Froome, favorito discutido e indiscutible

La montaña decidirá el Tour de Francia tras la criba del pavés

El penúltimo día de la 'grande boucle' espera un reto de 31 kilómetros, la contrarreloj de Ezpeleta, en Iparralde, cerca de la muga navarra

EFE - Jueves, 5 de Julio de 2018 - Actualizado a las 12:55h

El equipo Sky en una sesión de entrenamiento en Saint-Mars-la-Reorthe

El equipo Sky en una sesión de entrenamiento en Saint-Mars-la-Reorthe (EFE)

Galería Noticia

El equipo Sky en una sesión de entrenamiento en Saint-Mars-la-Reorthe

Mouilleron-Le Captif - La 105 edición del Tour de Francia que arranca este sábado en la isla de Noirmoutier (La Vandée) tendrá 21 etapas repartidas en 3.329 kilómetros, con una primera semana de múltiples alicientes, con jornadas de posible viento y el adoquinado de Roubaix y una segunda y tercera donde la montaña de Alpes y Pirineos decidirán el podio final.

Si bien los 21,7 kilómetros de adoquinado de la novena etapa camino de Roubaix han metido el miedo en el cuerpo al pelotón, las miradas también estarán puestas en los primeros capítulos en la crono de 35 kilómetros de Cholet.

Pasado el primer trago de lucha contra el reloj, espera el penúltimo día otro reto de 31 kilómetros, pero individual, en Ezpeleta, Iparralde. Entre medias, la gran montaña.

El Tour 2018 incluye 6 jornadas de alta montaña, tres con final en alto repartidas entre los Alpes y los Pirineos, que suman 21 grandes puertos. Entre ellos figuran ascenso de leyenda como La Madeleine, Alpe d'Huez, Tourmalet y Aubisque, y montañas inéditas que se quieren abrir un hueco en la historia de la carrera, como el Col de Portet, el "nuevo Tourmalet", según Christian Prudhome, director de la carrera.

El Portet será techo del Tour a 2.215 metros, y con 17 kilómetros de subida a una media del 8 por ciento. Aparecerá como final de una etapa revolucionaria en la carrera, con sólo 65 kilómetros, 40 de ellos de escalada. En 105 años de historia solo una etapa en línea ha sido más corta, en 1971, cuando se disputaron 19 kilómetros entre Luchon y la estación de Superbagnères.

La montaña en serio llegará en la décima jornada con el recorrido entre Annecy y Le Grand Bornand, con 4 puertos, entre ellos otro inédito, el Plateau de Glières, con 2 kilómetros sin asfaltar, y con el Col de la Colombière próximo a meta.

Un día después la segunda cita alpina aguarda con tres colosos: la Montée de Bisanne y el Col de Pré, con continuación hacia la cima de la Cormet de Roselend, y el novedoso final, no demasiado exigente, en la estación de La Rosière.

La etapa reina cerrará el ciclo alpino con una jornada de temblar que acumula 5.000 metros de desnivel y que termina en Alpe d'Huez tras superar su 21 curvas. Antes de la fiesta de ese ascenso, dos puertos legendarios: La Madeleine y la Croix de Fer.

Después de tres días de transición por el Macizo Central, incluido el final en el aeródromo de Mende, el pelotón se instalará en los Pirineos para decidir la foto de París.

En la decimosexta etapa buena ración de puertos con el Portet d'Aspet, el Col de Menté y el Portillon. La meta estará instalada en Bagnères de Luchon tras atravesar 17 kilómetros por carreteras españolas.

La próxima cita será histórica. De entrada hay que ascender el Peyresourde, con su extensión a Peyragudes, después Val Louron, antes de que el Portet señale al ganador de la etapa.

Traca final de montaña en la decimonovena etapa. Se incluye el Aspin, el Tourmalet, "la madre de todas las montañas" y se recupere el Col d'Aubisque como punto clave, puesto que se coronará a menos de 20 kilómetros de la meta de Laruns.

Será la última ocasión para los escaladores y los favoritos que quieran reventar la general antes de enfrentarse a una contrarreloj en Ezpeleta que pondrá más en valor las fuerzas que tenga cada uno que el hecho de ser especialista contra el crono.

FROOME, FAVORITO Tras la tormenta del caso Froome, aún no despejada del todo, y el archivo de su positivo inicial en la Vuelta a España 2017, el Tour ya siente los nervios de los días previos a su inicio el próximo sábado y otorga al británico la condición de favorito al triunfo, si bien sus rivales, entre ellos el español Mikel Landa y el colombiano Nairo Quintana, también sueñan con el color amarillo.

Chris Froome (Sky), de 33 años y cuádruple ganador del Tour, envuelto en una burbuja de seguridad, será el rival a batir. Llega con 30 días de competición en sus piernas y los títulos de la Vuelta y el Giro recientes.

El ciclista de origen keniano, aparentemente tranquilo y sonriente, será el líder del mejor equipo del mundo, plagado de gregarios que bien podrían ser líderes en otros equipos y con la moral alta después de su triunfo en los despachos. Pide tranquilidad y ya sabe que estará expuesto a posibles fanáticos que poco entienden de respeto.

Por derecho propio, el principal enemigo de Froome será el holandés Tom Dumoulin (Sunweb), de 27 años, quien ha competido 36 días hasta el llegar Francia. Asegura que acude sin demasiada presión, pero fue segundo en el Giro y tiene la ambición del maillot amarillo en París. A pesar de la baja de Kilderman también estará bien protegido por un equipo potente, que debe rendir en la montaña y en la crono por conjuntos

Movistar tiene una doble ilusión con Nairo Quintana y Mikel Landa. El colombiano, de 29 años, tiene en su palmarés el Giro, la Vuelta y dos segundos puestos en el Tour. Llega su gran oportunidad, sus rivales directos llegan castigados del Giro y el boyacense desembarca fresco con 29 días con dorsal. Aunque no ha destacado en exceso, fue segundo en la Colombia Oro y Paz y Volta a Cataluña, quinto en la Vuelta País Vasco, y tercero en la Vuelta a Suiza.

El conjunto telefónico presenta a Mikel Landa y Alejandro Valverde en su "ocho" inicial. El murciano, de 38 años, tiene asumido un papel secundario, sin presión, pero importante por su calidad y experiencia.

El vasco, tercero en el Giro 2015 y cuarto en el Tour 2017, tiene ante sí otra gran ocasión para demostrar las expectativas que lleva en las piernas. La cohabitación con Quintana será un punto a tener en cuenta.

Atendiendo a los años precedentes, el francés Romain Bardet (Ag2r, 27 años), segundo y tercero en las pasadas ediciones, merece una atención entre los favoritos. El recorrido está hecho a su medida, y aunque no lleva una temporada brillante demostró en el Dauphiné su progresión y mentalidad ambiciosa.

Con la caída del año pasado olvidada, el australiano Richie Porte (BMC, 33 años) desembarca en la costa atlántica de la Vandée con 36 días competidos y dispondrá de su gran oportunidad. En la Vuelta a Suiza se impuso con solvencia y está dispuesto a no dejar pasar la ocasión.

Otro ilustre veterano en las quinielas es el italiano Vincenzo Nibali (Bahrain), también de 33 años, uno de los 7 corredores de toda la historia con las tres grandes carreras en su palmarés. Con 39 días de competición y el triunfo en la Milán-San Remo el "Tiburón de Mesina" será un hombre espectáculo.

El colombiano Rigoberto Urán (Education First, 31 años), acumula 28 días en ruta. En 2017 fue segundo y tratará de asaltar el maillot amarillo, si bien es consciente de la gran nomina de aspirantes al mismo objetivo en este 2018.

Por si fallaba la opción de Froome, Sky ya tenía en la recámara al británico Geraint Thomas, de 32 años, preparado con 30 días de carreras en sus piernas. En el Dauphiné fue el capitán del equipo, pero en el Tour su papel será diferente al servicio de su líder.

El esloveno Primoz Roglic (LottoNL-Jumbo, 28 años), ha competido 30 días y se estrena en una carrera de tres semanas. Viene de ganaren el País Vasco, Romandía y Eslovenia. Puede ser uno de los tapados de la general.

En otro escalón de favoritos, pero con aroma de protagonismo se encuentran el español Alejandro Valverde, quien no descarta nada a pesar de trabajar para Nairo y Landa, el británico Adam Yates, el danés Jakob Fuglsang (Astana), el ruso Ilnur Zakarin y atención al colombiano de 22 años Egan Bernal, la última joya cafetera que será pieza vital para Chris Froome.

- Principales etapas de montaña con longitud y porcentaje de los puertos:

- Martes 17 julio. 10ª etapa: Annecy - Le Grand Bornand, 159 km

Km 43 Col de la Croix Fry: 11,3 km / 7%

Km 68,5 Montée du plateau des Glières: 6 km / 11,2%

Km 130 Col de Romme: 8,8 km / 8,9%

Km 144 Col de la Colombière: 7,5 km / 8,5%

- Miércoles 18 julio. 11ª etapa: Albertville - La Rosière, 108

Km 26 Montée de Bisanne: 12,4 km / 8,2%

Km 57,5 Col du Pré: 12,6 km / 7,7%

Km 70 Cormet de Roselend: 5,7 km / 6,5%

Meta La Rosière: 17,6 km / 5,8%

- Jueves 19 julio. 12ª etapa: Bourg-Saint-Maurice - L'Alpe d'Huez, 175 kms

Km 53,5 Col de la Madeleine: 25,2 km / 6,2%

Km 83,5 Lacets de Montvernier: 3,4 km / 8,2%

Km 121 Col de la Croix de Fer: 29 km / 5,2%

Meta Alpe d'Huez: 13,8 km / 8,1%

- Martes 24 julio. 16ª etapa: Carcassonne - Bagnère-de-Luchon, 218 kms

Km 155 Col de Portet-d'Aspet: 5,4 km / 6,9%

Km 170,5 Col de Menté: 6,9 km / 8,1%

Km 207,5 Col du Portillon: 8,2 km / 7,1%

- Miércoles 25 julio. 17ª etapa: Bagnères-de-Luchon - Saint-Lary-Soulan, 65 km

Km 15 Montée de Peyragudes: 14,9 km / 6,7%

Km 37 Col de Val Louron-Azet: 7,4 km / 8,3%

Meta Saint-Lary-Soulan (Col du Portet): 16 km / 8,7%

tour-francia-2018-portet Saint-Lary-Soulan (Col du Portet).

- Viernes 27 julio. 19ª etapa: Lourdes - Laruns, 200 km

Km 78,5 Col d'Aspin: 12 km / 6,5%

Km 108 Col du Tourmalet: 17,1 / 7,3%

Km 159,5 Col des Bordères: 8,6 km / 5,8%

Km 180,5 Col d'Aubisque: 16,6 km / 4,9%.