Navarra tendrá a su disposición al menos 41 millones extra de gasto

El Consejo de Política Fiscal aprueba un mayor margen de deuda y déficit para las comunidades

Jueves, 23 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Las ministras de Hacienda, Mª Jesús Montero, y de Política Territorial y Función Pública, Meritxel Batet.

Las ministras de Hacienda, Mª Jesús Montero, y de Política Territorial y Función Pública, Meritxel Batet. (EFE)

Galería Noticia

Las ministras de Hacienda, Mª Jesús Montero, y de Política Territorial y Función Pública, Meritxel Batet.

madrid- El Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) volvió a aprobar ayer otorgar a las comunidades autónomas un mayor margen de déficit y de deuda para los próximos ejercicios, tras la reunión telemática mantenida por los representantes de las administraciones autonómicas y las ministras de Hacienda, María Jesús Montero, y de Política Territorial y Función Pública, Meritxel Batet. El Gobierno de Navarra recibirá al menos 41 millones de euros extra de gasto.

La senda de estabilidad propuesta por el Gobierno ha sido la misma que llevó al CPFF del pasado mes de julio, la cual eleva dos décimas el déficit público para 2019, del 0,1% vigente al 0,3%, y fijando como objetivos el 0,1% en 2020 y el cero déficit en 2021. Por otro lado, los objetivos de deuda pública del conjunto de las comunidades autónomas para el trienio 2019-2021 son del 23,7% para 2019, 23% para 2020 y 22,2% para 2021. Así, con la decisión del Ejecutivo socialista, la Comunidad Foral recibirá al menos 41 millones extra para gastar por encima de lo pactado.

Esta propuesta volvió a contar con la oposición de las cinco comunidades gobernadas por el PP además de Canarias, mientras que a favor votaron la Administración central, que también emite su voto, Cantabria y las siete comunidades socialistas, incluida la Comunidad Valenciana.

El Ejecutivo gobernado por Ximo Puig, en coalición con Compromís, se ha movido desde la abstención al apoyo tras alcanzar con el Gobierno un acuerdo que contempla medidas por 850 millones adicionales, incluyendo la asunción de la deuda del Consorcio Valencia 2007, de unos 350 millones, por parte del Estado.

La reunión de ayer miércoles se produjo por la necesidad del Gobierno de aprobar una nueva senda de estabilidad presupuestaria, tras el rechazo del Congreso el pasado mes de julio a la senda propuesta, exactamente la misma a la fijada ayer con las comunidades.

Según la Ley de Estabilidad Presupuestaria, si el Congreso o el Senado rechazan estos objetivos de déficit, deuda y regla de gasto, el Gobierno cuenta con un plazo de un mes para volver a aprobar estos objetivos, que deben someterse de nuevo a votación en ambas cámaras para tener éxito.

A partir de ahora, el Gobierno aprobará la nueva senda de estabilidad presupuestaria, previsiblemente mañana en el Consejo de Ministros, incluido el límite de gasto no financiero, en el conocido acuerdo de techo de gasto. Este deberá trasladarse nuevamente a las Cortes Generales para su debate y posterior votación de los objetivos de estabilidad.

El pasado mes de julio, el Gobierno de Pedro Sánchez obtuvo únicamente el respaldo de su partido, el PSOE, y del PNV. Por contra, PP, Ciudadanos, UPN, Foro Asturias, EH-Bildu y Coalición Canaria los rechazaron, mientras que Unidos Podemos, Esquerra Republicana, PDeCAT, Compromís y Nueva Canarias optaron por abstenerse.

convencer a los aliadosA partir de ahora, el Gobierno tratará de convencer a sus socios de investidura. Primero, el Ejecutivo buscará el apoyo de Unidos Podemos para negociar su apoyo al techo de gasto.

La vicesecretaria general y portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Adriana Lastra, indicó que “ni los militantes, ni las bases, ni los ayuntamientos” gobernados por Podemos “entenderían” que el grupo parlamentario se abstuviese o votase en contra del techo de gasto propuesto por el Gobierno de Pedro Sánchez. “Les pido que vayamos a lo práctico, que es apoyar una buena senda de déficit para luego aprobar unos buenos presupuestos generales del Estado, que es lo queremos todos”, añadió.

Por otro lado, el cambio de posición del Ejecutivo valenciano puede provocar un nuevo apoyo al Gobierno, ya que en julio Compromís vinculó la abstención de sus cuatro diputados en el sentido del voto del gobierno regional, del que forman parte.

En todo caso, aun viendo aprobados estos objetivos en el Congreso, el Gobierno sigue estando en manos del PP para que puedan servir de base para la elaboración de unos nuevos Presupuestos Generales del Estado. Y es que también deben ser votados en el Senado, donde los populares gozan de una cómoda mayoría absoluta. - E.P.

el proceso

Necesidad del Gobierno. El rechazo del Congreso en julio a la nueva senda de estabilidad presupuestaria obligó al Gobierno a llevar a cabo la reunión de ayer, ante su urgencia por aprobarla.

Un mes de plazo si vuelven a ser rechazados los objetivos. Si el Congreso o el Senado rechazan los objetivos de déficit, deuda y regla de gasto, el Gobierno contará con un mes de plazo para volver a aprobar dichos objetivos, pasando nuevamente a votación por ambas cámaras.

Apoyo de los socios de investidura. El Gobierno ahora tratará de convencer a sus socios de investidura para sacar adelante los objetivos de estabilidad, con Unidos Podemos a la cabeza.

En manos del PP. En caso de aprobar los objetivos en el Congreso, el Partido Popular seguirá teniendo en su mano, con la votación en el Senado donde son mayoría, que estos puedan servir para elaborar unos nuevos PGE.

etiquetas: navarra, economia, deficir