Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La Audiencia tardará días en decidir si ve riesgo de fuga en el guardia de 'La Manada'

El condenado seguirá, mientras tanto, en libertad
La Policía acredita que Guerrero ni se quitó las gafas de sol en la oficina, que fue a renovar el pasaporte y no dijo nada del auto

Enrique Conde - Viernes, 6 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Guerrero, entrando el jueves en la Audiencia de Sevilla.

Guerrero, entrando el jueves en la Audiencia de Sevilla. (EFE)

Galería Noticia

Guerrero, entrando el jueves en la Audiencia de Sevilla.

pamplona- La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra no tomó ayer decisión alguna ni anticipó el sentido de la resolución que vaya a adoptar sobre si el guardia civil de La Manadadebe continuar en libertad provisional bajo fianza o si, por el contrario, tiene que ingresar en prisión al agravarse su riesgo de fuga debido al trámite que realizó en la oficina de DNI y pasaportes de Sevilla para renovar su documento internacional. La vistilla de ayer, con nueve testigos y en la que el guardia (que la siguió junto a su abogado Jesús Pérez por videoconferencia) ni siquiera declaró, se prolongó durante cuatro horas y media y las testificales de los funcionarios de Policía y de los que trabajan en los juzgados de la capital andaluza contradicen por completo la versión ofrecida por Antonio Manuel Guerrero. Todas las acusaciones pidieron ayer su reingreso en la cárcel mientras que el letrado defensor Jesús Pérez pidió que su actuación no fuera sancionada, al en-tender que fue un error o un malentendido. De manera subsidiaria, el abogado alegó que, en lugar de ser encarcelado, el tribunal le impusiera medidas más restrictivas como una pulsera de localización (como las que llevan maltratadores) o a que se le restringiera su ámbito de movimiento a la comunidad andaluza.

LA NOVIA LE COGIÓ CITA PREVIA ESTANDO AÚN EN PRISIÓNGuerrero, a través de su defensor, había alegado por escrito que había acudido a la oficina para pedir información sobre su pasaporte porque creía que lo tenía extraviado. Lo hizo a las 11.30 horas del lunes 25 de junio, tras haber concertado una cita previa, y allí acudió junto a su padre. Dicha cita la había solicitado su pareja sentimental el viernes día 23 a las 10.00 horas, el mismo día que le iban a poner en libertad pero antes incluso de salir de prisión. El propio guardia civil telefoneó al poco tiempo de salir de la cárcel de Alcalá Meco -en concreto a las 20.55 horas, cuando todavía iba en coche y se encontraba a la altura de Toledo- a la Policía Nacional. Dijo que no sabía si había perdido el pasaporte y cómo tenía que actuar porque tenía que presentarlo en un juzgado. En dicha llamada, Guerrero no comunicó en ningún momento ni su identidad, ni su causa judicial ni que ya tenía una cita previa concertada por su pareja horas antes. Entonces, el policía que le atendió por teléfono le respondió que si lo había perdido, tendría que renovarse el pasaporte en una oficina. Y entonces, el guardia civil insistió: “¿Pero no saltará alguna alerta en el sistema si voy a renovarlo?”, se escuchó en la conversación telefónica que ayer se reprodujo en la vistilla.

El abogado de Guerrero también expuso que su representado había acudido a la oficina, exhibiendo el auto judicial y para consultar cómo tenía que proceder si no encontraba el pasaporte, porque la Audiencia se lo reclamaba. En el auto del tribunal se especifica que los condenados tenían que entregar en cinco días el documento y se les prohibía expedirse uno nuevo en el futuro mientras durara el procedimiento.

fue a renovarlo y, al saltar la alerta, dijo que no tenía interésSin embargo, la administrativa y la jefa de expedición de la oficina de pasaportes refutaron por completo la versión del guardia civil. La funcionaria que le atendió ratificó lo que ya puso por escrito en un informe que envió a la Audiencia. Así, añadió que pese a que su rostro ha sido ampliamente difundido y proyectado por los medios no había reconocido a Antonio Manuel Guerrero Escudero porque en todo momento llevaba puestas las gafas de sol. Solo lo reconoció cuando vio su DNI y fue a consultar sus datos en el sistema. La administrativa añadió que este no exhibió en ningún momento el auto judicial de la Audiencia navarra (su padre dijo que sí lo habían sacado de casa) y que tampoco comunicó a la funcionaria el motivo por el que acudía a renovarse el pasaporte. “Dijo que venía a renovarlo porque lo había extraviado”. Entonces, apareció una alerta en el sistema por una causa judicial pendiente que imposibilitaba que al acusado se le tramitara un nuevo documento, por lo que el guardia civil pasó al despacho de la responsable de la oficina. Esta le ratificó que no podían expedirle el pasaporte y que el mismo le había caducado en 2017. Ambas preguntaron entonces -una vez que Guerrero ya había sido advertido de que no podía salir del país, ni renovar el pasaporte- si tenía mucho interés en obtener el documento, a lo que Guerrero respondió negativamente, diciendo que no tenía mucho interés (respuesta lógica si se advierte que ya había saltado una alerta en el sistema que le impedía realizar cualquier trámite con el mismo).

A continuación, el guardia civil no pidió más información ni tampoco reclamó que se le tramitara un certificado con este hecho, como ha alegado en algún momento. No especificó tampoco que el asunto judicial que tenía pendiente era el auto de la Audiencia de Navarra, ni siquiera que cómo él dice que quería el pasaporte precisamente para entregarlo en la propia Audiencia, sino que admitió -cuando fue apercibido de que había una causa judicial impeditiva-, que tenía un asunto pendiente. Sin más.

Después, el procesado acudió a los juzgados de Sevilla (acompañado de su abogada, pareja de Jesús Pérez) donde aquel día 25 de junio era el primer día en el que tenía que acudir a firmar. Pese a que su defensa alega que entonces comunicó a los funcionarios de la Audiencia de Sevilla que había ido a informarse sobre el pasaporte y que no podía hacer entrega del mismo, dichos funcionarios también acudieron ayer como testigos. Estos declararon que no les informó en ningún momento que previamente hubiera estado en la oficina de pasaporte y que, más al contrario, dijo que creía que lo había perdido o lo tenía caducado (para entonces ya sabía que lo tenía caducado porque se lo había dicho la Policía).

PÉREZ: “UN MALENTENDIDO”Al término del acto de ayer, el letrado Jesús Pérez se limitó a señalar que desconoce cuándo resolverá el tribunal, si bien auguró que “va a tardar un tiempo”. Además, Pérez, al igual que su cliente, dijo que durante la vista habían hecho “todo lo posible por explicar lo que verdaderamente ha sucedido, el malentendido”.

PETICIÓN DEL PASAPORTE

SE COMPARA CON EL CASO DE TURULL

La actuación del exconseller fue opuesta al guardia. El abogado del guardia de La Manada presentó ayer un escrito en la Audiencia comparando su situación con la que tuvo el exconseller de la Generalitat Jordi Turull, que también acudió a renovarse el pasaporte cuando estaba en libertad provisional y que ello no le repercutió en castigo alguno. Entonces el juez Llarena emitió una providencia aclaratoria explicando que no se le podía facilitar un nuevo pasaporte. Sin embargo, lo que obvia el letrado de Guerrero es que la situación de Turull tenía precedentes en total divergencia con el guardia civil. Turull ya informó a Llarena en su día de que no podía cumplir con la entrega del pasaporte, porque lo tenía caducado y se lo dio ya a la juez instructora Lamela. Además, su letrado también expuso que tenía cita previa para renovar el documento y que haría entrega del mismo cuando se le facilitara en la oficina correspondiente. Nada que ver con lo de Guerrero.

Últimas Noticias Multimedia