Mucho por hacer en Educación

Por Miren Aranoa y Esther Korres Bengoetxea - Domingo, 8 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h

termina ya el tercer curso del cambio en Nafarroa y es hora de hacer balance. Son innegables los cambios que se han conseguido en Educación a lo largo de estos tres años, mejoras notables pero también retos pendientes y algún rotundo fracaso.

No podemos hacer una valoración real de la situación educativa en toda su dimensión sin remitirnos al estado de abandono al que los sucesivos gobiernos de UPN-PSN habían sometido al Departamento de Educación: recortes salvajes en derechos laborales y en recursos materiales y humanos, persecución ideológica, imposición del PAI de forma improvisada y chapucera, discriminación y exclusión del profesorado con C1 de euskera, infraestructuras ruinosas o carencia de las mismas… A todo esto debemos sumar la falta de planificación y de proyectos para atender a cuestiones tan necesarios como la atención a la diversidad, la igualdad y convivencia, el ciclo 0-3 como parte del sistema educativo o la formación profesional como eje estratégico de desarrollo socioeconómico y de vertebración territorial, por citar algunos. Un auténtico desastre.

La magnitud cualitativa y cuantitativa de los retos a afrontar y la situación económica en la que décadas de despilfarro y corrupción sumieron a Navarra ha obligado a las fuerzas políticas que sostenemos al gobierno del cambio, en base al Acuerdo Programático, a temporalizar y establecer prioridades. Decisiones dolorosas, porque cuando hablamos de Educación todo es importante, todo es necesario y todo urgente, y quienes somos docentes lo sabemos bien. Decisiones difíciles de acordar, porque las cuatro formaciones políticas firmantes del Acuerdo provenimos de diferentes culturas políticas y tenemos también diferentes objetivos y prioridades.

Entre los logros de este gobierno mención especial merece la reversión de los recortes en cuanto a ratios y horas del profesorado en Educación Infantil y Primaria. Es objetivo prioritario para EH Bildu, y entendemos que para el resto de formaciones, conseguir para el siguiente acuerdo presupuestario esas reversiones también en Educación Secundaria. En cuanto a infraestructuras educativas se ha dado respuesta a viejas demandas y necesidades como Castejón, Sarriguren, Buztintxuri y numerosos centros a lo largo y ancho de Navarra. Pero lejos de la autocomplacencia, somos conscientes de que las necesidades son cuantiosas y que queda mucho por hacer.

Se han dado pasos importantes en planificación educativa con el Plan de Atención a la Diversidad y el Plan Estratégico para la Formación Profesional. La implantación y desarrollo del Plan de Coeducación Skolae sitúa a Navarra a la cabeza del Estado en cuanto a educación en igualdad. Se ha modificado la convocatoria de becas universitarias, de manera que estas becas se repartan de forma más justa, lleguen a más alumnado y al que más lo necesite. El derecho de todo el alumnado navarro a estudiar en euskera, independientemente del lugar de residencia, se va garantizando, poco a poco, pese al ataque continuo hacia nuestra lengua por parte del tripartito en la oposición. Hemos conseguido modificar ciertos puntos del baremo de escolarización que favorecían claramente a la enseñanza concertada en detrimento de la educación pública, pero la normativa de escolarización debe ser revisada y modificada de arriba abajo para garantizar la equidad e igualdad de oportunidades para todo el alumnado de toda Nafarroa. En este y en otros casos, son aún logros a medio camino.

Se ha conseguido una mayor financiación a los municipios para atender a la demanda del ciclo 0-3 de forma que resulte menos gravoso para las entidades locales y las familias, pero esto es insuficiente y se queda lejos del planteamiento recogido en el Acuerdo Programático en cuanto a asumir desde el Departamento de Educación la competencia de este ciclo educativo. Es un reto pendiente por el que EH Bildu apostamos firmemente.

La convocatoria de OPE era un punto recogido en el Acuerdo y las cuatro fuerzas coincidimos en que ésta debía ser lo más amplia posible para dar respuesta a la necesidad de estabilidad del sistema educativo público. Objetivo cumplido. Sin embargo, no se consiguió acuerdo ni en el reparto de plazas ni en la gestión de listas. Lamentablemente, el problema que subyace es siempre el mismo: el maltrato continuado que a lo largo de décadas el régimen infligió al profesorado bilingüe euskera-castellano.

Navarra castigó y penalizó sistemáticamente al profesorado que además de castellanoparlante tiene el C1 de euskera. En opinión de EH Bildu el gobierno del cambio debería haber acabado con la segregación y discriminación de una parte importante del profesorado. Y la única manera de acabar con ese apartheid lingüístico es establecer listas integradoras, en las que el profesorado sea valorado en orden a méritos y capacidad en cada especialidad. Paradójicamente, algunas fuerzas políticas del cambio se han alineado con el régimen para continuar conculcando derechos laborales del profesorado, y lo han hecho pese a que la mayoría sindical educativa, representada en la Mesa Sectorial de Educación, apuesta por una única lista integradora como mayor garantía de igualdad de derechos laborales.

PSN fue más allá y elaboró una ley con el único fin de perpetuar el apartheid e imponer políticamente y contra la voluntad de la mayoría sindical este nuevo paso atrás que suponía rechazar la propuesta del departamento que desde EH Bildu consideramos justa y adecuada.

La labor de oposición del tripartito se ha caracterizado por el alboroto bochornoso, rabioso, centrado en sus obsesiones identitarias y carente de ningún tipo de propuestas, solo centrados en perpetuar esquemas, segregaciones y exclusión.

Finalizamos asumiendo que si bien son numerosos los logros del gobierno del cambio en materia educativa, aún nos queda mucho camino por andar hasta conseguir para la educación en Nafarroa la calidad, dignidad, equidad y respeto a los derechos lingüísticos y laborales que nuestro sistema educativo público merece. Desde EH Bildu seguiremos trabajando en ello día a día con ilusión y esfuerzo.

Las autoras son parlamentarias y portavoces de EH Bildu en la comisión de Educación del Parlamento de Navarra

etiquetas: educacion, tribunas

Últimas Noticias Multimedia