Mesa de Redacción

Guirigay policial

Por Víctor Goñi - Domingo, 12 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

del impacto del pavoroso crimen de San Jorge al patetismo de la trifulca pública a cuenta de la coordinación policial. Una utopía en Navarra por la yuxtaposición de hasta cuatro Cuerpos en la misma demarcación, sin que prevalezca otro criterio reglado para hacerse cargo de las investigaciones que llegar en primer lugar al escenario delictivo o resultar el uniforme elegido por el ciudadano para trasladar una alerta. Tal anarquía funcional, atenuada por la profesionalidad del común de los casi 4.000 agentes desplegados en la Comunidad, viene tan de lejos como que las quejas de las Fuerzas de Seguridad del Estado relativas a la distribución de casos en el 112 en supuesto beneficio de la Policía Foral datan de los gobiernos de UPN. Sigla por cierto que ahora brama contra el actual Ejecutivo cuando alguno de sus consejeros de Interior vetaba convenios de la Guardia Civil con ayuntamientos bajo la égida regionalista. En vez de apelar a la coordinación, mantra que en realidad difumina responsabilidades, urge clarificar el modelo policial de Navarra. A partir de un análisis crítico interinstitucional que contemple una eventual reordenación de efectivos y procure un reparto competencial y territorial nítido de acuerdo a las fortalezas operativas e implantación natural de cada Cuerpo, con mecanismos tasados de comunicación entre ellos. Todo lo demás redunda en ineficiencia y en conducirse al estilo de Starsky y Hutch.