Una nueva 'scape room' en navarra

La II Guerra Mundial cambia de rumbo en San Pedro

San Pedro se ambienta en la II Guerra Mundial con un ‘scape room’ que coincide con el aniversario del avión estrellado en Mezkiritz el 25 de junio de 1944

Miren Yoldi | Unai Beroiz - Domingo, 24 de Junio de 2018 - Actualizado a las 08:27h

Fermín Paularena frente al establecimiento junto a los ‘jeeps’ que acompañaron el estreno del local.

Fermín Paularena frente al establecimiento junto a los ‘jeeps’ que acompañaron el estreno del local. (UNAI BEROIZ)

Galería Noticia

Fermín Paularena frente al establecimiento junto a los ‘jeeps’ que acompañaron el estreno del local.

“El juego te somete a una presión psicológica atroz de sentir cómo los nazis te están buscando”

PAMPLONA- El 6 de junio de 1944 empezó el desembarco de Normandía. Los alemanes iban perdiendo territorio poco a poco, pero aun así resistían, pues eran muy fuertes. Una manera de debilitarles era los ataques aéreos. El 25 de junio inició la Operación Francazal. 270 bombarderos salieron de Inglaterra con el objetivo de bombardear el aeródromo de Toulouse y Francazal, pero entraron a una altura muy baja y los antiaéreos alemanes derribaron una gran cantidad de aviones. El Powerful Katrinka en concreto sufrió averías en tres de sus cuatro motores y decidieron dirigirse hacia la Península. Pasaron los Pirineos y saltaron en paracaídas esparcidos entre Espinal y Mezkiritz. El avión se estrello en este último pueblo y los tripulantes fueron recogidos por la Guardia Civil.

En esta historia real se basaron Fermín Paularena y Laura Urdaniz para recrear su segunda scape roomen San Pedro. Fermín se encarga de montar los escenarios y Laura es la gestora. El objetivo de este juego es sumergirse dentro de la Segunda Guerra Mundial asumiendo el papel de esa tripulación que viajaba en aquel avión que se estrelló. La pareja ha adaptado la historia: en lugar de cogerlos la Guardia Civil e internarlos, se han inventado que los cogen unos contrabandistas y los meten en un escondite para aviadores derribados. “El juego consiste en que tu eres miembro de esa tripulación y tienes que estar una hora sometido a una presión psicológica atroz de sentir como los nazis te están buscando, valiéndote con elementos originales de 1944, la lógica de los espías de la guerra y todos los elementos de la época”, explicó Paularena. Ese avión, en vez de bombardear, en el juego se supone que iba a sacar fotografías del armamento secreto de los nazis. Los nazis detectan ese avión y lo derriban, entonces van a capturar a los tripulantes para recuperar ese material fotográfico sensible que puede variar la dirección de la guerra. “Tu estas en el escondite y esa es la historia del juego. Sientes que ese avión se cae, te metes en el personaje y empiezas a jugar”, añadió.

Gracias a este juego, “vamos a aprender muchas cosas que desconocemos de la implicación que tuvo Iruña en la Segunda Guerra Mundial”, relató Fermín. El juego te da pie a poder indagar en elementos oscuros de la guerra. De hecho, hay más de 460.000 documentos clasificados de alto secreto. Fermín ofrece herramientas de su investigación para que la gente pueda averiguar cosas desconocidas de la Segunda Guerra Mundial, elementos de frescura que no están contaminados por la versión de los aliados.

La nueva scape room se inaugurará el lunes y sin todavía haber abierto ya tiene una gran demanda, ya que el local está ocupado hasta septiembre para poder hacer reservas. Fermín anticipó que posiblemente esta sea una de las salas más difíciles del Estado.

De todas formas, Laura y Fermín montaron su primera scape room hace año y medio. Esta sala recrea una tienda de ultramarinos. Es más, es realmente un ultramarinos abandonado en 1970 que aun mantiene la fachada original. En este caso, el juego es un viaje en el tiempo atravesando diferentes civilizaciones, de la mano de un arqueólogo llamado Esteban, un hombre que ha desaparecido porque ha echo un descubrimiento que cambia toda la historia. Hay que ir viajando a través de la historia e hilar cosas. Esteban usaba el ultramarinos como tapadera para poder hacer arqueología a nivel internacional, pero hacer eso con Franco le podía costar la vida. Entonces encriptó todos sus descubrimientos en el ultramarinos y lo abandonó. Hay que descubrir por qué desapareció y qué descubrió que cambia toda la historia.

Los dos señalaron que es necesario haber jugado en la primera para poder entender la lógica del segundo juego, que sigue la misma tendencia pero es mas difícil.

Laura reconoció que es una sala “muy diferente” a las que se encuentran en Pamplona: “Ahora hay una tendencia de eliminar las barreras físicas e incluir mas el toque mental. Son escenarios mas inmersivos, con historias reales”, agregó.

Tal y como apuntó la pareja, todo esto lleva muchas horas de trabajo e investigación, pero han sido recompensados por el éxito que están teniendo, “más de lo esperado”. Incluso les visita gente del extranjero.

Según ellos, la gente que se anime a participar, tiene que ser que ser muy observadora, detallista y meticulosa. Sobre todo tiene que ser capaz de trabajar en equipo en todo momento. La pareja agradece también que los que vayan sean entregados, porque les encanta compartir cultura.

Últimas Noticias Multimedia