Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Paréntesis sanferminero tras la intensa marejada en el gobierno municipal

Los integrantes del cuatripartito rebajan tensiones tras la reciente remodelación
La presidenta Barkos y el vicepresidente Laparra creen que hay margen para un arreglo

Kepa García | Patxi Cascante/Unai Beroiz/Javier Bergasa - Sábado, 7 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Integrantes del Foro de la Diversidad, ayer en la casa consistorial.

Integrantes del Foro de la Diversidad, ayer en la casa consistorial. (PATXI CASCANTE/UNAI BEROIZ/JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

Integrantes del Foro de la Diversidad, ayer en la casa consistorial.

pamplona- Tras una semana cargada de tensiones entre los que han sido socios del gobierno municipal desde 2015, hay que reconocer que el inicio de los Sanfermines ha servido para rebajar las emociones e incluso para acercar posturas.

No será fácil que las aguas vuelvan a su cauce, como ayer volvieron a reiterar las representantes de I-E y Aranzadi después de que fueran relevadas de sus funciones hace dos días, pero al menos se pudo ver durante el Chupinazo algún gesto de cercanía, como el que protagonizó Esther Cremaes con Armando Cuenca o la amigable conversación entre las que han sido compañeras de fatigas durante este tiempo. “Maider Beloki es una concejala estupenda y ha conseguido que el programa sea bastante feminista, lo cual es muy importante” comentó Laura Berro, la concejala de Aranzadi, lo que da idea de que pese a los desencuentros siguen manteniendo unas cuantas cosas en común.

Como el acuerdo programático que las formaciones del cuatripartito alcanzaron hace tres años, al que se refirió la edil Edurne Eguino, otras de las destituidas, que dijo necesitar un periodo de reflexión para decidir si continúa en la Junta de Gobierno, como les ha propuesto Joseba Asiron con la intención de mantener el gobierno del cambio.

En medio de este panorama se presentó por el edificio consistorial la presidenta Uxue Barkos, que de negociaciones a cuatro sabe un rato, que refiriéndose a lo sucedido en el Ayuntamiento consideró que “en este tipo de acuerdos suele haber altibajos, es normal, aunque creo que todavía queda margen”. En la misma línea se posicionó su vicepresidente Miguel Laparra, que también cree oportuno esperar un poco a ver cómo evolucionan los acontecimientos.

Como todos los 6 de julio, los pasillos del edificio consistorial fueron un ir y venir de invitados junto a los habituales inquilinos de la casa. Enrique Maya, jefe de la oposición, comentó refiriéndose a las fiestas que consistirán en “mucho amigo, mucha familia, comer, dentro de los límites que marca el colesterol, y el mundo de los toros”, del que es “gran aficionado”. Maya quiso trasladar a los pamploneses un mensaje para recalcar tres términos: “tranquilidad, respeto y libertad, que acaba donde empieza la libertad del otro”, señaló.

Gómez, pendiente del teléfonoMás atareada estará la concejala delegada de Seguridad Ciudadana Itziar Gómez, se sumó al deseo de “que se disfruten las fiestas, tanto la gente de Pamplona como la gente que ha venido a pasarlas con nosotros. Tenemos que disfrutarlas en toda su identidad y en toda su intensidad, que es la que hace de los Sanfermines unas fiestas diferentes y especiales”.

La edil de Geroa Bai instó a los pamploneses a “salir a la calle, que tomemos las calles, que las hagamos nuestras y que seamos capaces de llevar la imagen de Pamplona, de la fiesta y de sus gentes a todo el mundo que viene de fuera a conocernos. Hay que tender una mano, acoger a quienes vengan durante estas fiestas a visitarnos, integrarlos en los Sanfermines e informarlos acerca del verdadero sentir de la fiesta tal y como la sentimos la ciudadanía de Pamplona”.

Gómez pidió a los pamploneses “disfrutar de la fiesta” pero dijo que a ella le “toca trabajar mucho” debido a la “responsabilidad en el tema de la seguridad”. Por todo ello, ha dicho, va a estar “pegada al teléfono y, sobre todo, pegada a la calle y a todo cuanto pueda acontecer”.

La portavoz del PSN, Maite Esporrín, llegó acompañada de una nutrida representación socialista, entre ellos el nuevo delegado gubernativo José Luis Arasti, que acudía por primera vez a Pamplona para el Chupinazo. Esporrín aseguró que “cada vez que llegan los Sanfermines” se pone “muy nerviosa” porque “está todo por vivir. Yo antes vivía la noche y ahora vivo el día y la noche”.

contra las agresionesPor su parte, Laura Berro, concejal de Aranzadi, señaló que el objetivo es que los Sanfermines sean “las mejores fiestas del mundo” y que “si hay alguna agresión sexista, racista o LGTBIfóbica, todas las personas luchemos para que ésta no quede impune”. En cuanto a sus planes de cara a las fiestas, Berro ha reconocido que en Aranzadi han tenido “tanto trabajo, sobre todo preparando la campaña de agresiones sexistas”, que ella en particular no ha “tenido tiempo aún” de “mirar el programa”.

Finalmente, Edurne Eguino, portavoz de Izquierda-Ezkerra, afirmó minutos antes del Chupinazo que esperaba “unos Sanfermines con muy buen ambiente. Los pamploneses y las pamplonesas somos especiales en ser acogedores con quien viene de fuera y entre nosotros, y en vivir la fiesta de manera participativa y en la calle”, añadió.

Además, Eguino aconsejó a la ciudadanía pamplonesa “llevar la mano roja en la camiseta, en la cabeza y en el corazón”. Así, recordó la necesidad de “ser conscientes de que todos y todas somos iguales ante la fiesta y no olvidar que el respeto es lo primero. Sí es sí y todo lo demás es no”.

Eguino dijo que el día que más le gusta es “el día 6, tanto por el Chupinazo como por el rato de después. “Yo soy de los que se quedan después media hora en el balcón porque me encanta la plaza cuando está llena de gaiteros, txistularis, etc”.

Últimas Noticias Multimedia