AMENAZAN CON MARCHARSE A OTRO RINCÓN

La zona más pintoresca de París, cohibida por los bares

UN REPORTAJE DE CLAUDIA SACREST - Domingo, 12 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 18:49h

Típica terraza de uno de los tradicionales cafés parisinos. Foto: Afp

Típica terraza de uno de los tradicionales cafés parisinos. Foto: Afp

Galería Noticia

Típica terraza de uno de los tradicionales cafés parisinos. Foto: Afp

Pamplona. La esencia del barrio de Montmartre, el más pintoresco de París que forjó su leyenda gracias a artistas como Camille Pissarro y Pablo Picasso, corre el riesgo de desaparecer por culpa de la invasión de terrazas hosteleras. Los pintores, retratistas y caricaturistas son un histórico icono de Montmartre, sobre todo los que ocupan la plaza de Tertre, detrás de la imponente basílica del Sagrado Corazón.

Ahora, sin embargo, cansados de la invasión creciente de las terrazas de los siete bares y restaurantes de la plaza, algunos artistas se plantean abandonarla y trasladar a otro lugar los lienzos y pinceles que, desde hace más de dos siglos, dan color y carácter a este bohemio rincón parisino.

"Tenemos un metro cuadrado en el borde de la acera, como no tenemos espacio suficiente, ocupamos parte de la calzada peatonal. Trabajamos sobre la canalización de agua, donde se acumula la suciedad", cuenta Midani M Barki, presidente de la asociación cultural París-Montmartre. Este problema ha llevado al gremio a solicitar mejoras al Ayuntamiento de la ciudad.

Aprovechando el proyecto de obras en esta zona, algunos de los casi 300 artistas han presionado al Consistorio para que la futura remodelación incluya sus demandas, entre las cuales, "un reparto justo del espacio entre todos los usuarios" en la temporada alta de visitantes, entre abril y noviembre. sintonía En declaraciones a la cadena de televisión francesa BFM, fuentes municipales aseguran "velar para que los artistas trabajen en unas condiciones de comodidad".

"Es importante hacer posible la convivencia entre los dos universos. Para visitar la plaza también es necesario poder parar y comer en las terrazas", defiende la encargada de Comercio y Artesanía, Afaf Gabelotaud. Las obras de este barrio de empinadas y estrechas calles tenían que empezar en enero, pero se aplazaron y se abrieron las negociaciones.

No obstante, según M Barki, el nuevo proyecto que ha presentado el Ayuntamiento es prácticamente igual que el inicial, concediendo a los artistas "solamente 20 centímetros más". "Tiene que haber terrazas. No estamos en contra de eso. Pero ahora es demasiado, ocupan el 80% del espacio público", denuncia el artista, que lleva 47 años pintando y vendiendo sus cuadros en la plaza de Tertre.

Uno de los atractivos del barrio del Sagrado Corazón son los retratos y caricaturas que los dibujantes ofrecen en cuestión de minutos con trazos rápidos y minuciosos. Pero todavía son más peculiares las siluetas pintadas en negro que delinean el perfil de los visitantes, como las que hace Christian desde una esquina sombría de la plaza. "Antes recogían las mesas y sillas por la noche, como hacen actualmente en el resto de la ciudaD. Ahora no se mueve nada desde abril hasta noviembre, están instaladas de forma fija", lamenta el dibujante de siluetas, que lleva 15 años trabajando en la plaza.

EL CAMBIO

Entre los visitantes, las siete terrazas instaladas con toldos en medio de los 775 metros cuadrados de explanada suscitan sorpresa. Especialmente para los que conocieron la plaza hace tiempo o los que la han visto en invierno, cuando solo hay los lienzos.

"Ahora las terrazas son un poco exageradas", comenta Leopoldo Aristoy, turista mexicano que visitó París por primera vez hace más de 20 años. Sin embargo, no todos los artistas comparten el mismo discurso. Algunos de ellos se mantienen al margen de la polémica y no tienen ningún problema con la situación actual ni con el proyecto del Ayuntamiento.

Últimas Noticias Multimedia