Condenan a nueve miembros del Ejército chileno por el asesinato de Víctor Jara

Ocho se enfrentan a 18 años de cárcel por matar al artista y a un jefe de prisiones

Jueves, 5 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

santiago de chile- La Justicia condenó ayer a nueve miembros del Ejército chileno por la muerte del cantautor Víctor Jara y del entonces director de prisiones Littré Quiroga, crímenes perpetrados en septiembre de 1973 en el marco del arranque de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Según el fallo del juez Miguel Vázquez, ocho de los militares, identificados como Hugo Sánchez, Raúl Jofré, Edwin Dimteri, Nelson Haase, Ernesto Bethke, Juan Jara, Hernán Chacón y Patricio Vásquez, fueron condenados a penas de 15 años y un día en calidad de autores de los homicidios.

Además, todos ellos fueron sentenciados a tres años de presidio como autores del delito de secuestro simple de ambas víctimas, según la información entregada por el Poder Judicial.

En tanto, el exoficial Rolando Melo deberá purgar cinco años y un día de presidio como encubridor de los homicidios y 61 días por ocultar los secuestros.

En el aspecto civil, se condenó al Estado de Chile a pagar una indemnización total de 1.370 millones de pesos (unos 1,8 millones de euros) a los familiares de las víctimas, que han tenido que esperar 45 años para que se haga justicia por la muerte de sus seres queridos.

crimen históricoConforme a las investigaciones ordenadas por el magistrado, se estableció que ambas víctimas fueron detenidas en la Universidad Técnica del Estado entre el 11 y 12 de septiembre de 1973 y trasladadas al Estadio Chile, donde fueron torturadas en diversas oportunidades por los militares.

El arresto coincidió con el golpe de Estado liderado por las Fuerzas Armadas contra el gobierno socialista de Salvador Allende, un hecho histórico que comenzó con un bombardeo al Palacio de La Moneda

El 15 de septiembre, todos los detenidos que se encontraban en el recinto universitario fueron sacados del lugar y llevados al Estadio Nacional, pero los militares dejaron al cantautor y a Quiroga en el lugar, donde fueron asesinados.

Jara, a quien los militares le habían triturados los dedos con las culatas de sus fusiles tras ser agredido física y verbalmente, fue disparado hasta 44 veces, mientras que Quiroga recibió 23 impactos de bala. Ninguno de los dos pudo saber qué cargos se les imputaba antes de morir.

Poco después, los cuerpos de los dos fallecidos fueron sacados del Estadio Chile y lanzados en la vía pública junto a los cadáveres de otras personas de identidad desconocida, asesinadas igualmente a balazos por los militares.

Los cuerpos de las víctimas de aquella masacre fueron encontrados el 16 de septiembre de 1973 por pobladores en las inmediaciones del Cementerio Metropolitano, un terreno baldío cercano a la línea férrea de la capital chilena.

Tras limpiar los rostros de los cadávares, los civiles reconocieron al artista y al entonces director de prisiones, que terminaron siendo enterrados de forma clandestina por sus familiares.

periodo negroDurante la dictadura de Pinochet, según datos oficiales, unos 3.200 chilenos murieron a manos de agentes del Estado, de los que 1.192 figuran aún como detenidos desaparecidos, y otros 33.000 fueron torturados y encarcelados por causas políticas.

Durante mucho tiempo, la autoría de la muerte de Jara fue uno de los grandes misterios de la dictadura de Pinochet. En junio de 2009, el cuerpo de la figura emblemática de la cultura popular chilena fue exhumado para confirmar que fue acribillado en septiembre de 1973 gracias a los estudios realizados por el instituto Genético de Innsbruck (Austria).

A finales de ese mismo año, la viuda de Jara, Joan Turner, encabezó, junto a la fundación que lleva el nombre del artista, un funeral público que congregó a más de 12.000 personas. - Efe