Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Establecimientos completos para almorzar el día 6 en el Casco Viejo

Las cuadrillas reservan tres meses antes, muchas de ellas en los mismos bares
Algunos establecimientos coinciden en que los precios no han variado

Miren Yoldi / Unai Beroiz - Martes, 3 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Una cuadrilla durante el almuerzo de San Fermín del día 6 el año pasado.

Una cuadrilla durante el almuerzo de San Fermín del día 6 el año pasado. (Unai Beroiz)

Galería Noticia

Una cuadrilla durante el almuerzo de San Fermín del día 6 el año pasado.

pamplona- Los bares del Casco Viejo de Pamplona ya estaban completos para almorzar este próximo 6 de julio desde hace, al menos, dos o tres meses. Como cada año, los pamploneses y pamplonesas han reservado con suficiente antelación sus menús preferidos en el meollo de la fiesta para disfrutar del que para muchos es seguramente el mejor día del año.

Los almuercicos son uno de los actos más populares de las fiestas de San Fermín, ya que muchos amigos y familiares se reúnen en mesas improvisadas o de locales en las calles de Iruña para arrancar con esta comida nueve días cargados de celebración y alegría. Algunos vecinos prefieren tener un bar de cabecera al que vuelven año tras año cada 6 de julio. Así lo recalcan las camareras Gema Ardanaz, del bar Olazti, y Noelia Azparren, del Dom Lluis: “La gente repite todos los años, tenemos cuadrillas fijas”.

La camarera Maitane Alduain, de Casa Juanito, en la calle Estafeta, afirma que después de reformar el bar ha empezado a reservar gente más joven. Mientras antes la edad media no bajaba de los cuarenta, ahora hay una mezcla y “un poco de todo”, añade. Para almorzar en este bar ofrecen toro, carne guisada, cazuelicas de callos, morros, hígado, riñón... Lo que hay durante todo el año. En San Fermín los precios suben al rededor de un euro, explica. También tienen platos combinados a doce euros.

En el bar Javier de la calle Campana se pueden pedir tanto platos combinados desde seis euros, con bebida incluida, como bocadillos enteros con un precio de cinco a ocho euros dependiendo de los ingredientes. El menú son 25 euros con primero, segundo, postre y bebida. Tal y como señala la camarera Tatiana Stavenschi, grupos de familiares y amigos jóvenes van en busca de “comer y emborracharse, así que no suele haber niños”. En el Javier tampoco hay sitio para comer el día 6.

El Olazti, en plena Calle Mayor, cuenta con el almuerzo típico, “el de toda la vida”: huevos con jamón, txistorra, lomo o bacon. Cuesta en torno ocho euros y medio. En otro Burgo y en una de las calles con más movimiento de Iruña, San Nicolás, está el Dom Lluis, donde la gente suele demandar huevos con txistorra o lomo, toro y ajoarriero.

Al lado, en el bar Ulzama, ofrecen platos combinados (magras, txistorra, huevos, jamón, etc) y estofado de toro, ajoarriero o carrilleras, que es lo que mas reclaman.

Este bar se llena tanto que optan por hacer dos turnos para comer. Su camarera Blanca Leoné explica que aquí el perfil de la gente es más joven: “Tenemos gente mayor de otros años, pero al final esta zona tiene mucho jaleo porque está todo muy unido y las personas mayores prefieren lugares más tranquilos, ya que aquí estamos todos pegados”.

Un poco más adelante, se puede almorzar un buen plato de magras, huevos, tomate y patatas por diez euros. En el bar San Gregorio, su camarero Igor Etxepare asegura que “acude gente de entre dieciocho y cincuenta años”. Los precios se han mantenido igual que en años anteriores en todos los establecimientos, según han asegurado los establecimientos preguntados por éste periódico.

sin vasos de chupito La novedad de este año es la extensión de la campaña de vasos reutilizables. En 2017 participaron hasta 50 espacios festivos entre los que se incluían bares, peñas, barras de adjudicación municipal, Plaza de Toros y el Frontón de Labrit. En total, el Ayuntamiento distribuyó 284.520 vasos , de los cuales se lavaron y recuperaron 119.000, lo que significa que en torno al 47 % de los vasos volvieron al sistema.

Según los cálculos del Consistorio eso conllevó un ahorro estimado en emisiones de Co2 de 4,9 toneladas, que es la cantidad que se hubiera generado para fabricar un número equivalente de vasos desechables. A pesar de sus ventajas, Leoné expresó que la medida no le resulta demasiado convincente, pues hay que tener espacio para almacenar los vasos, los recipientes son muy opacos y no se ve la cantidad de alcohol que echas, por lo tanto, “te puedes exceder o quedar corto”, y sólo son de tamaño caña, cañón y katxi. Es decir, no hay vasos para chupitos, que según la camarera “en San Fermín se beben un montón”. Opina que “si lo hacen deberían hacerlo con todo”.

De todas formas, Blanca comenta que a partir de 2020 las nuevas normativas forales y locales exigirán que los vasos reutilizables sean obligatorios.