahora conocida, resulta determinante tanto para la apreciación del error vicio del consentimiento prestado, como para la excusabilidad del error sufrido por el cliente en la contratación de estos productos financieros”. De esta forma, añade el Supremo, “contrariamente al criterio seguido por la sentencia recurrida (la de la Audiencia navarra), dicho déficit de información no quedó suplido por la mera cualificación profesional del empresario, con un perfil muy alejado de lo que puede considerarse como un inversor experto con conocimientos en estos productos financieros, por el importe de la inversión realizada, por significativa que sea esta y, en su caso, por la diligencia exigible al cliente que, por definición, no es el obligado a prestar dicha información que incumbe directamente a la entidad bancaria”, reza la resolución ahora revocada.

Últimas Noticias Multimedia