Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Escenarios | La crítica

Derroche de energía

Por Javier Escorzo - Domingo, 8 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

El público llenó la plaza. Fotos: Andoni Zulet

El público llenó la plaza. Fotos: Andoni Zulet

Galería Noticia

El público llenó la plaza. Fotos: Andoni ZuletCaligaris y Pegatina se hermanaron hacia el final del concierto.Adrià Salas, cantante de La Pegatina, animando al público.

los caligaris &La pegatina

Fecha: 06/07/2018

Lugar: Plaza de los Fueros

Incidencias: Primera jornada festiva y primeros conciertos de estos Sanfermines. Viernes día 6, Pamplona entera abarrotada. Hacían falta dos grupos que supiesen transmitir energía, y ambos cumplieron sobradamente con su cometido. Los Caligaris lo tenían más difícil, pues no son tan conocidos en nuestro país, pero se metieron al público en el bolsillo. Por su parte, La Pegatina, banda absolutamente consagrada, confirmó lo que de ella se esperaba.

ya han llegado, tan puntuales como siempre, los Sanfermines. Por segundo año consecutivo, arrastran la discutida decisión de eliminar gran parte de los conciertos, concentrando las actuaciones en los días de fin de semana en la plaza de los Fueros y suprimiendo las que tradicionalmente se celebraban entre semana, así como prácticamente todas las de la Plaza del Castillo, que pasa a albergar una verbena. Se mantiene, aunque con vocación menos multitudinaria, el ciclo de Jazzfermín en la plaza de la Compañía, que traerá a Pamplona a grandes artistas, aunque menos conocidos. Habría que plantearse, y más comparándonos con otras ciudades de nuestro entorno, si unas fiestas como las de San Fermín no requieren una oferta musical de mayor calado popular.

Dicho lo cual, la elección de los grupos del día 6 no pudo ser más acertada. Actuaron en primer lugar Los Caligaris con algo de retraso respecto al horario inicialmente previsto, ya que los fuegos se trasladaron a las 23.15 para no coincidir con el tráfico aéreo que sobrevuela Pamplona a esas horas, como sucedió el año anterior. Los argentinos supieron atraer al gentío que deambulaba por la Vuelta del Castillo tras el espectáculo pirotécnico, y es que su música, fusión de estilos a cada cual más bailable, es el mejor combustible para la fiesta. En la onda de Los Fabulosos Cadillacs, Los Auténticos Decadentes o Mano Negra, con un batallón de músicos en escena, sección de metales, muñecas hinchables, globos y camisetas de Argentina, contagiaron su entusiasmo y consiguieron que los ánimos no decayesen en una Pamplona que ya llevaba doce horas volando muy alto. A su mezcolanza sonora añadieron aires circenses (de hecho deben su nombre a un conocido payaso);todo ello quedó plasmado en canciones como Añejo, la fiestera Kilómetros o Que corran, tema en el que salió a cantar con ellos Adriá, de La Pegatina, y con el que finiquitaron su delirante show.

Durante los tres cuartos de hora que tardaron en adecuar el escenario, la plaza de los Fueros no hizo más que seguir llenándose, hasta el punto de que, cuando salió La Pegatina, allí no cabía un alma, ni en el césped ni en el interior. Como quien más quien menos había llevado provisiones (especialmente líquidas), nadie se impacientó con la espera. Eso sí: en cuanto la música comenzó a sonar, la muchedumbre reactivó su frenético baile, especialmente la que había bajado al círculo central. El arranque fue arrollador, con Heridas de guerra, en la que dispararon varios cañones de confeti. Salvando las distancias, su receta es muy similar a la de Los Caligaris, con los que han coincidido en numerosas ocasiones. El vocalista de los argentinos, Martín, les devolvió el favor colaborando en el reggae Y volar. A esas alturas, incluso la gente que descansaba en el césped se había levantado también para saltar (Lloverá y yo veré), bailar ska (El curandero) y hacer palmas y cantar estribillos rumberos (Olivia). Hubo un breve momento de calma con la desnuda Amantes de lo ajeno, pero rápidamente volvió el desenfreno con Y se fue, Mamao Gat rumberu. Inmejorable arranque musical para las fiestas.

Últimas Noticias Multimedia