Un presidente convertido en una estrella

López Obrador se ha mostrado accesible pese a ser perseguido por ‘paparazzis’ y ciudadanos

Viernes, 6 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

México DF- Desde que ganó los comicios presidenciales del pasado domingo, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador se ha convertido en una auténtica estrella de rock en sus trayectos por las calles mexicanas, perseguido por motos de paparazzis y ciudadanos entusiastas que le piden tomarse selfies con él. López Obrador sorprendió el martes al desplazarse hasta el Palacio Nacional, sede del Ejecutivo mexicano, donde se reunió con el presidente Enrique Peña Nieto, en un vehículo sencillo y sin guardaespaldas. Desde entonces, media docena de motoristas persiguen su vehículo durante todos los trayectos que realiza, que son retransmitidos en vivo por diversos canales de televisión mexicanos. Además, el próximo presidente no duda en bajar la ventanilla del coche cuando en algún semáforo se le acercan ciudadanos emocionados que piden realizarse fotos con él.

El miércoles, tras reunirse con la cúpula empresarial, el próximo presidente de México se dirigió hacia su casa de campaña en el centro de la capital en un coche conducido por un colaborador que fue perseguido por siete motocicletas de periodistas. El conductor de un autobús que circulaba junto al vehículo del virtual presidente electo felicitó a López Obrador por su victoria mientras varios ciudadanos bajaban hasta la calzada para fotografiarse con él.

“La gente está contenta y me dicen que tienen confianza”, aseguró López Obrador desde el automóvil al ser interrogado por los periodistas sobre qué le comentan los ciudadanos que se le acercan. Un vídeo difundido en las redes sociales muestra cómo durante uno de sus trayectos López Obrador dijo “¿cómo están las nenas?” a un grupo de chicas que lo grababan con sus celulares y que estallaron en gritos de emoción. Cuando el martes entró al Palacio Nacional a pie, el caos entre la multitud de periodistas y ciudadanos comunes que se le acercaron fue tan grande que incluso López Obrador recibió algún golpe accidental en la cabeza con una cámara fotográfica. Ante la gente que se le abalanzaba, el izquierdista pidió entre risas que no lo “apapuchen” (abracen), a lo que una señora respondió: “¡Es que está buenote!”. “He sostenido que me cuida la gente y me cuida el pueblo, y el que lucha por la justicia no tiene nada que temer”, sostiene. - Eduard Ribas

Últimas Noticias Multimedia