El San Jorge de Estella-Lizarra

Por Loli Otaño Linazasoro - Sábado, 7 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Dice el señor Azcona que esta semana, esta figura familiar ha saltado a los periódicos nacionales debido a una desafortunada intervención que ha sacado los colores, no solo al pobre San Jorge, sino también a todos los estelleses.

Pues sí, parece que el señor párroco se creía con autoridad , como para adecentar la zona y por desconocimiento, encargó a un taller de manualidades el arreglo de la figura. Se ve que no conocía el valor artístico de la misma. Esto ha desatado un gran escándalo entre los restauradores y entendidos en la materia, hemos podido leer algunas cartas.

Dice el señor Azcona “que este desgraciado incidente debe abrir una reflexión sobre cómo mejorar la cooperación entre la Iglesia y las administraciones en la conservación de un patrimonio que es de todos”.

El patrimonio lo podemos disfrutar todos, pero la propiedad de la mayoría de los bienes son de la Iglesia . Lo digo porque el Convento de las Clarisas (propietarias del edificio) se quiso comprar por el Ayuntamiento, siendo alcaldesa la señora Fernández para ubicar una residencia de ancianos y no se llegó a un acuerdo económico, claro.

Ahora una vez abandonado el edificio por las propietarias, parece que quieren llegar a un acuerdo para su venta. El Partido Socialista, parece ser, se ha puesto en contacto con esta orden religiosa, porque quiere ubicar en ese edificio un Parador. No podemos acceder a la iglesia de las Clarisas, de gran valor artístico, porque la propiedad del convento lo mantiene cerrado.

La propiedad de la mayoría del patrimonio es de la Iglesia y es a esa institución a la que corresponde mantener en buen estado los edificios y bienes de su propiedad pero todos sabemos que se ha gastado mucho dinero público en restaurar los edificios religiosos de la ciudad: iglesia de San Pedro, San Juan, por lo que los ciudadanos y la administración hemos cumplido con nuestra parte, ya hemos aportado lo nuestro para la conservación del patrimonio, aunque la propiedad de estos edificios sigue siendo de la Iglesia.

Dice el señor Azcona Armendáriz que el alcalde “tiene una visión tan estatalista que identifica al pueblo con la administración del Estado o del ayuntamiento, lo que es, sin duda, un error común en los gobernantes”. Los ciudadanos, es decir, el pueblo, elegimos cada cuatro años a nuestros representantes y ahora es el señor Leoz, la máxima autoridad de la ciudad, nos guste o no. No sabemos quién elige a los párrocos, obispos, desde luego los ciudadanos no.

Más sobre Opinión

ir a Opinión »

Últimas Noticias Multimedia