Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Ambos en prisión provisional

Dos condenados a 7,5 y 6,5 años de cárcel por violar a una joven en el barrio de San Juan

El tribunal de la Audiencia Provincial es el mismo que enjuició a ‘La Manada’

D.N. - Miércoles, 13 de Junio de 2018 - Actualizado a las 13:08h

Exterior del Palacio de Justicia de Pamplona.

Exterior del Palacio de Justicia de Pamplona. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

Exterior del Palacio de Justicia de Pamplona.

PAMPLONA. La Audiencia Provincial de Navarra ha condenado a penas de 7 años y medio de prisión y 6 años y medio a Juan Pablo Á.G. y Miguel José V.J., de 29 y 24 años de edad respectivamente, por haber violado a una joven a la salida de un bar del barrio de San Juan de Pamplona en mayo de 2016. El tribunal, el mismo que enjuició a La Manada, entiende que el segundo acusado no llegó a consumar la agresión sexual, aunque estima que en este caso concurre la agravante de la ayuda de un tercer varón sin identificar.

El Ministerio Fiscal reclamó en el juicio 12 años de cárcel para cada uno de los acusados, que se encuentran en prisión provisional desde su detención, mientras que la acusación particular solicitó 15 y 12 años, respectivamente. Además de las penas de cárcel impuestas, deberán indemnizar con 35.965,50 euros a la víctima.

El fallo, alcanzado por unanimidad por la Sección Segunda y que puede ser recurrido ante el Tribunal Supremo, considera probado que durante al madrugada del 15 de mayo de 2016 la víctima, que tenía 20 años en aquel momento, y Juan Pablo Á.G. se conocieron en un bar, donde estuvieron bailando. La joven se marchó después a otro local, donde volvió a coincidir con el mismo varón, con el que salió al exterior, donde la agredió sexualmente entre unos coches aparcados.

La resolución señala que momentos después se personó en el lugar Miguel José V.J., quien iba acompañado de otro varón sin identificar, que intentó violar igualmente a la joven, a la que conocía previamente. Como consecuencia de estos hechos, la víctima sufrió un trastorno de ansiedad y depresión por el que se encuentra actualmente en tratamiento psicológico.

A pesar de que la joven afirmó en el juicio que había detalles que no recordaba, los tres magistrados han concluido que mantuvo en todo momento su relato incriminatorio, un testimonio al que añaden las lesiones que presentaba, las declaraciones testificales y los testimonios de los propios acusados.